Eduardo Barreiros

Barreiros y la bendita locura del Simca 1000
Todo lo que lleve motor. Así, de un plumazo, metáfora de una ambición, se resume el ciclo vital e industrial de un empresario que fue más allá de su época e hizo que el desarrollismo franquista de los Suanzes, López Rodó, López Bravo y compañía tomara cuerpo en forma de vehículo. Al volante, el culpable de todo ello, símbolo de un capitalismo emergente que no fue del todo bien entendido…