Empresas General

Ahorros en la factura de la luz

En julio de 2008 se produjo la liberalización del mercado energético. “Entonces me puse a estudiar qué ventajas y oportunidades podría tener para las empresas”, apunta Sergio Martín, fundador de Energía Plus, que se define como una comercializadora de energía para clientes de consumo intensivo. Y las conclusiones que obtuvo comenzó a ponerlas en práctica en su ‘propia casa’, es decir, en la firma en la que trabajaba (Siderúrgica Sevillana), logrando un ahorro de 4 millones de euros.

Un éxito que no pasó de puntillas para el Grupo Riva (propietario de la firma andaluza), que lo destinó a Francia para gestionar cuatro plantas en el país vecino, y para asesorar a otras en Alemania y Bélgica. De vuelta a España, decidió caminar por su cuenta, y crear su propia empresa en 2011. “En el precio hay costes que son fijos, marcados por ley, pero hay otros que son variables y en los que influyen sobremanera las decisiones de compra”, resalta Martín. Y añade: “No trabajamos con un coste indexado al mercado, sino que lo adaptamos a las necesidades productivas y financieras de la empresa”. ¿Cómo? “La factura de electricidad es un mix que depende del consumo y del precio al que se compra la energía. Sobre ambos parámetros es posible actuar para reducir el gasto, ajustando la potencia contratada, realizando una adecuada estrategia de compra, y adaptando el consumo a los momentos más idóneos para el mismo. Algo así como hacerle un traje a medida”, acota. De ello se han aprovechado sus más de 900 clientes. Para algunos (es el caso del Betis o del Málaga, por ejemplo), han logrado descuentos de hasta el 40% en su factura eléctrica.

Con 45 millones de facturación cosechados en 2014, Energía Plus se ha situado entre las primeras quince comercializadoras de España, con una plantilla de 20 personas. “Todo se ha logrado sin recibir ayudas de ningún tipo”, recalca. Y, desde octubre de 2014, han abierto una nueva línea destinada a vender al mercado energía de personas o empresas que poseen parques eólicos o fotovoltaicos. “La venta es todavía más desconocida que la compra de energía. Hemos llegado a incrementos de precios de hasta el 60%”, manifiesta el fundador.

¿Y los particulares? ¿Están en su punto de mira? “Trasladar esta filosofía al cliente de baja tensión es complicado”, subraya Sergio Martín. Además, la liberalización del mercado es para aquellos que tienen contratados más de 10 kilowatios (y la mayoría de los ‘mortales’ tiene contratos por debajo de esa cantidad). Eso sí, reconoce que, si fuera posible, podrían alcanzarse rebajas de hasta el 10%, aunque no se verían compensadas por el gran esfuerzo que habría que hacer para llevar el barco a buen puerto. “Ofreceríamos un producto que no mejoraría lo que tiene actualmente el cliente”, reconoce. De cara al futuro, ya tienen previsto su desembarco en Portugal, y están estudiando México, donde el mercado eléctrico se ha liberalizado recientemente.