Empresas General Tecnología

Netflix se enfrenta al espantoso panorama del streaming en España

Aunque la fecha exacta se desconoce Netflix, el rey del streaming, ya ha anunciado que este año aterrizará en España. Que no les pase nada. Llegan a un mercado que no arranca, repleto de problemas y que va con retraso con respecto a Europa. Además, se enfrentan a un casi monopolio. Lo dicho: que no les pase nada. Así está el streaming en España.
[nextpage]

01-que-es-ok

¿Qué es el streaming?
Para entenderlo lo mejor es visualizar una secuencia que comienza con un padre de familia tirado en el sofá disfrutando de un partido de fútbol en la televisión. A los pocos segundos, el objetivo se abre y a su lado vemos a su mujer armada con la tableta de turno buceando por Internet en busca del último capítulo de su serie favorita. De repente, la cámara gira 180 grados y, en la otra parte del salón, el hijo mayor contempla el último vídeo de su grupo favorito a través del ordenador. Otro travelling y llegamos a la ‘pequeñaja’ de la casa. A sus cinco años maneja el smartphone como los ángeles y ha tardado 0,0 segundos en abrir la aplicación de Clan TV y disfruta de un episodio de Peppa Pig.

Obviamente esta escena no aparece en ninguna película, pero eso no quiere decir que no sea real. De hecho, cada vez es más habitual en los hogares españoles. La tecnología está transformando la forma de disfrutar de los contenidos multimedia. La vetusta caja tonta donde se veía lo que las cadenas emitían está dejando paso a un aluvión de nuevas formas de entretenimiento que tienen algo en común: Internet. La red, con los servicios de streaming y video on demand (VOD), ha hecho posible que ahora se puedan elegir los contenidos que se pretenden ver, y disfrutar de ellos cuando se quiera y las veces que sean necesarias. Hablamos de gigantescos videoclubes online que ponen su catálogo a disposición de sus abonados a través de plataformas como smart TV, consolas, ordenadores, smartphones y tablets, tanto con Android como con sistema IOS, y set-top boxes, como Google Chromecast o Apple TV.
[/nextpage]
[nextpage]

02-cifras-ok
Las grandes cifras

La revolución del streaming está cambiando el orden establecido en la industria del entretenimiento. Así lo ven desde la consultora PwC. En su último informe sobre el sector, avisa de que en los próximos años el streaming crecerá a un ritmo del 28% anual, hasta alcanzar ingresos de 22.700 millones de dólares en 2017, con lo que superará a las ganancias que se obtienen de las ventas en formato físico de películas o series. Por si fuera poco, el auge del vídeo online también permitirá al conjunto de la industria del cine crecer hasta alcanzar el hito de superar los 110.000 millones de dólares en 2018, con crecimientos anuales que rondarán el 5%.

Estos números, y la presencia de gigantes como Netflix con más de 60 millones de clientes, demuestran que el futuro de la televisión está en Internet.
[/nextpage]
[nextpage]

03-situacion-ok

Ahora bien: ¿cuál es la situación española?
Ya hemos visto lo que es el streaming y su importancia capital. Ahora toca preguntarse por lo que ocurre en España. Respuesta: vamos con retraso. El número de abonados supera a duras penas los 1,6 millones, según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Una cifra que tiene trampa, ya que engloba al streaming con la televisión de pago por Internet, que casi regalan algunos operadores. ¿Ejemplos? Movistar a todos sus clientes de fibra óptica. Además, nuestro país es uno de los pocos territorios donde los grandes, como el mencionado Netflix o su rival Amazon, no han querido entrar hasta el momento.

El resultado es que contamos con plataformas locales como Wuaki, Filmin, TotalChannel o Nubeox. Ninguna de ellas es rentable y solo Wuaki presenta un importante número de abonados (1,2 millones, siempre según la propia empresa). A esta terna se ha unido Yomvi, todavía sin saber muy bien qué quiere hacer y que presenta un catálogo con poco riesgo y sin estrenos, y Movistar. El gigante de las telecomunicaciones ya ha movido ficha con el lanzamiento de un canal exclusivo online de series. Pero todavía falta mucho para una apuesta en serio en el campo del streaming.
[/nextpage]
[nextpage]

04-apuesta-ok

¿Por qué España no apuesta por el streaming?
A la vista de la situación parece que los campeones nacionales no se toman en serio lo que es el futuro de la televisión y los extranjeros nos han ignorado hasta hace muy poco. Para algunos, la tecnología y la piratería está detrás del retraso de España en este campo. “Los anchos de banda que hay no son los mejores y además existe una cultura demasiado extendida de descargas ilegales”, asegura Jacinto Roca, fundador de Wuaki.tv.

Otros no opinan igual y piensan que la enfermedad está en el interior de la cultura española. “La piratería es un problema en mercados que están mal atendidos como España. Aquí la industria todavía se cree que con los videoclubes online restas espectadores a las salas de cine. Eso no es cierto y se puede ver en Estados Unidos. El miedo hace que esa misma industria, que es la dueña de los derechos de los contenidos locales, impidiera la entrada de Netflix. Les pusieron unas condiciones tan duras que desistieron. Las descargas no tuvieron nada que ver”, contesta Enrique Dans, del IE Business School. “A la cultura le está costando acceder a la transición. Pero la tecnología es el futuro y la multiplataforma ya está aquí”, corrobora Paloma Bravo, directora de Marketing de Movistar TV.
[/nextpage]
[nextpage]

05-pirata-ok

¿Qué problemas tienen los rivales de Netflix en España?
Aunque haberlos haylos, la verdad es que la importancia de los actores nacionales en el campo del streaming no es Capital. ¿Por qué? Enrique Dans del IE Business School nos da una respuesta que dista mucho de ser políticamente correcta. “Los videoclubes online no funcionan porque tienen, en términos generales, un catálogo restringido y una oferta de precios que no otorga suficiente flexibilidad a los usuarios. Las listas de algunos pueden parecer amplias, pero la base de comparación que el usuario tiene ante sus ojos es la estantería ilimitada del P2P. A partir del momento en que necesitas, supuestamente, estar suscrito a todas las plataformas para obtener una oferta de películas razonable, es evidente que el tema no arrancará”, asegura.
[/nextpage]
[nextpage]

06-youtube-ok

El consumidor español adicto…. a no pasar por caja
Los españoles somos early adopters tecnológicos. Nos gusta cualquier nuevo cacharro o servicio digital. Pero lo que no nos gusta nada es rascarnos el bolsillo. ¿Resultado? Casi el 90% de los habituales del streaming no paga.

Y eso que los videoclubes online parten con ventaja frente a las encuestas de audiencias y métodos similares. Pero, a pesar de ello, todavía no consiguen el objetivo de que los españoles pasen por caja. Según un estudio realizado por la consultora iab Spain, el 88% de los consumidores de vídeo por Internet no paga por los contenidos audiovisuales. ¿Motivos? La mayoría prefiere utilizar medios gratuitos como YouTube. Pero también existe un buen porcentaje que no se abona porque no le interesan lo que se ofrece o, simplemente, porque no le da la gana pagar por algo que consigue gratis en la Red. “La única manera de que los servicios de pago puedan funcionar es proporcionando una amplísima variedad de títulos y una flexibilidad de fórmulas que incluyan el visionado gratuito con cortes publicitarios, el streaming, la descarga a precios competitivos y la tarifa plana. Con una oferta de este tipo, la idea es disuadir la descarga partiendo de factores como la usabilidad y la accesibilidad de un catálogo muy amplio, ademas, por supuesto, de un precio competitivo”, apostilla Enrique Dans, del IE Business School. Como se puede ver los retos a los que se enfrenta Netflix son de aupa.
[/nextpage]
[nextpage]

07-filmin-ok

Filmin, el raro del streaming
En este duro panorama se mueve Filmin, una apuesta diferente. Al contrario que Wuaki, su objetivo no es disponer de los últimos estrenos de Hollywood, sino proponer una oferta enfocada a personas que les gusta el cine, con más títulos de autor y filmes europeos. “Queremos dar otro tipo de películas que las comerciales americanas. Por eso apostamos por un producto diferente y permitimos que se vea en versión original. Es para gente que vive el cine”, asegura Juan Carlos Tous, fundador de la empresa. En lo que sí coincide con sus rivales es en que permite disfrutar de sus contenidos en todas las plataformas existentes. “Ofrecemos producto de calidad accesible desde cualquier dispositivo. Además cada año incrementamos nuestro catálogo a un ritmo de 1.500 referencias nuevas. Ahora mismo ya disponemos de más de 8.000 películas y 150 series”, añade un Tous que se resiste a dar el número de abonados de Filmin. ¿Su mayor éxito? Carmina o Revienta, la película dirigida por Paco León, que fue estrenada en esta plataforma al mismo tiempo que vio la luz en los cines. “Acabamos de lanzarnos al exterior, hemos abierto en México y este año estaremos en otros dos países de Latinoamérica”, añade.
[/nextpage]
[nextpage]

08-movistar-ok

Movistar: el nuevo imperio del monopolio
Movistar Series ha sido la primera prueba de Telefónica en el campo del VOD. Se trata de un servicio que solo es accesible, de momento, para los usuarios de Movistar TV. Su misión es la de disponer del mayor número de temporadas de series posible y hacerse con algunos estrenos en exclusividad. “Había una necesidad en el mercado. Los internautas consumen este producto y requerían algo así”, afirma Paloma Bravo, directora de Marketing de Movistar Series.

En la actualidad, el canal presenta 50 títulos, entre los que destacan The Shield, The Good Wife, Breaking Bad, o la reciente triunfadora de los globos de oro The Affair. “A finales de año esperamos contar con más de 100. Además ofrecemos todos los capítulos nuevos con solo 24 horas de diferencia con respecto a su estreno”, añade Bravo.

Sin duda, la meta final de Movistar Series es testear un mercado en el que la operadora es dominante. Tras el sí con condiciones descafeinadas de Competencia a la compra de Digital +, cuenta con un catálogo inigualable que hace sombra a Netflix o Amazon, si es que algún día el gigante del comercio electrónico entra en España.

Para defenderse del único punto donde Netflix supera a Movistar, que son las series propias como House of Cards, Telefónica ha anunciado que también apostará por la producción. “Es una herramienta perfecta contra la piratería. Además, te da la exclusividad de que ese contenido solo lo tendrás si te vienes con nosotros”, explica Bravo.
[/nextpage]
[nextpage]

09-wuaki-ok

Wuaki: el campeón nacional
Dentro de la oferta que existe en la actualidad, y a la espera de que Movistar integre su oferta con la de Yonvi, la compañía Wuaki es la más representativa dentro del streaming nacional. Lanzada en 2010, tras más de un año de desarrollo tecnológico y de compra de contenidos, solo necesitó dos más para llamar la atención de Rakuten, la mayor empresa de Internet de Japón que buscaba a alguien para competir con Amazon en Europa. “Nos eligieron a nosotros y gracias a su músculo financiero ahora estamos presentes en cuatro países -Reino Unido, Alemania, Francia e Italia-, además de España. Para final de año queremos entrar en otros diez e incrementar nuestro número de abonados, que ahora es de 1,5 millones”, explica Jacinto Roca.

Para este emprendedor, lo más complicado fueron los comienzos. “La industria le tiene miedo a Internet y tienes que convencerla de que tu tecnología es buena y que no habrá fallos de seguridad. Solo así consigues los contratos”, explica. Una vez que se obtienen, la clave son los contenidos. “Tenemos más de 10.000 títulos. Disponer de los últimos estrenos y permitir el acceso desde cualquier dispositivo es fundamental”, añade Jacinto Roca, fundador de la plataforma.

Esta firma, y todas las demás, se aprovechan de una de las ventajas que ofrece el streaming sobre el consumo tradicional: las empresas saben al momento los gustos de sus clientes (por el historial de visionados). Este conocimiento es un arma perfecta para atacar al usuario con promociones y contenidos personalizados. Algo que hace Wuaki, cuya tecnología le permite variar la página de inicio en función de lo que el internauta en cuestión haya visto anteriormente. “El poder del vídeo bajo demanda se acabará imponiendo sobre todo. El hecho de poder ver lo que quieras cuando quieras y que además la plataforma se adapta a lo que tú quieres es algo que jamás podrá hacer la televisión convencional”, anuncia Roca.
[/nextpage]
[nextpage]

10-guerra-ok

Netflix y la batalla que viene
El camino al éxito de Netflix en España no va a ser fácil. Desconocemos su arsenal ofensivo pero por lo poco que se ha escuchado, la verdad es que parece insuficiente. Por un lado, se enfrentan a una sociedad hostil a la que no le gusta pagar. Por otro, existen rivales especializados, como Filmin, y generalistas, como Wuaki. Mención aparte merece Movistar, que lo tiene todo para detener la entrada de la americana. Tras la compra de Digital+, la operadora tiene el infinito catálogo de la plataforma de satélite. Cuando se integre con los contenidos exclusivos de Movistar TV (Campeonato Mundial de Motociciclismo y Fórmula 1, por ejemplo), la verdad es que quedará muy poco para los demás. De hecho, Netflix ya ha anunciado que su gran baza no podrá ser utilizada en España. Series propias como House of Cards y Orange is the new black no podrán emitirse por Netflix porque sus derechos los vendieron hace tiempo a Digital+. El único camino que le queda a Netflix para tratar de ser alguien en este país es ofrecer lo máximo posible por el menor precio. Quizá una buena oferta (aunque no esté del todo completa) por menos de ocho euros podrá atraer a usuarios. Si consiguen hacerse un hueco respetable con este panorama habrá sido una victoria de campeonato. Eso sí, el único beneficiado de todo esto será el consumidor, que se verá favorecido por esta batalla de gigantes.
[/nextpage]