Artículos patrocinados

Cómo disfrutar del turismo en Barcelona de manera económica

Barcelona lleva años siendo una de las urbes españolas que registran mayores cantidades de visitantes sobre todo en la estación veraniega, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta las características tan positivas de las que presume la Ciudad Condal. Sin embargo, muchos viajeros de nuestro país siguen mostrándose reticentes a acudir a ella principalmente por el factor monetario.

Y es que la capital catalana siempre ha tenido fama de no ser demasiado asequible especialmente si se hace acto de presencia en ella durante los meses de mayor afluencia turística. Afortunadamente, poniendo en práctica una serie de pautas existe la posibilidad de disfrutar al máximo de Barcelona sin que la economía doméstica sufra a causa de ello.

Aprovecha las actividades gratuitas que se organizan habitualmente

Tanto el ayuntamiento como diversas entidades y empresas en general son plenamente conscientes de que la situación monetaria tanto de los turistas nacionales como de los que viajan desde países extranjeros no siempre es todo lo buena que cabría esperar, por lo que tratan de ofrecer alternativas a coste cero a las que cualquier viajero pueda optar. Un claro ejemplo es el de Strawberry Tours, entidad en la que trabajan guías turísticos freelance.

Dichos profesionales se encargan de mostrar todo tipo de lugares y monumentos emblemáticos, explicando desde aspectos relacionados con su historia hasta curiosidades que resultan de gran interés para todos los asistentes que solamente pagan por el servicio lo que ellos mismos consideran oportuno.

En la Ciudad Condal son centenares las actividades gratis que tienen lugar a lo largo del verano. Otra buena muestra de ello son las sesiones de patinaje urbano que diversas asociaciones organizan sin ánimo de lucro con el único objetivo de fomentar una vida activa a la par que divertida. De hecho, los turistas que se decantan por llevar a cabo esta disciplina deportiva en grupo afirman que la experiencia es enriquecedora de principio a fin, puesto que durante el transcurso de la misma socializan con otros viajeros y contemplan lugares de lo más bellos.

El alojamiento es más asequible que nunca gracias al alquiler de habitaciones

Una de las principales adversidades a las que debían hacer frente hasta ahora los turistas que se decantaban por Barcelona como ciudad en la que pasar sus vacaciones de verano hacía referencia a los elevados precios de los alojamientos, sobre todo en junio, julio y agosto. Por suerte unos años atrás comenzó a popularizarse una alternativa que hoy en día es elegida por multitud de viajeros.

Se trata de alquilar una habitación, opción mucho más económica en comparación con los hoteles o apartamentos que exigen un desembolso inafrontable para muchas familias. El precio final viene dado en base a los días de estancia, variando la cifra en función de diversas características: baño privado o compartido con los propietarios u otros huéspedes, régimen alimenticio, proximidad respecto a las zonas más céntricas de la Ciudad Condal, etcétera.

A los precios que ya de por sí son bastante bajos se suman los descuentos aplicados por las plataformas online que llevan aproximadamente un lustro tratando de fomentar este tipo de alquileres turísticos que al principio eran una opción solamente tenida en cuenta por los conocidos como “viajeros mochileros” pero que, sin embargo, ha acabado convirtiéndose en la alternativa preferida por todo tipo de individuos y familias especialmente en ciudades cuya disponibilidad en términos de viviendas dista de ser alta en verano.

Metro: el método de transporte más económico para moverse rápidamente por Barcelona

La capital catalana tiene una superficie superior a los 100 kilómetros cuadrados en total, por lo que probablemente al disfrutar de tus vacaciones en ella te veas obligado a hacer recorridos de considerables distancias. Así lo ejemplifica desplazarse desde el Park Güell tras haber visitado uno de los monumentos más atractivos de la urbe hasta la playa de la Barceloneta para disfrutar de una refrescante sesión acuática.

Este tipo de desplazamientos son realizables cómoda y económicamente por los barceloneses gracias al Bicing. Sin embargo, los turistas que pretenden hacer uso de este sistema de transporte público se ven obligados a adquirir el abono anual, opción prohibitiva a nivel económico. Es por ello que la mejor alternativa consiste en hacer uso del metro.

El de Barcelona se caracteriza por disponer de excelentes conexiones, dando pie a que prácticamente cualquier punto de la ciudad sea alcanzado a los pocos minutos. De esta manera el valioso tiempo disponible para tus vacaciones no es perdido en trayectos largos y tediosos. Adicionalmente el precio es más que asequible, costando 2,20 euros el billete sencillo de una zona.

Poniendo en práctica todas estas recomendaciones la experiencia turística en la capital de Cataluña no supondrá un considerable desembolso y podrás gozar plenamente de una ciudad que te acogerá con los brazos abiertos desde el primer momento en que pongas los pies en ella.