Artículos patrocinados

Pobreza económica frente a dolor lumbar

El dolor de espalda lumbar se sitúa a la cabeza de los problemas de salud crónicos más frecuentes en nuestro país, afectando a casi un 20% de la población total; dicho de forma numérica, uno de cada seis adultos sufre problemas en la zona. No es de extrañar. Las malas posturas que tomamos trabajando en la oficina frente al ordenador o, simplemente, al dormir; sensaciones y emociones negativas que nos tensan: estrés, ansiedad…; incluso, el gesto más insignificante a la hora de comprobar el correo o de leer Whatsapp en el móvil. Todas ellas, con el paso del tiempo, acaban repercutiendo, de un modo u otro, en los trastornos de espalda que la sociedad actual sufre; una señal de advertencia a la que, a veces, no prestamos la debida atención. Tanto es así, que el porcentaje de personas que en un futuro se verá afectada por diferentes enfermedades que atañen a la columna vertebral asciende a casi el 85%, un dato más que preocupante. Evitar todos esos focos que aumentan las posibilidades, es un paso determinante a la hora de tratar de reducir ese número, y acudir a especialistas que sepan ayudarnos en ello, es algo que nos recuerdan desde el Instituto Clavel (www.doctorclavel.com), uno de los mejores centros a nivel mundial en cirugía no invasiva de la columna vertebral y pionero en la cirugía ADR (Artificial Disc Replacement), en Barcelona.

Mayores recursos en formación y un gran apoyo económico

Los avances clínicos en el campo de I+D han promovido, además, la evolución del sector hacia un punto mucho más cabal, con el uso de tecnología de alta precisión. Los elevados esfuerzos, formativos y económicos, que se han emprado en este desarrollo, han permitido que los neurocirujanos de hoy en día puedan velar por ofrecer toda la atención necesaria en sus centros especializados, y tratar de poner fin a esos contratiempos que llevaban a muchos pacientes a catalogar de insostenible la situación que vivían, y a buscar la solución a medida para tratar de solventar los problemas de espalda.

Aunque esa evolución nos sorprenda, todavía queda un largo camino por recorrer y mucho qué descubrir en el campo de la neurología para dar solución a los casos más complejos que, lastimosamente, se suceden alrededor del mundo, especialmente en países subdesarrollados donde la ayuda y los recursos económicos escasean entre la población para poder, si quiera, buscar una salida óptima a sus dolores.

Un futuro alentador, aún incierto

No son menores, los esfuerzos que están emprando expertos y médicos profesionales para lograr llegar a todas y cada una de las personas que padecen dolencias de esta índole y que, seriamente, pueden agravar la calidad de vida de todas ellas. La edad, sin querer, hace mella en nuestro organismo y repercute seriamente en el empeoramiento de los problemas de espalda. Pero, que los datos hablen de más de un 80% de pacientes, pone en alerta al campo sociosanitario y a la población en general, quien debería tomar consciencia de ello y comenzar a actuar de forma precavida para evitar situarse en el punto de mira.

Las opciones económicas, han supuesto también un retroceso en materia, ante un mundo desconocido que requiere de una altísima inversión para, apenas sí, dar un pequeño paso. Ante datos como éste y frente al crecimiento imparable del nivel de pobreza social, que se sitúa por encima del 50% a nivel mundial, y que es distinguido dentro de cada país, aún y considerar países plenamente desarrollados (la pobreza severa alcanzó en 2015 a 2,6 millones de personas en España); se hace todavía más difícil pensar en la igualdad de posibilidades que, en un futuro no muy lejano, tendrá ese 80% de población mundial para acceder a las más innovadoras técnicas clínicas para eliminar sus dolores de espalda. Habrá que prestar atención a los siguientes pasos en materia y confiar en los esfuerzos dedicados por parte de los profesionales, como los del Instituto Clavel en Barcelona (www.doctorclavel.com) para encarrilar esa desviación visible en el camino y procurar ofrecer las mismas condiciones ante este problema sociosanitario tan preocupante.