A fondo General

¿Cómo funcionan los negocios franquiciados?

La situación económica del país (que aún continúa en el camino de dejar atrás la crisis) ha hecho que sean muchas las personas las que se planteen buscar trabajo por su cuenta para no tener que depender de nadie. Como comenzar de cero una empresa resulta un trabajo duro y costoso existe una alternativa en forma de franquicia. Se trata, ni más ni menos, que de un contrato que se lleva a cabo entre dos partes. De un lado se encuentra el franquiciador (la persona que cede el derecho a explotar un modelo de negocio, empleando su marca) Y, de otro, el franquiciado. En la actualidad las franquicias que están obteniendo mejores resultados en España son aquellas que se dedican a los servicios, a la distribución y a la producción. Estos son datos relevantes a la hora de elegir una u otra empresa. Es también importante, antes de elegir una franquicia, tantear el terreno. En Internet existen multitud de webs en las que la gente cuenta sus experiencias personales. Por ejemplo, en el caso de Mail Boxes la opinión de los franquiciados está accesible desde una web especial para tal efecto.

La principal ventaja de optar por una franquicia, en lugar de por un negocio propio y nuevo, es que la empresa que se pretende franquiciar ya ha establecido las bases, ha hecho todo el trabajo inicial y ha conseguido cosechar el éxito. Es, por tanto, una apuesta sobre seguro. También resulta interesante porque en su propio camino han ido descartando aquellas acciones que no resultaban beneficiosas e implementando sólo las que ofrecían buenos resultados y esto también se transmite.

Lo que no hay que perder de vista es que la empresa matriz también quiere sacar un beneficio con esto y, por este motivo, pondrá todo lo que sea necesario de su parte para que el negocio que se desarrolla a partir de ella funcione. Siendo así se suele contar con una zona de exclusividad, donde otras empresas de la misma marca no tienen cabida.

Otro factor interesante a la hora de optar por una franquicia es que, desde el primer momento, se puede ser más competitivo frente a empresas similares del sector. Esto ocurre porque al contar con una franquicia se obtienen economías de escala. Es decir, como los bienes y/o servicios que se requieren se piden al por mayor esto supone un ahorro que las pequeñas empresas no tienen. Así, el resultado final es mucho más atractivo también para el público.

Pese a que las ventajas están demostradas y son obvias conviene, antes de tomar una decisión así, hacer un estudio de mercado, ver qué opciones reales existen y cómo operan esas empresas en las que se tiene interés. No hay que dejar de lado aspectos tan importantes como qué tipo de soporte o asistencia ofrecen; los aspectos financieros requeridos y, por supuesto, los legales. Todo ello puede ser un condicionante. El que una empresa ofrezca una franquicia no tiene porqué ser una buena oportunidad. Siempre es interesarte echar un vistazo por Internet y ver qué opinan otros que han estado antes en la misma situación sobre la empresa de interés.