competición

El primer coche deportivo español
Sube por una empinada cuesta de tierra y, en el repecho, se cala. Al volante se sienta un joven entusiasmado. Es el rey Alfonso XIII (en la foto en blanco y negro), un verdadero aficionado al motor. La multitud ayuda al Monarca a arrancar el vehículo que, curiosamente, lleva su nombre. Los Hispano-Suiza encandilaron al Rey desde el principio. Pero también a los aficionados al deporte de motor. Más aún…