Artículos patrocinados

¿Qué tipo de profesionales hacen falta en España?

Hoy en día hasta un 24% de los directivos españoles encuentra dificultades cuando se intenta cubrir los puestos de trabajo vacantes en sus organizaciones.

Estas son las conclusiones de un estudio realizado por ManpowerGroup sobre la escasez de talento en 2018. Por lo que parece, cada vez es más difícil encontrar el perfil profesional deseado y es necesario empezar a tomar medidas para encontrar una solución a este problema.

Sin embargo, no todo es tan negativo. De hecho, Internet se ha convertido una gran ayuda a la hora de revitalizar el mercado laboral, ya que abre muchas posibilidades para los profesionales. Cada vez existen más plataformas enfocadas a solucionar este tipo de problemas; un ejemplo claro es Cronoshare. Esta página, cuyo objetivo es proporcionar presupuestos de profesionales cualificados, busca dar a estos una mayor visibilidad y se les pone en contacto con clientes potenciales.

¿En qué sectores es más notable esta escasez de profesionales?

Hay que resaltar que los perfiles más afectados son aquellos que se incluyen dentro de la categoría de los oficios manuales. Cada vez es más difícil encontrar electricistas, carpinteros, albañiles, yeseros, fontaneros o soldadores cualificados que puedan cumplir con las expectativas de los empresarios.

Por otro lado, esta situación no parece que vaya a cambiar a la larga, a no ser que se empiece a actuar. De hecho, el último informe sobre el panorama educativo que incluye los indicadores de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) señala que únicamente un 12% de los alumnos españoles optan por la Formación Profesional, frente al 26% de media en el resto de países miembros.

En España es cada vez más difícil encontrar jóvenes cuya vocación sea dedicarse a oficios manuales. La mayoría sigue optando por cursar estudios universitarios, a pesar de que la tendencia del mercado nos va conduciendo hacia una mayor demanda de perfiles técnicos que no requieren estudios superiores.

¿Cuáles son los motivos que subyacen tras la escasez de profesionales?

Es complicado señalar una causa específica que pueda explicar este fenómeno. Lo más probable es que esa reticencia a la hora de apostar por oficios manuales tenga su origen en diversos factores que se complementan.

Uno de los posibles motivos podría ser el estatus social que aparentemente otorga el hecho de poseer un título universitario. A pesar de que en la teoría ningún negocio o empleo debe ser menospreciado, en la práctica muchos jóvenes temen las consecuencias de escoger un curso de formación profesional. En muchos casos este temor se ve fomentado por los propios progenitores y por la falta de orientación en los centros educativos.

La consecuencia directa de esto es la falta de formación que existe en este tipo de sectores profesionales. Y todo ello se ve acrecentado por los requisitos que fija la legislación para determinadas profesiones. Un ejemplo claro de esto lo constituyen los cursos de prevención de riesgos laborales que quienes quieren trabajar en la construcción han de tener.

Por último, no podemos dejar de lado que en muchos casos lo que frena a una persona a la hora de lanzarse a desempeñar uno de estos trabajos tiene que ver con la economía sumergida. No es ninguna novedad que existen profesionales no cualificados que se dedican a llevar a cabo una actividad sin declararla, ofreciendo precios difíciles de mejorar. En este sentido, el resto de profesionales temen que no haya espacio para ellos en el mercado laboral y creen que existen otros caminos con mejores opciones.

Es importante desterrar estas ideas de las mentes de la población. En realidad, hay estudios que demuestran que el 88% de los alumnos que cursan estudios de FP encuentran trabajo en torno a seis meses después de haber terminado.

¿Qué soluciones es posible encontrar a este problema?

Al principio del artículo mencionábamos el estudio realizado por ManpowerGroup. En él se ofrecen una serie de pasos para que las empresas puedan solucionar el problema del que estamos hablando.

Lo primero de todo consiste en crear el talento que hace falta. Esto quiere decir que es necesario no solo identificar el talento, sino también invertir para que este se desarrolle.

En segundo lugar, es vital tener la capacidad de atraer ese talento para poder sacar el mayor beneficio posible de él.

El tercer paso consistiría en compartir ese talento. Esto quiere decir que las empresas deben estar atentas a las comunidades de profesionales que existen fuera de ellas para poder aprovechar todo su potencial. Algunos ejemplos que nos ofrecen son los trabajos a tiempo parcial, los profesionales freelance o contar con trabajadores temporales.

Y, para terminar, es necesario adquirir la habilidad de transformar el talento. Con esto se refieren a ayudar a los profesionales a promocionarse tanto dentro como fuera de la empresa.

Por otra parte, es cierto que la misión de solucionar la escasez de profesionales no ha de recaer solo en las empresas. El gobierno también debe apoyar el cambio para ayudar a encontrar soluciones. Además de promover una educación orientada a cubrir estas necesidades laborales, es importante que se facilite la contratación de jóvenes a través de medidas que hagan el proceso más atractivo.

En cualquier caso, como ya mencionábamos al inicio, hoy en día es posible encontrar múltiples herramientas de apoyo para solucionar el problema de la escasez laboral. Un ejemplo de ello lo constituye la plataforma Cronoshare. En ella se facilita a los profesionales la búsqueda en, ya que se les pone en contacto con particulares interesados en sus servicios. De esta forma las dos partes salen beneficiadas.

Tal vez sea difícil y todavía estemos lejos de alcanzar una solución definitiva para la escasez de mano de obra que sufrimos, pero sin duda este es el camino.