General

La integración de Aldira mejora los números de la inmobiliaria Urbas

Las cuentas publicadas por Urbas Grupo Financiero S.A. y su grupo consolidado, referidas al segundo informe financiero semestral relativo a los doce meses del ejercicio 2015, presentan una variación sustancial que ha afectado sustancialmente a las cifras publicadas, debido a la operación de integración de la sociedad Aldira Inversiones Inmobiliarias S.L., integración que de conformidad con la normativa aplicable se ha reflejado contablemente mediante el método de adquisición inversa, por lo que a nivel consolidado dicha sociedad se considera la adquirente, con las implicaciones que ello tiene sobre la composición de los fondos propios y en la determinación del valor de los Activos y pasivos, así como sobre la información financiera comparada.

Dichas cuentas a nivel individual muestran una mejoría muy importante en la partida de Pérdidas y Ganancias correspondiente al ejercicio 2015. En efecto, esta partida ha pasado de una pérdidas de 17,3 millones de euros a 4,256 millones de euros, lo que supone una mejoría del  75%.

A nivel consolidado, recogen unas pérdidas de 15,380 millones de euros, si bien es preciso aclarar que el resultado efectivamente reconocido en patrimonio es de 4,308 millones de euros, proviniendo la diferencia existente en las cuentas de pérdidas y ganancias a un deterioro de inmovilizado existente en la sociedad integrada, Aldira Inversiones inmobiliarias S.L., cuyo origen está en una reducción de capital previa a su aportación a Urbas por lo que dicho concepto no se tiene en cuenta en el estado de cambios en el patrimonio neto.

Dichas pérdidas, por tanto, provienen básicamente de gastos financieros correspondientes a los intereses devengados por la deuda financiera de la compañía, y a gastos corrientes comprendiendo estos gastos de personal y servicios externos.

Además hay que destacar en este informe individual que el capital social ha experimentado un notable incremento (del 1.373 %), ya que en 2014 era de 22,8 millones de euros y en 2015 de  336 millones de euros. Más relevante es la evolución de los fondos propios puesto que han pasado de una cantidad negativa de -47,9 millones de euros a una positiva de 338,7 millones de euros, eliminando así la causa de disolución de la Sociedad, como sucedía con otras muchas empresas inmobiliarias debido a la depreciación de sus activos por la crisis inmobiliaria. Todo ello ha conducido a un Balance individual de 459,4, millones de euros, que pone de manifiesto un incremento del  500 % en el tamaño de la Sociedad.