General

Bridgestone: un ejemplo japonés de automatización

La marca Bridgestone sigue innovando y creciendo en España. El último paso en esta línea ascendente de la multinacional japonesa es que va a convertir su planta en Basauri, Bizkaia, en la más moderna y automatizada de toda su flota después de aprobar una inversión en la misma de 45 millones de euros.

Esta partida del presupuesto de la empresa busca instalar y perfeccionar la robotización del proceso productivo y la digitalización de la empresa. No es la única novedad en esta fábrica, en la cual también se lleva a cabo un nuevo modelo de organización que incluye un proceso de ‘coaching’ para sus empleados.

Además, la planta de Basauri tiene el reconocimiento de haber sido capaz de desarrollar, producir y vender con éxito una línea de neumáticos de bajo coste, comercializados con la marca Dayton, los cuales son fundamentales en el futuro de la marca y sus beneficios ya que necesitaban un producto que compitiera con los bajos precios que estaban ofreciendo empresas competidoras de China.

Recientemente, el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, ha resaltado que la sede en territorio vasco es “un referente en sistemas de gestión avanzada e innovación tecnológica”. Apostillando que Bridgestone es un modelo para las pequeñas y medianas empresas del entorno y un referente. Parte de este éxito, además de en la fabricación, está en la extensión de los puntos de venta y en la facilidad para adquirir sus neumáticos, ya que con un solo click, se pueden comprar ruedas Bridgestone a precios competitivos fácilmente.

Este punto de fabricación, que cuenta con más de 750 trabajadores, no es el único en España. En territorio nacional se contabilizan otras tres fábricas ubicadas en Usansolo (Bizkaia), donde se produce tejido textil para los neumáticos, en Puente San Miguel (Cantabria), donde se producen neumáticos para tractores, y Burgos, la cual se encarga de las cubiertas para turismos. Entre las cuatro plantas atesoran alrededor de 3.000 trabajadores y facturan en torno a los 760 millones de euros anuales.

Estos datos son solo una muestra o un paso más de que la multinacional japonesa, con presencia en 30 países europeos, no para de evolucionar y una parte importante de ese crecimiento tiene su raíz en España.

Fuente de la imagen: Fuente: Pixabay