Empresas

Moody’s dice que España avanza en el adiós al carbón y anuncia un descenso en los precios de la energía para 2022

España y Portugal se encuentran bien posicionados para cumplir con sus objetivos de decarbonización para 2020, y ambos países reducirán sus emisiones de carbono aún más en 2030, señala Moody’s Investors Service en un nuevo informe publicado hoy.

El informe de Moody’s titulado, “Europe’s electricity markets: In Iberia, decarbonisation policies will drive power market evolution to 2030” se encuentra disponible en www.moodys.com. Los suscriptores de Moody’s pueden descargar el informe en el link al final de este comunicado de prensa. El informe de la calificadora es una actualización para los mercados y no constituye una acción de calificación.

“La penetración de las renovables en España y Portugal continúa ligeramente por debajo del objetivo de decarbonización para 2020, pero el incremento en la capacidad de fuentes renovables, junto con el avance logrado en los sectores de calefacción y refrigeración y en el transporte, deberán reducir el diferencial”, señala Niel Bisset, Senior Vice President de Moody’s.

Adicionalmente, España y Portugal están desarrollando estrategias de “transición energética” para disminuir aún más las emisiones de carbono hacia 2030, en línea con los objetivos de la UE.

“Esperamos que el mercado energético en Iberia continúe evolucionando gradualmente hacia 2030, viéndose caracterizado por el cierre de plantas de carbón, el aumento en la penetración de las renovables y la implementación de medidas para asegurar que la generación a base de gas permanezca como respaldo, posiblemente a través de mercados de capacidad”, explica Bisset.

Moody’s espera que bajen ligeramente los precios de la energía en el período hacia 2022, reflejando las previsiones sobre los precios de las commodities de la calificadora, el amplio margen de reserva existente y el modesto incremento en la demanda de la energía eléctrica. Mientras que el crecimiento de la generación de renovables presionará los precios de la energía eléctrica, esta situación se verá compensada con los cierres de la capacidad de generación eléctrica a base de carbón.