Economía General Tecnología

Los riesgos que pueden poner en peligro tu vida

Tener una estabilidad y seguridad de vida es una de las principales preocupaciones de cualquier persona. Es por ello que existen seguros que cubren, en situaciones determinadas, nuestras necesidades. Sin embargo, vivimos con una serie de riesgos a nivel global por los que tenemos que trabajar para superarlos.

[nextpage]

00235_thebluemarble_1600x12001

Los riesgos mundiales en 2015

Los conflictos internacionales son la mayor amenaza para la estabilidad mundial en los próximos diez años, frente a la crisis del agua que ocupa también un puesto determinante en la lista sobre los riesgos presentes a nivel mundial. En el caso de España la principal amenaza es la crisis de liquidez.

1

Así lo confirma el último informe presentado por Zurich sobre los mayores riesgos globales por su probabilidad y posible impacto en 2015. El informe concluye que estos riesgos no tienen fronteras, pero se dan con diferente intensidad en las distintas áreas geográficas. Para Suiza, Alemania y Austria, las principales preocupaciones son un fallo en el sistema financiero o a nivel institucional.

[/nextpage]

[nextpage]

portrait of young sad male

Lo que más nos preocupa

Entre los 28 riesgos globales evaluados en el informe, son los riesgos geopolíticos los que más preocupan a los analistas, debido a la repercusión que estos pueden llegar a tener a nivel mundial. Los conflictos interestatales con consecuencias regionales, las armas de destrucción masiva y los ataques terroristas, son tres problemas que se han intensificado más en cuanto a impacto y probabilidad en el último año.

En el periodo comprendido entre 2008 y 2014, los riesgos económicos financieros han sido identificados como los principales presentes en Europa y que se han intensificado, siendo más importantes en la actualidad, puesto que están alcanzando una nueva dimensión, están pasando a ser riesgos políticos y sociales.

[/nextpage]

[nextpage]

socializas

El entorno en el que vivimos

Desde una perspectiva general, vivimos en un entorno que está frágil e inestable. Es importante destacar que hace 25 años aproximadamente, los conflictos interestatales se habían superado. Pero hoy es un tema que cada vez supone más riesgo y tiene mayor impacto.

En el panorama actual podemos calificar de riesgos importantes, tanto a medio como a largo plazo, la crisis del agua, los riesgos políticos y tecnológicos y también, los riesgos medioambientales. Son las principales conclusiones del informe de Zurich, realizado por 900 expertos que intentan explicar los riesgos globales tanto a corto, medio y largo plazo.

[/nextpage]

[nextpage]

lupa

La cuestión de cerca

A corto plazo, la clasificación revela que los riesgos más inmediatos de alcance mundial son principalmente los conflictos geopolíticos interestatales. También la crisis económica, el desempleo y la inestabilidad social, son problemas que nos están afectando a día de hoy.

Si alejamos la lupa, se observa que en general estos riesgos de los que hablamos trascienden, van más allá, superan las fronteras aunque son algo diferentes en cada punto geográfico. En Europa, la realidad es que existen problemas graves relacionados con el desempleo, los riesgos sociales y económicos. En América el cambio climático supone el riesgo principal y en Asia, la crisis del agua es un problema que no se puede perder de vista.

Desde la perspectiva de las empresas, se debe estudiar las demandas sociales para así dar solución a los dilemas que marcan nuestro presente. Estos son, el juego entre la política y la economía, las consecuencias de la urbanización y la utilización de las tecnologías emergentes.

[/nextpage]

[nextpage]

Proyecto-Urbanización-El-Puche-Argola-Arquitectos-03

El problema de la urbanización

Es una cuestión que ofrece un gran potencial desde el punto de vista de la innovación y el desarrollo de nuestro entorno, ligado con una mayor calidad de vida. Por otro lado, los datos confirman que más del 40 por ciento de la población viven en ciudades y núcleos urbanos de características muy bajas, insalubres y condiciones muy precarias.

Es más, se están incrementado cada vez más las megaciudades, estas son, las que están situadas en zonas  muy expuestas a áreas de desastres naturales, cerca de la costa. El problema de este tipo de urbanizaciones es que pueden acabar en desastre. Puesto que entrañan una serie de problemas relacionados con la salud de sus habitantes, falta de recursos sanitarios, enfermedades que se propagan, pandemias…

La mayor parte de China, Japón, Australia y Nueva Zelanda son zonas que reflejan esta situación y tienen un mayor riesgo de sufrir terremotos y desastres naturales.

[/nextpage]

[nextpage]

nuevs-teccnologias

Tecnologías emergentes

Las nuevas tecnologías tienen un potencial positivo pero se necesita una buena interacción entre ellas y las políticas. Además no siempre se tiene conciencia de los problemas que pueden originar, tales como los ciberriesgos y los ciberataques. Estos últimos también denominados guerra informática o guerra digital, hace referencia al desplazamiento de un conflicto, generalmente de carácter bélico, que toma el ciberespacio y las tecnologías de la información como lugar de operaciones.

La nanotecnología y la inteligencia artificial son otros dos riesgos que preocupan a los analistas, en cuanto a las tecnologías emergentes.  Es un gran avance e innovación los coches que no necesitan conductor, pero no se sabe dar respuesta al siguiente problema: en caso de accidente, ¿De quién es la culpa? Es por eso que estas tecnologías entrañan sus riesgos y hay que estudiarlos. Además de que el acelerado ritmo de la innovación plantea nuevos retos que también se deben abordar.

[/nextpage]

[nextpage]

384700_sequia_tamppps

La gran crisis del agua

Sin duda entraña un riesgo a corto plazo, dos terceras partes de la población mundial tiene un acceso limitado al agua potable. Paralelamente, existen áreas con exceso de agua, lo que supone riesgos de inundaciones, como es el  caso de Nueva York y Bombay.

Algunos estudios catalogan este problema como `La crisis capitalista del Agua‘ resultado de la depredación que dispara la persecución de ganancias infinitas, su producción industrial masiva,  la superpoblación que requieren las manufacturas y el crecimiento de las ciudades.

El peor problema de esta crisis es la forma en que las empresas, gobiernos e instituciones globales los están afrontando. Puesto que cabe tener en cuenta las formas colectivas y democráticas de reproducir y optimizar el aprovechamiento del agua.

[/nextpage]

[nextpage]

Revolución

La realidad, una tercera revolución

A día de hoy, la economía China supera a la de Estados Unidos y esta realidad está precipitando un cambio en el panorama mundial. Estamos viviendo hoy una revolución económica y social sin precedentes, la tercera gran revolución económica y social mundial, que se puede considerar como una extensión de la Revolución Industrial.

Pero esta tercera revolución es más extensa, ya que tiene un alcance mundial, engloba a los países emergentes que están creciendo a un ritmo acelerado. Es más intensa puesto que implica  más productos, más hábitos y más procesos  y es más rápida. El caso de China es revelador, crece al 7 por ciento cada diez años y solo la iguala India. El mundo crece a gran velocidad y este crecimiento es asimétrico.

[/nextpage]

[nextpage]

421162_111200062390284_733420895_n

Las causas de la nueva Era

La crisis económica ha reforzado esta rapidez con la que el mundo está creciendo. A partir del año 2000, los países desarrollados han ido frenando cada vez más su ritmo de crecimiento, mientras que los países subdesarrollados lo han ido acrecentando.

Las causas principalmente pueden ser la divergencia demográfica, es decir, el crecimiento asimétrico de la población mundial. Se está viendo un crecimiento brutal de la población pero concentrado en los países no desarrollados. Otra causa es la convergencia tecnológica, la gran difusión de las tecnologías. La realidad es que es más fácil copiar que inventar y la ventaja de llegar el último, que puede copiar lo mejor de todos los demás.

Se imita tecnología, estilo de vida, cultura… Esto hace que aumente la productividad de un país lo que conlleva a su crecimiento y desarrollo. Es el caso de China, que ha crecido desde 2007 un 20 por ciento, superando el PIB de Estados Unidos.

[/nextpage]

[nextpage]

5-descubrimientos-que-desmienten-la-historia-2

La historia se repite

Este fenómeno de crecimiento asimétrico no es algo nuevo. Las potencias demográficas se están transformando en potencias económicas y estas a su vez, están pasando a ser potencias políticas. Si miramos los libros de historia, este fenómeno ya se daba en vísperas de la Revolución Industrial, cuando el 50 por ciento del PIB mundial lo constituía China y la India.

Hoy están por tanto, regresando a la posición que tenían en sus inicios. Oriente se presenta como una sociedad más culta, desarrollada y bien constituida. La conclusión, el mundo va bien, pero existe un problema mundial, como la hambruna que afecta a más de mil millones de personas.

[/nextpage]

[nextpage]

mapa-mundi

Consecuencias de este nuevo panorama mundial

La demanda de recursos naturales cada vez es mayor y a nivel mundial, esto deriva en enfrentamientos y conflictos geopolíticos. Existen también problemas globales sin fronteras y recursos para atacarlos y ponerles fin tan solo a nivel regional.

Los riesgos mundiales están interconectados, suponen problemas sociales a nivel global y no tienen límite de fronteras, pero además, no tenemos los recursos para erradicarlos. No tenemos instrumentos políticos para solucionar estos conflictos. El panorama actual presenta un retraimiento de Estados Unidos, cansado de ser el responsable del mundo y que cuenta ya con una autosuficiencia económica y energética. De modo que no hay nadie por ahora, que quiera encabezar el gobierno del mundo y cuando nadie manda, se generan tensiones.

Europa queda en un escenario de soledad y dependencia exterior en cuanto a energía. Sus fronteras están abiertas y no se llega a una estabilización. El futuro dependerá de las relaciones entre China y Estados Unidos.

[/nextpage]