General

Diez maneras de aumentar tu rendimiento

Ha aparecido en multitud de estudios y titulares de los medios de comunicación: “los españoles son los europeos que más trabajan pero que producen menos”. ¿Qué primera lectura se puede hacer del mismo? Que los españoles trabajan más horas de las que serían necesarias. ¡A la basura con ello! Existen una serie de recetas, muy simples de cocinar, que harán que seas más productivo.

[nextpage]

horario

HORARIO

No hay peor forma que comenzar el día sin saber a qué hora se va a volver a casa. Por eso, una buena receta es marcarse, desde el mismo momento que uno se levanta, cuál será la hora de salida. Y la mejor de todas las recetas es la que marca el contrato de trabajo. La razón es bien sencilla: el cerebro (que no es tonto) trabaja de manera más eficaz cuando sabe que existe una hora límite para echar el cierre. Además, teniendo en cuenta esta premisa, usted siempre intentará que su trabajo (ese por el que le pagan) esté acabado, y bien acabado, una vez que suena la campaña que marca el fin de la jornada.

[/nextpage]

[nextpage]

asudebidotiempo

A SU DEBIDO TIEMPO

Hay un tradicional refrán español que dice que “quien mucho abarca, poco aprieta”. Es posible que la carga de trabajo pueda ser superior a lo habitual. O que en determinados momentos haya picos de trabajo que nos hagan sudar la gota gorda. Pero no hay que tirarse de los pelos, sino sentarse tranquilamente… y planificar. Dicho de otra manera, cada cosa, a su debido momento. Si el trabajo se agolpa, lo mejor es tratar cada asunto uno a uno, no todos a la vez. Es mejor acabar uno, bien, que intentar finalizar cinco, de manera desordenada y mal. Porque, cuando uno ve las cosas finalizadas bien hechas, se gana tanto en eficacia como en autoestima.

[/nextpage]

[nextpage]

objetivosconcretos

OBJETIVOS CONCRETOS

Imagine que está delante de una diana. Son varias las posibilidades que tiene donde lanzar el dardo (quizás le seduzca darle al 20, pero por qué no al triple del 1). Con este símil lo que se pretende explicar es que es conveniente, y pertinente, tener en mente cuál va a ser el objetivo que queremos conseguir. Y, de paso, canalizar todas las energías, poner toda la carne en el asador, para conseguirlo. Si se consigue este logro, lo que la persona acaba consiguiendo es una actitud positiva en la persona a la par que una sensación de bienestar que ayudará en la elaboración de futuros trabajos.

[/nextpage]

[nextpage]

ideasteam

IDEAS

En el trabajo no estamos solos. Y, en muchas ocasiones, los trabajos no se hacen de manera individual. Por múltiples motivos (desde una mala relación, a la envidia) en la jornada laboral hay de todo menos comunicación entre unos y otros. Esa es una causa por la que el trabajo acaba resintiéndose. Atención: la comunicación es un elemento clave para mejorar la productividad. Por varios motivos. Para empezar, el intercambio de ideas y de posiciones lo que hace es promover una mayor implicación en los proyectos. Fruto de ello, lo que trae consigo es un aumento de la efectividad en la ejecución de los mismos.

[/nextpage]

[nextpage]

equipo

EQUIPO

¿Cuántas veces hemos oído decir que la plantilla es de lo mejorcito del mundo, pero que no jugaban como un auténtico equipo? En el mundo del deporte son muchos los ejemplos que podrían tener cabida respondiendo a la anterior pregunta. Y en el mundo del trabajo… también. Si hay comunicación, el trabajo en equipo será coser y cantar. Porque, y que verdad es, siempre cuatro ojos ven mejor que dos. De esta manera, el proyecto gana en calidad y en amplitud. Otra ventaja que conlleva es que, de esta manera, puede incrementarse la confianza entre los compañeros. Y, de paso, el compañerismo y un ambiente más sano de trabajo.

[/nextpage]

[nextpage]

prioridades

PRIORIDADES

Dispersarse en sinónimo de fracaso. Desde el mismo momento en que uno entra por la puerta del trabajo tiene que tener muy claras cuáles serán las prioridades de ese día. Es más que probable que todas ellas le parezcan la mar de interesantes. Decisivas. Y aunque en el fondo sea así, seguro que si se pone a ello puede clasificarlas en orden de relevancia. Algunos expertos lo que recomiendan es que, desde primeras horas de la mañana, elija cuáles son las tres cosas más importantes que quiere realizar ese día, y las haga caiga quien caiga, y cueste lo que cueste. Si así lo hace, no se perderá en cosas banales que seguramente pueden esperar.

[/nextpage]

[nextpage]

politica

POLÍTICA

La política de la empresa cobra un papel que se antoja más que determinante a la hora de poder aumentar la productividad de los trabajadores. Por eso, en más de una ocasión, puede ser pertinente que la compañía cambie la estrategia del control presencial y la adicción al trabajo por un incentivo que tenga en cuenta los resultados obtenidos, por ejemplo. Si así se hiciera, es factible que las personas acaben teniendo una mayor implicación y motivación. También se reflejan muchos mejor valores corporativos como la iniciativa o el liderazgo.

[/nextpage]

[nextpage]

decirno

DECIR ‘NO’

No se trata de hacer como un niño acostumbrado a decir ‘no’ a cada una de las cosas que se le proponen. Ni mucho menos. Pero si uno está enfrascado en las tareas que tiene que acometer, cuando el compañero de turno llega para distraer, no para pedir consejo, lo que acaba consiguiendo es que perdamos un tiempo que se nos antoja la mar de valioso. Por eso, hay que saber decir ‘no’ a aquellos que distraen. No se trata de dar un poderoso grito al más puro estilo Tarzán, ni tampoco hay que ser grosero. Frases del tipo “ahora no puedo atenderte porque estoy con esto, con esto, y con esto otro, y no puedo más. Lo siento” puede ser un salvavidas que te puede salvar de morir ahogado. Porque si el interlocutor es razonable, lo entenderá.

[/nextpage]

[nextpage]

eljefe

EL JEFE

No vea a su jefe como un ogro que cada día saca el látigo y le atiza sin parar desde que entra por la puerta hasta que sale. Más bien, le tiene que ver como un bastón en el que debe apoyarse cuando las cosas no le están saliendo tan bien como usted desearía. Apóyese en su jefe, no es su enemigo. El primer interesado en que usted rinda, y que todo salga conforme a los planes establecidos, es él. Si, además, le propone ideas que harán que usted acabe rindiendo más, seguro que se lo agradecerá.

[/nextpage]

[nextpage]

desconectar

DESCONECTAR

Usted no es una máquina que se enchufa y que trabaja incansablemente durante horas y horas sin parar. Como dice un anuncio de televisión, hay que darse un respiro. Es como cuando usted conduce, y sabe que cada cierto tiempo hay que parar. Cuando sienta que está saturado, desconecte durante unos minutos. Dese unos minutos de descanso. Incluso si se regala algún tipo de capricho, como un dulce, o un café, su cuerpo se lo agradecerá. Porque de esta manera conseguirá refrescar la mente, volver a ponerse las pilas, y acometer de forma más serena su trabajo cuando regrese al mismo.

[/nextpage]