Empleo General

Diez claves para no meter la pata en el trabajo

Quien diga que nunca ha metido la pata en el trabajo miente. Es importante que sepamos afrontar nuestros errores pero mejor aún, anticiparlos. Y es que a veces el ámbito laboral no da segundas oportunidades  Aplica estos consejos para evitar encontrarte en esta situación. ¡Mejor prevenir que curar!

[nextpage]

la-playa

SEPARA TU VIDA PRIVADA DEL TRABAJO 

Pasamos una media de 40 horas a la semana con nuestros jefes y compañeros de trabajo, véanse unas 1500 al año. El ser humano es sociable por naturaleza  pero cuidado, acuérdate de que no estás tomando un café con tus amigos. Es importante que no des detalles de tu vida privada en la oficina. Una cosa es decir compartir dónde te has ido de vacaciones , y otra muy distinta es estar media hora enseñando fotos personales de tu viaje y dar detalles de lo bien que te lo has pasado. Otro ejemplo: Independientemente de los valores que tenga tu jefe o jefa, es mejor no decirle por ejemplo, que quieres tener hijos próximamente. Este detalle jugará en tu contra si tu empresa tiene intención de ascender o despedir a alguien.

En la misma línea, no hagas llamadas personales delante de tus compañeros de trabajo. Asimismo, ten cierto criterio para saber en qué redes profesionales puedes agregar a tus jefes o no. Puedes añadirlos a Twitter o Linkedin pero no lo hagas con redes sociales más personales como Facebook o Instagram. ¿O acaso quieres que tu jefe sepa la gran fiesta que te pegaste ayer?  ¡Cuántos más detalles des, menos de tomarán en serio!

[/nextpage]

[nextpage]

o-YOUNG-PERSON-PHONE-facebook

NO USES TUS DISPOSITIVOS PROFESIONALES PARA ASUNTOS PRIVADOS 

Evita mandar emails a tu pareja,  familiares o amigos a través de tu móvil o email de trabajo. Tendrás el riesgo de enviárselos sin querer a tu jefe, algún compañero o hasta a algún cliente. Además, ¿qué pasa si tu empresa filtra estos mensajes? Dejará de respetarte.

En muchos casos el smartphone que nos facilita la empresa tiene muchas más prestaciones que el nuestro y empleamos el del trabajo para hacer fotografías de nuestras vacaciones. Cuidado, no hagas fotos muy íntimas, sin querer las puedes mandar a un contacto profesional. y piensa que en cualquier momento tu empresa te puede pedir el móvil. ¿Te haría gracia que viera fotos de tu pareja en la playa? Mejor no llegar a este punto.

[/nextpage]

[nextpage]

directivos

CUIDA TU IMAGEN 

Quizá eres muy bueno en tu trabajo pero una mala imagen te restará seriedad. Es importante que proyectes una imagen seria, limpia y cuidada. En el caso de la indumentaria, las mujeres son las que lo tienen más difícil ya que unos centímetros menos pueden marcar diferencia. Seas beacaria o directiva, nunca lleves falda o vestido más de un centímetro por encima de la rodilla, y evita las bermudas, las transparencias y los escotes muy llamativos. Quizá vistes así con toda la ingenuidad del mundo pero el resto de la plantillla pensará que quieres provocar, sobretodo los que no te conocen.

Asimismo, independientemente de la función laboral que desempeñes, existen una serie de criterios a tener en cuenta para el aspecto físico. Es cierto que las barbas ahora están de moda pero si la llevas tienes que asumir en que esta deber de estár cuidada, y si llevas el pelo largo, también. En el caso de las mujeres, las que  lleven el pelo suelto o recogido ,tienen que estar peinadas y nunca excederse con el maquillaje.

[/nextpage]

[nextpage]

Multi-ethnic business people sitting holding clocks over faces.

NO FALTES AL TRABAJO Y SÉ PUNTUAL 

A no ser que tengas una gripe que te impide levantarte de la cama, nunca faltes al trabajo. asimismo, evita concertar visitas Aunque tu jornada laboral sea muy intensa,, si el tema no urge intenta hacer las visitas medicas en tu horario fuera de tu jornada laboral. Por otra parte no abuses de los breaks, ya que no solo dará una mala imagen de cara a tu jefe sino que también rendirás menos.

Además llega siempre al trabajo de forma puntual. Son muchas las personas que llegan sistemáticamente diez o quince minutos más tarde y lo único que consiguen es proyectar una imagen de desmotivación.  Imperdonable si llegas más de 20 ,minutos tarde. En el caso de que vivas lejos de lugar de trabajo tienes que ser preventivo y salir antes de casa.

[/nextpage]

[nextpage]

 

photo-groupe-arthur-loyd-2-b

CONOCE EL ORGANIGRAMA DE TU EMPRESA 

Es aconsejable mirar el organigrama de una empresa antes de acudir a la entrevista. Si has conseguido el empleo,  es imprescindible que lo memorices, al menos los nombres y apellidos de los directivos y que funciones desempeñan en la empresa.  Sin este conocimiento correrás el riesgo de meter la pata en más de una ocasión tanto con el resto de la plantilla como con los clientes.

Asimismo infórmate de cómo nació la empresa y como ha evolucionado hasta la fecha.

[/nextpage]

[nextpage]

aseo-de-oficinas-cd-juarez

SÉ  ORDENADO

Dicen que aquellas personas ordenadas son más disciplinadas a la hora de trabajar. Que seas disperso no significa que seas peor profesional pero sí que es verdad que el desorden mental te puede traer malas consecuencias : olvidarte de tus contactos, tarea reuniones, no encontrar papeles te hace perder el tiempo y ser menos productivo.

Si no quieres que tu jefe o compañeros de trabajo tengan esta percepción de tí, esfuérzate en mantener tu espacio de trabajo ordenado ¡y tu mismo también lo agradecerás!

[/nextpage]

[nextpage]

 

ecommerce

NO DEDIQUES TIEMPO DE TU JORNADA LABORAL A ASUNTOS PERSONALES 

Es normal que hayan días en los que no tengas tanto trabajo. Estos días son perfectos para adelantar trabajo. Si por lo contrario empleas esas horas como compras billetes de avión reservar hoteles o  hacer llamadas para concertar visitas médicas, tarde o temprano en tu trabajo se darán cuenta y puede ser motivo de despido.  Piensa que muchas empresas acceden a los historiales de sus empleados y a veces esto puede provocar un despido. Además te acostumbrarás a ello y serás menos productivo. ¡No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy!

[/nextpage]

[nextpage]

08-ok

NO SEAS ALTIVO 

Es importante que proyectes una imagen humilde. Quizá la persona que se sienta al lado tuyo tiene un puesto más bajo pero eso no le convierte en inferior. Seguramente esa persona domine competencias que tú ignoras por lo que es importante tratarlo de “tú a tú” y pedirle consejos cuando sea conveniente. Esta actitud la tienes que aplicar igual en las reuniones de trabajo: Nunca interrumpas y si no estás de acuerdo con alguna decisión, hazlo saber pero con buenos modales.

Es importante que seas un buen compañero. La frase hecha “A quién ayudes hoy te ayudará mañanas” no es una leyenda urbana. Es básico que seas servicial con tus compañeros de trabajo. Esto se traduce en pequeños detalles como cogerles el teléfono si ellos no están en su lugar de trabajo y apuntarles recados, ayudarles a desempeñar alguna tarea que ellos dominen menos que tú, o simplemente ofrecerles un café vas al bar de abajo a por algo.

[/nextpage]

[nextpage]

4

CUMPLE LOS CÓDIGOS DEONTOLÓGICOS DE TU PROFESIÓN 

Cada profesión tiene sus propios códigos deontológicos, pero todos tienen varios aspectos en común: Tienes que ser discreto y nunca compartas con tus familiares y amigos los proyectos en los que está inmersa tu empresa.  Esta metedura de pata de puede llevar a la calle. asimismo, jamás hables mal de tu companía. Piensa que esta es la que te da de comer.

También tienes que ser discreto con tu salario, evita detallarlo a tu entorno personal (a excepción de tu pareja), sobre todo si trabajas en una multinacional.

[/nextpage]

[nextpage]

Ejecutivos-hablando

OTROS PRINCIPIOS A TENER EN CUENTA

Criticar no es una práctica ética suele traer malas consecuencias pero sobretodo en el ámbito laboral que puede provocar un despido. Nunca critiques a alguien de tu empresa, aunque no lo hagas con mala intención. 

También es crucial que seas honesto. Si bien nadie espera la perfección, todo el mundo supone la honestidad en el lugar de trabajo. Al no reconocer un error, sólo se añade combustible a una chispa que encenderá un problema que será más difícil de controlar en un tiempo. Por lo tanto, cuando se cometa un fallo, lo mejor es no poner excusas y menos negarlo, según informa la multinacional británica Hays, especializada en la selección de profesionales cualificados.

[/nextpage]