subsaharianos

La avalancha que viene
Salir ilegalmente de Libia es protagonizar una aventura de terror. Quienes sobreviven cuentan escenas espeluznantes. Muchos han de subir a punta de kalashnikov a barcas de goma con cien viajeros, cuando les habían prometido que irían en barcos de madera. Otros son arrojados al mar, como los doce cristianos ahogados cerca de Italia tras discutir con pasajeros de otra religión. Otros mueren o ven morir a otros a machetazos o…