Economía General

Luces y sombras de Rato, Montoro, Solbes, Salgado y Guindos

Sobre sus hombros ha recaído la responsabilidad de llevar las riendas de los ministerios de Economía y Hacienda de España durante los tres últimos lustros. ¿Qué hay que apuntar en su ‘debe’ y en su ‘haber’?

[nextpage]

economiasumergida

ECONOMÍA SUMERGIDA

Doce de marzo de 2000. El Partido Popular logra la mayoría absoluta en las elecciones legislativas, renovando José María Aznar su mandato por otros cuatro años. En el nuevo gabinete, Rodrigo Rato sigue manteniendo la vicepresidencia primera del Gobierno y el Ministerio de Economía. Sin embargo, el de Hacienda recae en Cristóbal Montoro. Junto a ellos dos, y tras diferentes legislaturas, solo otros tres ‘contramaestres’ han pilotado la nave de la economía española en los últimos quince años: Pedro Solbes, Elena Salgado y Luis de Guindos. “En el ‘debe’ de todos ellos hay que apuntar la incapacidad para reducir la economía sumergida y el hecho de que la clase media siga siendo la que paga mayores impuestos”, afirma José María Mollinedo, secretario general de Gestha. ¿Y uno a uno? “Para poder valorar con objetividad sus logros y fallos hay que tener en cuenta la situación del entorno económico, definido por el ciclo coyuntural, y su relación con los compañeros de Gobierno y, especialmente, con su presidente”, matiza Eugenio M. Recio, profesor honorario de Esade.

[/nextpage]

[nextpage]

rodrigorato

RODRIGO RATO

Tomando en cuenta estos parámetros, el aterrizaje de Rato en el ministerio (1996) fue en un momento en el que la economía estaba en fase ascendente, herencia del ministro Solbes. Una tendencia que continuó, alcanzándose un pico de crecimiento del 5% del PIB en el año 2000. Sin embargo, los vientos cambiaron (sobre todo por la desaceleración de la economía europea…), lo que dio lugar a que el ‘globo’ se desinflara para volver a tomar aire a finales de 2004. Una modesta recuperación (el PIB creció un 3,1%), pero con más músculo que Europa: se crecía por encima de Alemania, Francia e Italia y, además, sin infringir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). “Después de las variadas medidas liberalizadoras, y de otras reformas estructurales de la economía en su primer mandato, Rodrigo Rato continúa con la misma orientación de su política económica”, asegura Recio.

[/nextpage]

[nextpage]

coctelera

COCTELERA

Sucesivos Programas de Estabilidad formaron parte de la coctelera de Rato en la que la adaptación del euro como moneda, y la Reforma del Seguro del Desempleo en febrero de 2002 (junto al Ministerio de Trabajo), fueron ingredientes destacados. Este último motivo la huelga general del 20 de junio. “Se tuvo que renunciar al diálogo social, lo que en definitiva es más un fallo de gestión que de logro”, añade el profesor de Esade. Al mismo hay que añadir el excesivo desarrollo del sector de la construcción y el peligroso aumento del endeudamiento de los hogares. “Al hacer la vista gorda a este endeudamiento, se estimulaba el consumo y el crecimiento económico, pero no se evitaban factores que ponían en peligro la sostenibilidad como el desequilibrio exterior, los desajustes sociales debidos a la política fiscal, y el fomento de la burbuja inmobiliaria”, matiza Eugenio M. Recio.

[/nextpage]

[nextpage]

pedrosolbes

PEDRO SOLBES

Tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en marzo de 2004, Pedro Solbes pasó a manejar el timón de los ministerios de Economía y Hacienda. “Llegó a explicar públicamente que si algo funcionaba relativamente bien, mejor no tocarlo. Ese comportamiento continuista ha sido una constante en la actuación del ministerio de política fiscal”, declara el secretario general de Gestha. Pero matiza: “La modificación que hizo para que los inversores de deuda pública procedentes de paraísos fiscales no solo no tributaran, sino que además no se les exigiera la obligación de estar identificados, es un demérito que no se ha modificado con posterioridad”.

[/nextpage]

[nextpage]

programairrealizable

PROGRAMA IRREALIZABLE

En el plano estrictamente económico, la legislatura acabó con un crecimiento del 3,8% en 2007 (por encima de las potencias europeas), aunque la inflación y el déficit exterior empeoraron. Los salarios subieron por encima de la media europea (3% frente al 2,6%), y se mejoró el saldo de las Administraciones Públicas (superávit en 2005 y 2006, pero no en 2007 al disminuir la demanda de vivienda y encarecerse las hipotecas). ¿Cuáles fueron los logros de Solbes? Sus objetivos, expuestos en la Comisión Económica del Congreso, eran fomentar la productividad y la competitividad (para cambiar el modelo basado en la construcción y el consumo interno), y la reducción de la temporalidad laboral. “Solbes, Miguel Sebastián y los suyos, hicieron un programa económico para unas elecciones que de antemano estaban perdidas, pero que se ganaron. Era un programa irrealizable”, mantiene Javier Díaz-Giménez, profesor del IESE.

[/nextpage]

[nextpage]

visoneuropeista

CHEQUE BEBÉ

En 2005 se presentó un Plan de Dinamización de la Economía, con un centenar de medidas de carácter diverso (entre ellas, el famoso ‘cheque bebé’)… que incrementaron el déficit. Hubo tres planes complementarios sobre la Reforma del Mercado de Trabajo, la Reforma Fiscal y el Fomento Empresarial, que se convertirían en leyes en ese año y el siguiente. “Quizás su fallo más importante fue no convencer a los miembros de la Oficina Económica del Presidente de la fundamentación europeísta de sus orientaciones, con lo que habría evitado tensiones con ellos”, indica el profesor de Esade. Un ‘choque de trenes’ que se dejó sentir en la elaboración de los presupuestos para 2008, excesivos y electoralistas para el ministro, que ya veía la que le venía encima a España. La consecuencia no fue otra que su cese en 2009. “Su marcha la interpreto como una clara declaración de desacuerdo”, apostilla el profesor del IESE.

[/nextpage]

[nextpage]

elenasalgado

ELENA SALGADO

A partir de 2008, la economía vivió su particular descenso a los infiernos (creció solo un 1,2% ese año, y descendió un 3,6% al siguiente). Algo hasta entonces desconocido desde que se empezaron a elaborar estadísticas en los años 60 del pasado siglo XX. Las tímidas mejoras en 2010 (-0,1%) y 2011 (0,3%) hicieron florecer los famosos ‘brotes verdes’. “En el ‘debe’ de Salgado, como después de Montoro, está el hecho de haber sucumbido a las presiones europeas y haber aumentado el IVA”, argumenta José María Mollinedo.

En contra de lo dicho por su predecesor, Salgado afirmó que la economía disponía de suficientes recursos para aumentar el gasto. Cierto que en 2007 hubo un superávit presupuestario del 2% del PIB, pero se diluyó rápidamente, como un azucarillo en un vaso de leche. “El volumen del gasto público solo fue superado por el de Estados Unidos, de forma que el déficit del presupuesto llegó a rondar el 10% del PIB”, concreta el profesor de Esade. ¿Qué hay que colocar en el lado positivo de su balanza? Cierto que el paro bajó en 2009, pero fue como consecuencia del Plan E. La aprobación de un tope para el gasto público, así como la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), también son susceptibles de colocarse aquí. Pero, en el peso contrario, por ejemplo, prometió que el déficit de 2011 no pasaría del 6%, y acabó en el 8%.

[/nextpage]

[nextpage]

luisdguindos

LUIS DE GUINDOS

Menos PIB, más paro, mayor endeudamiento público y déficits estructurales. Cuatro ‘cruces’ con las que se encontró el PP al ganar las elecciones de 2011. ¡Había que abordar profundas reformas estructurales!, no cabía otra. “Luis de Guindos tuvo un logro indiscutible en la reforma del sistema bancario, además de evitar que se produjeran otros rescates como proponían expertos de dentro y fuera del país”, asegura Eugenio M. Recio. Aunque Javier Díaz-Giménez lo matiza: “la reforma la pilotó Bruselas y hubiera sido igual con cualquier otro gobierno”. Expertos que también valoran el relanzamiento de la economía a partir de la segunda mitad de 2013 aprovechando circunstancias ajenas como la caída del precio del petróleo y la depreciación del euro.

[/nextpage]

[nextpage]

DESIGUALDAD

DESIGUALDAD

Cierto que las tasas de crecimiento siguen siendo modestas, al igual que la creación de empleo, aunque el endeudamiento público está llegando a niveles demasiados altos. Los inversores extranjeros han vuelto a confiar en nuestra economía, y se ha reducido mucho el coste de financiación por la disminución de la prima de riesgo. “No es que haya hecho nada realmente mal”, sintetiza el profesor de ESIC. Aunque entre sus ‘fallos’, aun no siendo estrictamente suyos, está el desajuste social, aumentando la desigualdad entre los ingresos de las clases medias y bajas por un paro elevado, y por los bajos salarios que contrastan con las retribuciones de los directivos y los beneficios empresariales. “Esta política de salarios bajos responde a la necesidad de la devaluación interna para ser competitivos, pero esa devaluación debería afectar a todos los sueldos, y no solo a los salarios”, especifica el profesor de Esade.

[/nextpage]

[nextpage]

cristobalmontoro

CRISTÓBAL MONTORO

“Se estrenó con una promesa electoral de bajar impuestos y, lejos de hacerlo, aumentaron”, argumenta José María Mollinedo. Aunque también reconoce que ha imprimido una mayor progresividad al IRPF gracias a los gravámenes extraordinarios presentes entre 2012 y 2014. Otro de sus logros fue el hecho de convencer a Bruselas que aceptará para 2012 un déficit del 6,2%. Y todavía queda por ver cómo funcionará la reforma fiscal promulgada en 2014.

[/nextpage]