Inversión

El sector financiero aúpa el Ibex en julio

Desde comienzos del mes de julio, el selectivo español Íbex-35 ha impulsado una escalada
alcista procedente del nivel de doble suelo creado en los 9.380 puntos, próximo a zonas de
mínimos anuales, según ha analizado ActivTrades.

Este aliento alcista en el índice provocó el testeo de la zona psicológica de los 9.900 puntos,
sometiendo al selectivo a un proceso de letargo lateral, dejando a su paso un nuevo soporte de
relevancia en las inmediaciones de los 9.663 puntos, figura que podría servir de apoyo para un
nuevo impulso alcista.

La publicación de resultados semestrales de grandes compañías que cotizan bajo el índice activó
el ritmo del selectivo, provocando la superación de la resistencia inmediata de los 9.820 puntos
y cerrando de esta forma el anterior hueco bajista creado el pasado 11 de julio. El sector
financiero ha podido influir mucho durante el último periodo del mes julio para que el selectivo
español cumpliera de esta forma parte de sus deberes, generando mayor confianza alcista.
Cerrando julio con esta perspectiva técnica en el IBEX-35, la superación de la gran barrera de
los 9.900 puntos podría dejar el camino despejado hacia el nivel de los 10.000 puntos, situación
que va a depender también de los fundamentales del resto de Europa.

Pero, ¿qué está sucediendo con el resto de índices europeos?

Nos encontramos con el DAX30 alemán y un CAC40 parisino, imitando prácticamente una
figura simétrica en relación a la del IBEX35. En este sentido cabe destacar la gran correlación
en impulsos alcistas, generados desde principios del mes de julio con el DAX luchando por
cerrar el hueco bajista dejado el pasado 19 de junio. La diferencia destacada entre ambos índices
es principalmente la superación de resistencias de relevancia. Mientras que el índice francés ha
superado el obstáculo de los 5.450 puntos, el DAX lucha por el quiebre de la barrera psicológica
de los 12. 835 puntos, haciendo un escenario más parecido al selectivo español en el cierre de
julio.

Con la finalización de julio, llegan los resultados de grandes bancos de la zona euro, así como la
intervención de bancos centrales, situación que podría influir en el rumbo de los índices citados.
En cuanto al FTSE 100 londinense, su gráfica es el claro reflejo de las grandes incertidumbres
que merodean alrededor del mismo, como consecuencia de medidas aún pendientes de adoptar
en el proceso “Brexit”.

Tras la gran escalada alcista protagonizada desde finales de marzo del presente año, el FTSE
100, entra en un proceso de constante letargo lateral alcista situación que, en caso de superar la
barrera de los 7.642 puntos, podría provocar continuidad alcista, con posible proyección a zona
de máximos anuales establecidos en los 7.850 puntos.