General

El Corte Inglés cree que el consumo goza de buena salud

El Corte Inglés acaba de cerrar el ejercicio 2015 y, aunque aún es pronto para echar cuentas exactas, sí se muestran confiados en el crecimiento que tendrá el beneficio el año que viene, aunque también las ventas. “Los datos demuestran que el consumo tiene buena salud”, ha explicado Diego Copado, el director de comunicación de los grandes almacenes.

Especial atención merecerá conocer cuando se presenten esas cuentas los crecimientos del mercado on-line. El nuevo canal en el que El Corte Inglés desarrolla su estrategia comercial, y en el que ofrece servicio en dos horas para algunos de los productos. Y aunque no se sabe nada oficial, sí hay rumores de que el crecimiento puede estar en el entorno de los dos dígitos. “Tenemos la ventaja de que tenemos una gran capilaridad, única en España, que es el complemento perfecto para el nuevo formato de distribución”, sostiene Copado.  Algo que llega en un momento clave para El Corte Inglés, que este año celebra su 75 aniversario.

Plan de activos inmobiliarios

El objetivo es “seguir innovando como hemos venido haciendo hasta el momento”, sentencia. “Seguir adaptándonos a los gustos de la sociedad y crecer en base a ofrecer el mejor servicio”, añade. Es la guía que recorre el sentimiento de la empresa que, al mismo tiempo, trata de organizar su patrimonio inmobiliario con el objetivo de que la rotación le permita reducir la deuda cercana a los 3.000 millones de euros.

Para ello la cadena ha puesto en venta 200 activos inmobiliarios “no estratégicos”, explica Copado, que están en distintas zonasEdificio Callao ECI del país. El objetivo es destinar el dinero obtenido a la reducción de la deuda. Una desinversión cercana a los 1.000 millones de euros –a cifras actuales de mercado- y que son una mínima parte de los más de 18.000 millones de euros en activos inmobiliarios con los que cuenta en este momento El Corte Inglés en su portfolio. En ningún caso, añade el dircom, afectará a sus buques insignia, como pueda ser el edificio de Preciados o de Castellana, en Madrid.

Fuentes de la compañía explican que también seguirán adelante con procesos de emisión de deuda, en tanto en cuanto acompañen las buenas perspectivas que hay en los mercados. Lo que no está encima de la mesa a corto plazo es salir fuera. Copado reconoce que hay proyectos, que hay estudios, pero nada en el punto de mira.

Todo ello mientras se reestructura también la plantilla con un Plan de Bajas Voluntarias. Todavía no hay cifras del número de personas interesadas, aunque algunos cálculos hablan de entre 1.500 y 3.000 trabajadores.