Empresas General

Vender y comprar tarjetas regalo con descuento

Es un día especial (una boda, un cumpleaños…). Entre los regalos, hay alguno que no acaba de convencernos, o que no necesitamos, y vamos a la tienda a devolverlo. En el establecimiento nos ofrecen una tarjeta o un ticket regalo a cambio. Pero su oferta de productos no nos interesa. ¿Qué hacer? Truekit.com es una plataforma de internet especializada en la compra y venta de este tipo de ‘materia prima’. “Nosotros hacemos una oferta a quien quiere deshacerse de la tarjeta, y si es de su interés, llevamos a cabo la operación. ¿Cómo? Nos envía el producto físico o el código y, en menos de 24 horas, le ingresamos el dinero en su cuenta y puede hacer con él lo que quiera”, relata Santiago Rodríguez-Losada, uno de sus fundadores (el otro es Ana Jiménez-La Blanca). También otorgan la posibilidad de canjear o cambiar la tarjeta por otra más conveniente para sus intereses.

¿Dónde está el negocio? Supongamos que usted tiene una tarjeta de 100 euros. En Truekit se la compran por 87 euros. Y, posteriormente, la venden por 92. La ventaja para quien la consigue es que el valor de la tarjeta sigue siendo de 100 euros. “De esta manera, y en este caso en concreto, quien la adquiere ya se beneficia de un 8% de descuento”, resalta Rodríguez-Losada. Ese porcentaje varía dependiendo de la entidad que emite ese dinero de plástico. Por ejemplo, no es lo mismo El Corte Inglés, cuya variedad de opciones de compra es inmensa (y, por tanto, más fáciles de colocar) que otro establecimiento especializado en un solo tipo de mercancías (deportes, productos de belleza, ropa…).

truekit2

El origen de la idea se remonta al verano de 2012 tras escuchar sus fundadores a varios amigos hablar del tema. Y los primeros pasos arrancaron a finales de 2014. “Las transacciones cada mes oscilan en función del volumen de la cesta. Por término medio, superan las 150, y las tarjetas que tienen más salida son las de El Corte Inglés, Zara, Mango, Amazón o Carrefour, por citar algunos casos de los más de 150 que tenemos”·, indica el cofundador. Y el abanico de usuarios es de lo más variado, aunque predominan aquellos que tienen entre 18 y 40 años. “El porcentaje del nivel de satisfacción y repetición de nuestros clientes es alto”, apunta Rodríguez-Losada.

También reconoce que lo más difícil en este camino ha sido la consecución de financiación y ayudas, de momento, nulas. De ahí que hayan funcionado con capital propio, aunque están buscando ronda de financiación. Y aunque de momento solo operan en España, no descartan la expansión allende los mares. Porque se trata de un ‘problema’ internacional. “Algo así como un tercio de las tarjetas regalo que se emiten no se llegan a gastar. Los motivos son de lo más variados: desde aquellos que las aparcan en un cajón y se olvidan de ellas, a otros que no les dan valor al ser solo de una marca en concreto. No se aprecian de la misma manera que si fueran dinero contante y sonante”, concluye el cofundador.