General

¿Cuál es el funcionamiento de un mercado de divisas?

Cuando se empieza a hablar de mercado de divisas, es muy posible que las primeras palabras que nos vengan a la mente para definirlo sean Mercado, Cambio y Cotización de Divisas, y en efecto, estas tres palabras engloban de una manera más simple y exacta su funcionamiento. El mercado de divisas, también conocido como Foreign Exchange (Forex) es un mercado global y descentralizado en el que se negocia y se opera con las divisas, su objetivo inicial fue la facilitación de cobertura al flujo monetario que se deriva del comercio internacional.

Actualmente es el mercado financiero más grande del mundo con un volumen medio de alrededor de 5 billones de dólares al día. Este mercado permanece operativo las 24 horas de 5,5 días a la semana, comenzando sus operaciones los domingos por la tarde en Australia y terminando los viernes en Nueva York, constituyendo el mercado financiero con mayor proyección de crecimiento en el mundo financiero moderno.

El mercado de divisas es un mercado libre no reglado y carece de una ubicación centralizada, operando como una red electrónica global de bancos, instituciones financieras y operadores particulares, con el principal objetivo de comprar y vender divisas teniendo siempre en cuenta su volatilidad en la relación de cambio. Al no estar reglado, no existe ningún órgano de compensación o liquidación que haga de intermediario entre las partes interesadas y garantice el cumplimientos de las obligaciones que se hayan convenido entre ellas. Todas las operaciones son contratos particulares entre las partes.

Las principales funciones del mercado de divisas

  • Fijar los precios de las monedas. En un Conversor de Divisas XE se puede comprobar de forma exacta el número de unidades de una moneda que hay que entregar a cambio de las unidades de monedas que queramos comprar.

 

  • Financiar el comercio internacional, ya que sus operaciones forman una parte muy significativa del mercado de divisas.

 

  • Favorecer el intercambio de fondos entre los países, ya que siempre hay países con excedentes de liquidez y países con necesidad de liquidez.

 

  • Permitir la realización de coberturas de riesgo de tipo de cambio, cuando se realizan grandes inversiones en una moneda extranjera.

La clasificación de las monedas

Todas las monedas se identifican con un código de 3 letras, de esta forma, cuando se consulten los tipos de cambio de dos divisas, su identificación consta de 6 letras, uniendo los dos códigos de las divisas con las que se quiera operar. Las tres primeras letras corresponden a la moneda base y las tres segundas, se refieren siempre a la moneda cotizada.

Entre todas las monedas que nos podemos encontrar en el mercado de divisas, la más representativa es el dólar americano, del cual hay más del 65 % de reservas en los bancos centrales, y le sigue el euro, siendo la moneda en la que están denominadas más del 27 % de las reservas internacionales. De todas formas, en el mercado de divisas, al existir una gran variedad de monedas, estas se clasifican en cuatros grupos para que su identificación sea más fácil.

  • Monedas G-10: en este grupo nos encontramos con las monedas más representativas del mundo:
    • Dólar americano USD               
    • Euro EUR                                             
    • Libra Esterlina GBP                                
    • Yen Japonés JPY                           
    • Dólar canadiense CAD
    • Franco Suiza CHF
    • Dólar Australiano AUD
    • Dólar neozelandés NZD
    • Corona Sueca SEK
    • Corona Noruega NOK
  • Monedas emergentes: como el zloty polaco (PLN), la corona checa (CZK), el peso mexicano (MXN), el florín húngaro (HUF), el rand sudafricano (ZAR) y el rublo ruso (RUB).
  • Monedas Oriente Medio: como son el shekel israelí (ILS), la libra egipcia (EGP), el riyal saudí (SAR), el dólar Hong Kong (HKG) y el yuan chino (CNH).
  • Monedas “Commodity”: como el dólar canadiense (CAD), el dólar australiano (AUD), el peso colombiano (COP), el sol peruano (PEN), el real brasileño (BRL), el peso chileno (CLP) o la corona noruega (NOK).

Un mercado difícil de predecir

Para operar en el mercado de divisas se tienen que tener conocimientos previos de este mercado ya que se trata de inversiones de muy alto riesgo, donde los precios de las monedas fluctúan día a día en función de la oferta y la demanda que haya de ellas. Además, todos los movimientos se ven afectado por una serie de factores económicos, sociales y políticos de cada país, factores muy difíciles de predecir.

Entre los factores económicos, es necesario tener en cuenta las tasas de interés, el PIB, el índice inflacionario, el desempleo y la deuda externa de los países entre otros. Los factores políticos también pueden afectar al movimiento de las divisas en cuanto a la estabilidad política de un país, que no se esté en riesgo de conflicto social o armado. Otro de los factores que más afecta a los tipos de cambio son los rumores en las bolsas de acciones, la psicología juega un papel muy importante puesto que un solo rumor popularizado puede verse a través de cambios caóticos en las cotizaciones del mercado de divisas.

https://www.larazon.es/economia/como-invertir-en-divisas-JO18525826