General

¿Cuánto duró la subasta más larga de la historia?

En 1880, el conde Phillipe la Renotiere von Ferrari sumaba a su fantástica colección de sellos el único ejemplar de un timbre legendario: el céntimo de la Guayana sobre color magenta de 1856. ¿Por cuánto? 352.750 francos franceses, una verdadera fortuna para la época. Amante empedernido de la filatelia, cada semana reservaba 50.000 francos para adquirir los sellos más raros del mundo: el one penny anaranjado Post Office de Isla Mauricio, de 1847; los misioneros de Hawaii, de 1851; el tres skilling banco de Suecia, de 1855…

Tras su muerte, en 1917, dejó escrito en su testamento que donaba su colección al Museo Postal de Berlín… adonde nunca llegó. Y todo porque durante la Primer Guerra Mundial, el conde (aunque vivía en París) tomó partido por Alemania. Por eso, cuando las autoridades francesas encontraron la colección, no dudaron en confiscarla… y sacarla a pública subasta como parte de la indemnización que Alemania debía pagar por los daños ocasionados por la contienda.3skilling

Tantas y tan maravillosas piezas componían la colección que la subasta duró más de cuatro años. En concreto, desde julio de 1921 hasta finales de 1925. Y el botín recaudado fue de órdago: 25 millones de francos.

Aunque la expectación no decayó ningún día, hubo uno en que incluso llegó a acaparar las portadas de los periódicos galos. En concreto, fue el 6 de abril de 1922, cuando se subastó el único ejemplar del ya citado céntimo de la Guayana. Entre los posibles compradores estaba Charles Nissen, un agente que representaba al rey inglés Jorge V.

¿Fue él quien lo adquirió? No. Su oferta no superó la de Arthur Hind, un millonario norteamericano que pagó 360.000 francos franceses de la época. Una curiosidad: es el único sello de sus colonias que falta en la colección que posee la Corona británica.