Economía General Tu Dinero

Pague solo lo justo a Hacienda

Como todos los años, ya está aquí la declaración de la Renta. Los plazos van desde el 7 de abril hasta el 30 de junio (presentación por internet del borrador y de las declaraciones tanto de la renta como del patrimonio). Eso sí, si tiene que pagar, y el pago lo domicilia en cuenta, tendrá de plazo hasta el 25 de junio. Y si le sale a devolver, será hasta el 30 de junio. La pregunta que surge es la de siempre: ¿se puede pagar menos?

[nextpage]

borrador

BORRADOR

Si quiere hacer filigranas, olvídese. Ya es tarde. Eso debería haberlo hecho a finales del pasado año 2014. Ahora lo que toca es centrarse en examinar de manera cuidadosa el tratamiento fiscal de las operaciones realizadas e intentar deducir la cuota del impuesto al máximo. Por eso, lo primero que le conviene es descubrir qué sabe Hacienda de usted como contribuyente. Por la sencilla razón de que tanto el borrador como los datos fiscales se han convertido en instrumentos que facilitan la preparación de la declaración. Utilícelo como instrumento informativo, y si descubre algún fallo, presente la declaración. Es muchísimo más útil.

[/nextpage]

[nextpage]

documentacion

DOCUMENTACIÓN

Su empresa tiene la obligación de facilitarle un certificado de retenciones. Si no lo tiene, solicítelo lo antes posible. Lo mismo sucede con las entidades financieras con las que trabaja. Se supone que le tienen que enviar la información fiscal, pero muchas de ellas cada vez son más reticentes a hacerlo (internet se ha convertido en una buena excusa, pero no todo el mundo tiene acceso a la red). Si no es así, tendrá que desplazarse hasta la oficina. Otro de los documentos claves es el recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Si no lo tiene, deberá buscarlo en el catastro público o en su ayuntamiento.

[/nextpage]

[nextpage]

declaresi

DECLARE SÍ, O SÍ

Hacienda le exime del yugo impositivo si ha ganado menos de 22.000 euros brutos durante 2014. Eso sí, siempre cuando los haya percibido de un único pagador. ¿Qué sucede si son dos o más pagadores? Pues que las cifras varían. En el caso de que sean varios los pagadores, o recibe pensiones de tipo compensatorias, o anualidades por alimentos, en estos supuestos, el yugo llega hasta los 11.200 euros. ¿En qué otros supuestos no tiene la obligación de declarar? Si ha recibido rendimientos mobiliarios (los intereses de sus cuentas de ahorro, o de los depósitos que tiene) y hayan dado ganancias de patrimonio con derecho a retención o ingresos a cuenta (por ejemplo, si ha vendido un fondo de inversión y ha conseguido plusvalías) por un máximo de 1.600 euros anuales. Puede darse el caso de que no esté obligado. Pero si hace la declaración, le devolverán el porcentaje del IRPF que le han retenido.

[/nextpage]

[nextpage]

notributan

NO TRIBUTAN

No todo lo que cae en su bolsillo tiene la obligación de ser declarado a Hacienda. Por ejemplo, si durante 2014 ha pasado a engrosar las listas del paro, le conviene saber que las indemnizaciones por despido suelen estar exentas, aunque hay ciertos límites. Eso sí, si tiene un seguro de paro, ese si tributa, a no ser que se cobre de una sola vez. También se libran las prestaciones por hijo a cargo, nacimiento o adopción, incapacidad laboral permanente o gran invalidez, las ayudas para el cuidado de personas dependientes en el entorno laboral, o si percibe ayudas públicas para personas con discapacidad, siempre y cuando éstas tengan un grado por encima del 65%. Lo mismo sucede con las indemnizaciones por responsabilidad civil (siempre y cuando hayan pasado por la alfombra judicial), o lo percibido por seguros sanitarios o del hogar.

[/nextpage]

[nextpage]

solidaridad

SOLIDARIDAD

Si es una persona solidaria y, por ejemplo, a lo largo de 2014 ha realizado algún tipo de donación a una Organización No Gubernamental (ONG), a la parroquia de su barrio, o a actividades de mecenazgo, por poner algunos ejemplos, quizás lo haya hecho de manera altruista sin pensar en Hacienda. ¡Atención! Tienen repercusión fiscal. Por eso, no lo dude, y pida a este tipo de asociaciones el correspondiente recibo o factura. Todo ese dinero tiene desgravación, que varía dependiendo de los supuestos. Asimismo, si para ejercer su labor tiene la obligación de estar dado de alta en un colegio profesional, sepa que puede deducirse de manera íntegra la cuota anual. Una situación que también se repite en el caso de las cuotas sindicales y las ayudas a colegios de huérfanos.

[/nextpage]

[nextpage]

inversiones

INVERSIONES

Ahora que los bancos ofrecen poco interés en los depósitos de toda la vida, muchas personas optaron durante 2014 por otra fórmula: los fondos de inversión. Con esta opción, el contribuyente puede conseguir mejores rendimientos a su dinero, pero también ventajas de tipo fiscal. Por ejemplo, si usted decide traspasar su dinero de un fondo de inversión a otro fondo de inversión, no tributará. Únicamente lo hará cuando usted decida que ese dinero vuelva a su bolsillo. Y deberá tributar tanto por las plusvalías o las minusvalías, depende el caso. Además, y desde el año 2013, hay que tener en consideración el llamado periodo de generación. Eso quiere decir, que dependiendo del tiempo que tenga el fondo, el tipo de gravamen puede variar. Si tiene depósitos, bonos, etc, tributan entre el 21% y el 27%.

[/nextpage]

[nextpage]

planpensiones

PLANES DE PENSIONES

Los planes de pensiones son, con toda probabilidad, la principal oportunidad de ahorro fiscal. De hecho, el contribuyente puede aportar hasta 8.000 euros con derecho a deducción. ¡Y es para todos! Con anterioridad, ese límite era de 10.000 euros anuales, para todo el mundo, y de 12.500 euros para aquellas personas que superaban el medio siglo de vida. Ahora ya no. ¿Otros límites aparte de la edad? El 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas para aquellas personas que no han cumplido los 50 años, y el 50% si superan esa misma edad. Si aporta esos 8.000 euros, Hacienda será generosa, y le devolverá 3.760 euros (el 47%).

[/nextpage]

[nextpage]

alquiler

ALQUILER

Vivir de alquiler, o estar de alquiler, tiene una serie de ventajas. Aunque cada vez son menos. Por ejemplo, este año será el último en el que los inquilinos podrán deducir ese gasto frente a Hacienda. No se tiren de los pelos. Si su contrato está firmado antes del 1 de enero de 2015, podrá seguir haciéndolo. Para la declaración de este año, podrá deducirse el 10,05% de lo pagado al arrendador. Pero, ojo. Este beneficio solo recae en quienes tengan una base imponible inferior a los 24.107 euros, aunque solo se aplica totalmente a quienes tienen dichas bases imponibles por debajo de los 17.707,2 euros. A partir de ahí, el beneficio fiscal se reduce. El arrendador, por su parte, puede reducirse hasta el 60% de los rendimientos obtenidos, una cifra que puede llegar a ser del 100% si el arrendatario tiene entre 18 y 30 años. También puede deducirse gastos relacionados con el alquiler como el pago de la comunidad de vecinos.

[/nextpage]

[nextpage]

individualconjunta

INDIVIDUAL VS CONJUNTA

Si uno vive solo, no hay otra opción que hacerla individual. De Perogrullo. Pero si ha creado lo que se denomina como “unidad familiar”, se puede elegir entre una y otra opción. ¿Quiénes forman parte de la misma? Pues un matrimonio, con o sin hijos, o aquellas personas solteras, viudas, divorciadas o separadas legalmente, y sus hijos. Si se opta por esta opción, en la misma tienen cabida todos los miembros, sin excepción. Eso sí, puede variarse de un año para otro, no siempre tiene que ser de la misma forma. Una manera precisa de saber cuál es la más conveniente es usar el simulador de la Agencia Tributaria. Pero, como avance, se puede decir que interesa más hacerla conjunta cuando las hijos no reciben rentas sujetas al impuesto, y cuando uno de los dos cónyuges recibe ingresos muy bajos, o no existen.

[/nextpage]

[nextpage]

fraccionar

FRACCIONAR

Una vez se haya puesto manos a la obra, y empiece a elaborar su declaración, sepa que cada comunidad autónoma (CCAA) legisla diferentes ayudas y subvenciones en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Por ejemplo, la mayoría incluye deducciones por alquiler que la ley nacional no recoge. Y, no lo dude: si su declaración le sale a pagar, fraccione el pago. Porque Hacienda la ofrece la posibilidad de abonar su liquidación positiva (a pagar) en dos tramos. Uno cuando presente la declaración, y otro en noviembre. Para su bolsillo, es más beneficiosa esta segunda opción.

[/nextpage]