Empresas General

Los chinos: del Todo a 100 y las copias a derrotar a gigantes como Amazon y Apple

En solo 35 años, los chinos han salido de su país y han conquistado Occidente con sus productos. Primero lo confiaron todo al precio y a los productos de menaje. Pero en la actualidad se permiten el lujo de ofrecer calidad, marca, tecnología y tutear a algunas de las empresas más importantes del mundo, como Apple, Amazon o Inditex. Descubramos la evolución acelerada de estos comerciantes.
[nextpage]

01-todo-a-cien-ok

Todo a 100, el inicio de todo basado solo en el precio
La década de los 80 fue la del desembarco de la primera generación de comerciantes chinos. De un día para otro, cada tienda tradicional que cerraba volvía a abrir sus puertas convertida en un bazar chino. Eran, y siguen siendo, locales oscuros, sucios y desordenados donde se podían encontrar cualquier utensilio para el hogar: cacerolas, cinta aislante, destornilladores, e incluso sábanas. Los españoles empezaron a bucear por sus estantes repletos de género hasta lo humanamente imaginable en busca del chollo. El precio era su única razón de ser. La mayoría se llamaban Todo a 100. Pero según se iba incrementando el surtido empezaron a ampliar su denominación por 100 y más, o todo a 100, 200 y 500 pesetas. Con la llegada del euro pasaron a denominarse todo a un euro. Muchos resisten en la actualidad sin casi cambiar su modelo. Pero se trata de un negocio en vías de extinción. El comercio chino ha cambiado y ahora estos baratillos a lo oriental no atraen como antes. Además las segundas generaciones de aquellos pioneros prefieren dedicarse a otras actividades con más glamour.
[/nextpage]
[nextpage]

02-aliemntacion-ok

La alimentación, primera transformación de los Todo a 100
Al poco tiempo de su implantación, los empresarios chinos empezaron a pensar qué podían hacer para incrementar sus ingresos: la respuesta estaba en los horarios. Trabajar 12 horas al día es algo que a estas personas nunca les ha molestado y buscaron una fórmula para poder abrir hasta las tantas de la noche. La solución la encontraron en la alimentación. De esa forma los Todo a 100 tenían dos vías de negocio: sus cachivaches de siempre a precio de saldo y la comida y la bebida. A partir de entonces, se convirtieron en el lugar favorito de los jóvenes que siempre iban al chino más cercano a comprarse las botellas de whisky o ron para hacer el botellón en la plaza más cercana. Además eran útiles para los despistados que se encontraban con la nevera vacía a las 10 de la noche y nada para cenar. La solución siempre estaba en el chino de abajo que vendía salchichas, pizzas y lo que hiciera falta para salir del paso. Esta transformación fue más importante de lo que se pensó en un principio. La llegada de la alimentación a los comercios chinos restó importancia al tema del precio. Estos productos los compraban los propios comerciantes chinos en los supermercados de siempre y los vendían más caros. La gente los adquiría porque eran los únicos lugares que estaban abiertos hasta más allá de la medianoche. Este tipo de local sigue existiendo en la actualidad.
[/nextpage]
[nextpage]

03-maxi-china-ok

La era de los Maxi chinos
Con los años, los chinos se organizaron. Las pequeñas tiendas de Todo a 100 se hicieron más grande y en sus fachadas lucían nombres como Maxi China, Hiper Asia, China City… En realidad son enormes locales que venden lo mismo que los Todo a 100 originales pero a gran escala. Además se ha mejorado mucho en la colocación y el servicio convirtiendo la experiencia en más agradable. Son los que funcionan en la actualidad y su llegada coincidió con la creciente importancia que adquirió el Polígono Industrial Cobo Calleja. Ante el aluvión de producto que llegaba del país, los comerciantes no daban abasto para su venta con las cutre tiendas y había que inventarse otro formato. Éxito total. Ahora los consumidores españoles son capaces de coger el coche no para ir al Carrefour sino para comprar en los hiper chinos en donde se puede encontrar de todo, menos alimentación, que se quedó en los locales más pequeños.
[/nextpage]
[nextpage]

04-mulaya-ok

El primer aviso: los chinos pasan a competir con Zara y empiezan a crear marca
Hasta el momento, en los negocios chinos había un asunto al que no prestaban suficiente interés: la marca. Para estos empresarios, todo estaba basado en el precio bajo o en la oportunidad que daban los horarios. Con eso era suficiente. Pero ya en el siglo XXI algunos empezaron a darse cuenta de que la marca era un activo a tener en cuenta. Y lo empezaron a utilizar pero a su modo. El mejor ejemplo lo tenemos en las cadenas de moda chinas como Mulaya o Modelisa, que venden ropa de moda a precios muy bajos. No tienen nada que ver con ninguna de las marcas del grupo Inditex, como Zara, pero estos establecimientos copian con descaro algunas de las claves estratégicas del imperio gallego. ¿Ejemplos? La forma de colocar el producto en las perchas, los escaparate y, principalmente, la elevada rotación de las prendas. En cuanto al precio conviene recordar que estamos hablando de empresas chinas por lo que se acerca más a lo que se puede encontrar en Primark. Pero eso no quita para que estemos ante la primera ofensiva marquista del gigante rojo.
[/nextpage]
[nextpage]

05-moviles-ok

Llega la tecnología. Sin marca y basada en el precio
China es la fábrica del mundo. Todas las marcas tienen factorías allí que son las responsables de la fabricación de productos punteros como el iPhone. ¿Cómo no aprovecharlo? Eso debieron de pensar hace un par de décadas en el país y fruto de ello fue que en las tiendas chinas empezaron a venderse productos tecnológicos. Al principio fueron accesorios, cables, baterías, carcasas… Todos esos productos se siguen vendiendo en la actualidad. Pero con el tiempo empezaron a aterrizar en Europa smartphones de marca blanca. Bueno, marca sí tenían el problema es que no la conocía nadie. Con el tiempo, nombres como Meizu, Oppo, Elephone, Umi siguen siendo igual de desconocidos, salvo para los más expertos, pero estas firmas han demostrado que sus productos son casi igual de buenos que los de Samsung o LG y se venden a mitad de precio. Estas corporaciones son capaces de llevar al mercado productos de gama alta a precios de gama media.
[/nextpage]
[nextpage]

06-haier-ok

Se crean marcas de prestigio como Huawei o Haier
Una vez que los chinos comprenden que pueden vender tecnología en Europa como hacen japoneses, coreanos y americanos, les toca afrontar el paso más complicado de su breve historia empresarial: quitarse de encima la imagen de falsificadores y de fabricantes de productos de mala calidad, que solo funcionan por su precio. Había llegado el momento de que la marca también fuera un activo tecnológico. Eso es algo que Huawei comprendió. La firma comenzó vendiendo móviles de marca blanca hasta que, de repente, apostó por su logo y su nombre. Ahora es uno de los fabricantes más importantes. Algo parecido le sucedió a Haier, que pasó de los inmaculados electrodomésticos a poner su enseña en ellos. Ambas firmas han demostrado que una empresa china puede tener una marca de prestigio y vencer de paso el hándicap de las falsificaciones.
[/nextpage]
[nextpage]

07-lenovo-ok

China llega a liderar mercados, como Lenovo en el campo del PC
En 2000 Lenovo era un completo desconocido. Era otra firma china más, importante en su país, pero en absoluto para el resto del mundo. En la actualidad estamos hablando de la empresa que lidera el mercado de los ordenadores personales (PC) por encima de nombres como HP o Dell. Para lograrlo, empezó realizando una serie de adquisiciones (la división de ordenadores de IBM en 2005, Medion en 2011 y EMC en 2012), que ayudaron a que el consumidor conociera la marca, ya que Lenovo siguió utilizando el nombre ThinPad, que ya había hecho popular IBM.

Más tarde la corporación se centró en trabajar los canales de distribución. Una firma de prestigio no podía vender como los Todos a 100 así que mimaron a sus distribuidores para que les ayudaran a vender sus productos. Pero el gran secreto de esta firma es su apuesta por el I+D. De hecho, Lenovo fue la primera empresas que sacó a la luz los ordenadores ultraportátiles o convertibles. Con ellos ha reventado el mercado y se ha adelantado a sus rivales, con gamas como Yoga.
[/nextpage]
[nextpage]

08-kymco-ok

Realizan proezas, como Kymco
Los aficionados a las carreras de motos saben que una pequeña montura de la categoría Moto3 no puede ganar jamás a una potente MotoGP. Es algo así como que un triciclo, aunque a los pedales vaya Alberto Contador, derrote a una bicicleta de carretera. Las diferencias son tan evidentes que cuando ocurre es para contarlo. Pues bien, Kymco ha protagonizado una de esas proezas. Y en solo 20 años. Casi nada. En 1995, las míticas marcas españolas de los 80, como Bultaco, OSSA, Sanglas o Montesa, habían caído víctimas de la voracidad de las máquinas japonesas, comandadas por Honda, Yamaha, Suzuki y Kawasaki. El dominio era tal que algunas de esas enseñas niponas tenían incluso fábrica en nuestro país. Así estaban las cosas cuando llegó un nuevo actor que venía de China. En concreto, de Taiwán, que es una especie de país dentro del gigante rojo. Pero eso no le importaba a los españoles de la época. Para todos, Kymco era y sigue siendo una marca de motos china. La situación de partida era la peor de las posibles. Hablamos de un desconocido que venía del territorio famoso por el bajo coste y las copias. Con esas credenciales quería hacerse un hueco ante nombres ya implantados que, además, tenían el extra de la tecnología y la calidad, propias de su origen. Como era de esperar, los mandamases de las dos ruedas por aquel entonces no se tomaron en serio la amenaza. Cometieron un error. Kymco lidera el mercado español de las dos ruedas y su modelo Super Dink es la montura más vendida de España. ¿Por qué? Pues porque supieron especializarse y crear un producto ideal para la movilidad urbana. ¿Precio? Más cara que el resto, demostrando de paso que eso de los chollos que vienen de China se habían terminado.
[/nextpage]
[nextpage]

09-alibaba-ok

Reinan en Internet y le ponen las cosas difíciles al mismo Amazon, como Alibabá
Las páginas amarillas chinas fue el germen de un monstruo llamado Alibaba. Fundado a finales de los 90, estamos ante uno de los portales de comercio electrónico más grandes del mundo. Además protagonizó el mayor estreno bursátil de la historia al valorarse la firma en más de 200.000 millones de dólares. Esta compañía da empleo a más de 25.000 personas y se codea con gigantes como Amazon. Bueno, más que codearse, la supera. Su truco es vender de todo. Pero no lo hacen por sí mismos. Alibaba pone en contacto a miles de tiendas asiáticas con los compradores. Son el nexo de unión y su funcionamiento es similar al de eBay, en el que los usuarios califican al vendedor. Son el escaparate internacional de lo que se fabrica en Asia y eso les ha servido para ser la mayor tienda del mundo. Y lo han conseguido sin copiar a nadie. Fueron los primeros que apostaron por este modelo de negocio, demostrando de paso que ahora otros copian la tecnología que sale del gigante rojo.
[/nextpage]
[nextpage]

10-xiamoi-ok

Los chinos que están llegando planean convertirse en la empresa más grande del mundo
Apple es la empresa más grande del mundo por capitalización bursátil. Sus productos han cambiado la vida de las personas y eso es algo que está al alcance de unos pocos elegidos. Steve Jobs era uno de ellos. Pues bien, el crecimiento de China ha sido tan espectacular que ahora existen empresarios del país que quieren superar lo conseguido por Apple. Y lo mejor de todo es que ya nadie es capaz de tomarse a broma esas amenazas. Y todo eso lo han conseguido en poco más de 30 años. Parece que fue ayer cuando a China se la conocía por los Todo a 100. Ahora se la distingue por su capacidad tecnológica. El gran ejemplo en este sentido es la compañía Xiaomi y su carismático CEO, que responde al nombre de Lei Jun. Este empresario ha amenazado con superar en diez años las ventas de Apple y Samsung. Va por buen camino. Cada smartphone de la casa es recibido en olor de multitudes. El stock de productos como el Mi4 se acaban en poco tiempo y la empresa no da a basto para satisfacer la demanda. El secreto del éxito es calidad alta a precios medios y una apuesta decidida por la marca, con presentación en plan espectáculo que recuerdan a las que hacía el bueno de Steve. Otra compañía que también amenaza con comérselo todo es OnePlus. Otro fabricante de móviles que también pondrá en entredicho el dominio de la dupla Apple, Samsung.
[/nextpage]