jueves 21 • octubre 2021
- Publicidad -
- Publicidad -

La industria de la moda pierde un 90% de beneficios este 2020

- Advertisement -spot_img

La industria de la moda sufre un drástico descenso del 90% de los beneficios económicos este año. Esta es una de las principales conclusiones del informe ‘The State of Fashion 2021’ (El Estado de la Moda 2021) realizado por Business of Fashion (BoF) y McKinsey & Company que se ha publicado este miércoles durante el segundo día del evento global VOICES, la conferencia anual del BoF que reúne a los grandes pensadores mundiales de la industria. Esta es la quinta edición del informe dedicado a analizar el futuro de la industria de la moda – un sector de 2,5 miles de millones de dólares a nivel global – que se basa en entrevistas exclusivas a los principales directivos y en una encuesta a más de 320 profesionales de la moda.

En medio de una crisis humanitaria que afecta a miles de millones de personas globalmente, la Covid-19 también ha sido el catalizador de una recesión económica mundial y la industria de la moda ha sufrido el peor año de su historia. En un contexto de caída de las ventas, de cambios rápidos en el comportamiento de los consumidores y de interrupción de las cadenas de suministro, las empresas de la moda sufrirán una disminución del 93% de sus beneficios económicos, tras un aumento del 4% en 2019, según el Índice Mundial de la Moda de McKinsey.

Achim Berg, Socio Senior y líder mundial de la práctica de la industria de la moda y lujo en McKinsey explica: “Como resultado del dramático descenso de los beneficios económicos, el valor de la industria de la moda se concentra aún más entre los principales actores del mercado: la industria registró una destrucción del 60% de su valor en 2019, llegando hasta 73% en 2020. En este entorno de disrupción, los líderes deben desarrollar nuevas estrategias y tener la agilidad para cambiar su oferta de productos”.

A medida que la crisis sanitaria y económica mundial se prolongue en el tiempo, el año 2021 servirá de puente entre la realidad pre-pandemia y un período de recuperación potencialmente prolongado para la industria mundial de la moda. El ritmo de la recuperación variará según las categorías de producto, los segmentos de valor y los mercados geográficos, con algunos focos de crecimiento a pesar de los continuos desafíos económicos. Las empresas de moda centradas en la apuesta digital, Asia (en particular China) y el lujo pueden tener la ventaja competitiva.

Ignacio Marcos, socio de la oficina de España apunta: “Aunque la industria de la moda ha experimentado su peor año, la pandemia ha creado también una oportunidad para la reinvención y reseteo. La crisis ha actuado como catalizadora de la adopción digital y la innovación, incluso en un momento en el que los consumidores tomaron una mayor conciencia de la vulnerabilidad de los trabajadores de las cadenas de suministro. En un mundo post-pandemia, el sistema de la moda necesitará transformarse para ser más responsable, sostenible y humano”.

Se estima que las ventas mundiales de moda disminuyan entre un 15 y un 30% en 2020 en comparación con 2019, pero el impacto en la industria de la moda será desigual. Se espera que Europa sea la región más afectada en 2020, experimentando una disminución de 22-35% de las ventas, sin embargo se prevé que se recupere a principios del segundo trimestre del 2022 a medida que vuelvan los viajes y se levanten las restricciones de movilidad.

Estados Unidos verá un descenso de entre 17-32% de las ventas y parece estar preparado para una lenta recuperación para el primer trimestre del 2023. Por otro lado, China probablemente será la región menos afectada, ya que las ventas caerán entre un 7 y un 20%. Se prevé que las ventas de moda en China vuelvan a los niveles anteriores a la crisis ya en el cuarto trimestre de 2020 o, como muy tarde, en el primer y segundo trimestre de 2021.

Desde la perspectiva del segmento de lujo y el lujo asequible han demostrado ser marginalmente más resistentes, con una reducción de las ventas de un 30% de media y una caída de EBITA de 20 puntos porcentuales en promedio durante los trimestres que caen entre febrero y junio de 2020, en comparación con el mismo período en 2019. El mercado mundial de la belleza también está demostrando ser más resistente que la moda y se prevé que las ventas del sector vuelvan e incluso superen los niveles de 2019 en el año 2021.

Pero a pesar de que la industria de la moda está sufriendo su peor año en la historia con casi tres cuartos de las empresas que cotizan en la bolsa perdiendo dinero, hay algunas buenas noticias. Durante la crisis de la Covid-19, las ventas de moda online casi se duplicaron, pasando del 16 al 29% de los ingresos totales. El 71% de los directivos del sector esperan que su negocio digital crezca un 20% o más en 2021.

En este sentido, Antonio Gonzalo, socio de McKinsey y líder de la práctica de la industria de la moda y lujo en España añade: “La crisis ha intensificado las principales tendencias de consumo que ya estaban dando forma a la industria de la moda, especialmente la aceleración en la adopción del canal digital que en ocho meses registró un crecimiento equivalente a seis años. Es el momento de revisar y subir el nivel de ambición para la comercialización por canales digitales y explorar nuevos caminos para la relación con los clientes, es necesario revisar las prioridades de compañía, y de manera selectiva acelerar la digitalización”. La crisis no ha terminado todavía, la recuperación llevará tiempo y caminos diferentes en todas las regiones”.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

- Publicidad -spot_img

Related News

- Advertisement -spot_img