dior

Los jóvenes obligan al lujo a modernizarse y a tener conciencia
Se acabó lo que se daba. El lujo ha vivido al margen de la crisis durante demasiado tiempo. Su cliente de siempre, las señoras y señores que padecen esa extraña enfermedad conocida como tener el dinero por castigo, ya no les sacará las castañas del fuego durante mucho más tiempo. Si quieren sobrevivir necesitan captar a otro tipo de consumidor, que no comulga para nada con la forma de funcionar…