Artículos patrocinados

EE.UU. y China alcanzan un acuerdo de mínimos para poner fin a la guerra comercial

Tras más de dos meses de negociaciones, los gobiernos de EE.UU. y China han llegado a un acuerdo de mínimos consistente en la renuncia de ambos países a aumentar los aranceles mutuos y poner fin a una inminente guerra comercial temida por todos los mercados.

Así pues, el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, confirmó hoy la congelación provisional de los aranceles al acero (25%) y el aluminio (10%) impuestas a China, mientras que Pekín se compromete a reducir o eliminar las barreras que encuentran algunos productos estadounidenses.

“Hemos acordado poner en suspenso los aranceles mientras ejecutamos el acuerdo marco”, ha asegurado Mnuchin en declaraciones a la cadena de televisión Fox News.

Por su parte, el viceprimer ministro chino, Liu He, ha declarado que la solución de los problemas estructurales que existen desde hace años en las relaciones comerciales entre ambos países “requiere tiempo”.

China habría accedido a aumentar “significativamente” sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos, con el objetivo de reducir el déficit comercial de 375.000 millones de dólares de Washington respecto a Pekín. Sin embargo, el gobierno estadounidense no habría conseguido convencer al país asiático de reducir ese déficit en 200.000 millones de dólares hasta 2020.

El compromiso acordado es firme en el sector industrial agrícola y energético, mientras que hay voluntad de hacerlo en los productos manufacturados y los servicios.

“Hay compromisos muy fuertes en el tema de agricultura, esperamos ver un gran aumento, unos aumentos de entre el 35 y el 40 % en (las compras de) agricultura solamente este año”, defendió Mnuchin. “En el área energética, duplicaremos las compras de energía. Creo que podríamos ver 50.000 o 60.000 millones de dólares al año de compras energéticas durante los próximos 3 a 5 años. Estratégicamente, eso es muy importante para nosotros”, recalcó.

Alivio entre los inversores

El enfrentamiento comercial entre EE.UU. y China alcanzó su momento álgido el pasado mes de abril, cuando el presidente Donald Trump anunció medidas adicionales a los aranceles ya impuestos al acero y el aluminio. Por su parte, China respondió con aranceles a productos agrícolas que Estados Unidos compra de manera habitual al gigante asiático, en especial la soja.

Esta escalada puso a la economía mundial al borde de una guerra comercial sin precedentes pero también al mercado de valores, haciendo funcionar a pleno rendimiento las plataformas de negociación de divisas. A pesar del fuerte crecimiento de la economía global, el temor a una guerra comercial bastó para obligar a muchos inversores a vender.

Aunque parece que la temida guerra está más lejos cada día, los inversores tienen que estar siempre preparados para la posibilidad de que se produzca. De hecho, el secretario del Tesoro puntualizó que el presidente estadounidense, Donald Trump, “siempre puede decidir volver a imponer los aranceles” en el caso que China no cumpla sus compromisos bajo el acuerdo marco.

Si así fuera, los inversores podrían adoptar ciertas medidas de precaución como alejarse de los sectores más vulnerables a las tensiones políticas, evitar los países excedentarios o, incluso, salirse del dólar.