General

10 pasos para solicitar créditos rápidos de forma sencilla

Aunque el fuerte de los créditos rápidos es, precisamente, su sencillez, nunca está de más aclarar los pasos necesarios para que una transacción de este tipo sea realizada de forma satisfactoria. Este, al igual que los préstamos tradicionales, son instrumentos financieros que requieren de un procedimiento y una metodología bastante bien encauzada. Realizar los pasos correctamente es lo que garantizará que, no sólo se apruebe el primer crédito, sino que la entidad financiera esté en la capacidad y la confianza para seguir otorgando préstamos al usuario, aumentado las cantidades tope y disminuyendo los intereses al vencimiento, flexibilizando también los plazos para pagar.

Por tanto, un paso a paso para solicitar un crédito no es una cartilla tediosa. Es, sencillamente, una guía de buenas maneras para que todo resulte mejor.

Motivo para solicitarlo

El primer paso para tener un crédito rápido efectivo en la cuenta bancaria es tener una razón de peso para hacer la solicitud. Y la razón de peso no sólo exige un motivo para gastar ese dinero, para utilizarlo debida e inmediatamente. La razón de peso también incluye que el usuario ya haya realizado un análisis general y esté al tanto de que no existe ningún otro instrumento financiero que pueda ser utilizado. A pesar de su practicidad, su inmediatez y las políticas de puertas semiabiertas de las entidades que prestan mediante estos métodos, a veces hay otras alternativas menos costosas, o incluso, de plano, no es necesario solicitar dicho producto.

Así pues, el primer paso es trascendental. Se resumiría en la respuesta a las siguientes preguntas: ¿Por qué se requiere un crédito rápido? ¿No hay otras maneras?

Tener un monto mínimo y máximo en mente

El segundo paso también comparte el carácter analítico del primero. Una vez se sabe que el préstamo se solicitará para, ejemplo, reparar la puerta del garaje, pagar un curso que es necesario para optar a un puesto laboral mejor, restaurar un mueble para venderlo en menos de un mes, o para cambiar los neumáticos del coche; es necesario ponerse manos a las calculadoras para obtener una proyección de cuáles son los montos mínimos y máximos requeridos para cubrir esos gastos.

Este paso es novedoso e interesante. A diferencia de otros, donde se establece una cifra única, basarse en montos mínimos o máximos ofrece flexibilidad en la decisión para el usuario. Algunas plataformas que otorgan préstamos rápidos aumentan o disminuyen la cantidad de intereses a pagar tras solicitar diez o veinte euros más, o menos. Por tanto, tener cifras límites tanto en lo más bajo como en el tope, ayudará a saber escoger más adelante qué alternativa es más conveniente, de acuerdo a los intereses y plazos.

Buscar información

Un paso elemental e importante para tomar la mejor decisión es realizar una búsqueda exhaustiva en internet, y comparar los portales de minicréditos. El crecimiento que ha tenido el negocio de las soluciones de créditos rápidos ha tenido una consecuencia muy notoria: hay muchos más sitios en internet con información valiosa, y hay muchas ofertas exclusivas disponibles en cada sitio. Por tanto, una labor delicada pero ineludible es realizar estudios y comparaciones sobre todas las ofertas posibles que aparezcan en los mejores sitios del rubro.

Sólo cuando se hayan conseguido algunos productos estrechamente vinculantes a la solicitud que se planea hacer, es que puede continuarse al siguiente paso.

Comparar intereses y plazos

Anteriormente, ya se hacía mención de la importancia de escoger promedios en cuanto a los montos necesarios para hacer la solicitud. Cada cantidad de dinero, en las entidades que realizan préstamos rápidos, otorga un valor mayor o menor al porcentaje de intereses a pagar. También, influye de forma categórica en el plazo con el que contará el usuario para devolver el préstamo más sus potenciales intereses.

En internet, hay muchas empresas que ofrecen servicios parecidos, o prácticamente iguales. A pesar de su igualdad teórica, en la práctica hay dos variables que terminarán inclinando la balanza a la mejor decisión. La primera se llama “intereses”.

Los intereses, en algunas plataformas, se suprimen para un préstamo a un plano menor a un mes. Es conveniente tenerlo en cuenta porque nunca será igual pedir prestados 500 € y devolver 650 €, que pedir prestados 500 € y devolver 500 € a fin de mes. Lo no gastado, supone un ahorro.

La segunda variable considerable y diferenciadora se llama “plazos”. En algunas oportunidades, habrá empresas que se animen a prestar más de 2.000 €. Sin embargo, y aunque puedan tener misma cantidad de intereses finales, una podrá prestarlos por 45 días, y otra por hasta 75 días. La diferencia de un mes corrido, hará que una u otra opción sea la más conveniente.

Considerar si se encuentra en Asnef

La lista de morosos de ASNEF es el mayor registro del país en ese sentido. Es decir, aquí relucen los nombres completos, direcciones y DNIs de todas las personas que, por cualquier razón, han incumplido pagos con las empresas que conforman dicho registro. En la actualidad, más del 85% de todas las empresas de España están registradas en ASNEF y diariamente actualizan la información de las personas que mantienen deudas en torno a sus compromisos dinerarios.

Que el nombre de un usuario aparezca en ASNEF es decisivo para optar a créditos. Las instituciones financieras tradicionales ni siquiera tomarán en cuenta una solicitud que venga de una persona que se encuentra en el registro de ASNEF. No obstante, las entidades que ofrecen microcréditos tienen secciones especiales para personas que están en ASNEF, y en algunos casos con préstamos superiores a los 2.000 €. Estas secciones se denominan, en todos los casos, préstamos con ASNEF.

Estas ofertas deben ser consideradas por una persona que esté en el listado. Su uso, y la devolución positiva tras la aprobación, puede ser una posibilidad de abandonar el listado en corto plazo.

Elegir mejor oferta

Tras tener toda la información segmentada sobre los créditos rápidos, considerando ASNEF, o si serán minicréditos o préstamos de muy corta duración y montos menores a 1.000 €; ha llegado el momento de buscar la mejor web para encontrar préstamos rápidos online. Aquí las ofertas y disponibilidades abundan. Escoger dependerá de cada caso, y teniendo en cuenta los pasos anteriores.

Planificar cómo usarlo y cómo pagarlo

Si ya se tenía presupuestado un monto promedio para optar a un crédito rápido, mejor que nunca se debe haber tenido una planificación de cómo usar el dinero una vez se acredite en la cuenta.

Antes de enviar la solicitud a la plataforma prestamista, es necesario saber cómo se usarán los fondos; y, más aún, cómo se conseguiría el dinero para devolver el crédito en el plazo convenido. Ambos pasos son de irrevocable mandato.

Enviar solicitud

Una vez completados los primeros 7 pasos, es hora de enviar la solicitud.

Para enviar una solicitud a la plataforma, se necesitarán tres datos básicos: el nombre completo, el correo electrónico, y el número de identificación del DNI.

Con esta información se registra un nuevo usuario en todas las plataformas crediticias online. Una vez dentro, se formula la solicitud y al cabo de minutos o pocas horas el dinero está acreditado y listo para usarse.

Utilizar y devolver el préstamo

Aunque es un paso obvio, la última parte del proceso es a menudo olvidada, o pospuesta. Las entidades online, por norma general y lógica, son inflexibles con el plazo de vencimiento. Del mismo modo que son puntuales e inmediatas en la acreditación de los fondos, exigen que los usuarios sean responsables en la devolución de los mismos.

Conviene recordar que es imperiosamente obligatorio utilizar los fondos para lo que inicialmente se solicitó. Si se han conseguido de otra manera, es mejor devolverlos antes de incurrir en un problema mayor de despilfarro.

Si todos los pasos anteriores se completaron de forma exitosa, y todo estuvo de maravilla, no queda más que volver al paso inicial.

Las entidades de crédito online mantienen políticas de fidelidad y premiación muy robustas y mientras más y mejor se usen sus créditos, mayores opciones tendrá el solicitante. Así, se gozarán beneficios como el descuento o eliminación de intereses, la flexibilidad en los plazos, y hasta la opción a mayores cantidades de dinero.