miércoles 04 • agosto 2021
23.9 C
Madrid
miércoles 3 agosto 2021
- Publicidad -

Mar de Miguel (AEHM): “El Gobierno debe destinar el 30% de los fondos europeos al turismo”

- Advertisement -spot_img

Por José Francisco Rodríguez.

Mar de Miguel, secretaria general de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM), recibe a la revista Capital en plena crisis del sector turístico en España. Según los últimos datos arrojados por la Estadística de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) y la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur), se estima que España recibió casi un 85 % menos de turistas internacionales (19 millones frente a 83,5 millones) en diciembre de 2020 y que su gasto disminuyó más de un 86 % (19.740 frente 91.912 millones de euros) frente al mismo periodo de 2019.

¿Por qué se ha visto tan afectado el turismo en España?

Ante esta situación, hay tres factores clave que determinan esta crisis en España: la movilidad, la confianza y que no hay turismo. La crisis afecta a toda la cadena de valor del turismo, no sólo al alojamiento y sus proveedores, también al transporte, eventos, hostelería, cultura, entretenimiento y espectáculos, shopping… la lista es tristemente larga. En el turismo, a diferencia de otros sectores, al estar la movilidad entre países todavía muy afectada, la recuperación sigue siendo mínima. Y a esta situación se une la falta de confianza por parte de la ciudadanía en cuanto a la seguridad que ofrecen los destinos. La inmensa mayoría de los hoteles están cerrados, sin saber cuándo podrán abrir ante esta falta de demanda. El hecho de no haber turismo también explica la gravedad de esta crisis, ya que siempre ha sido clave para el país, actuando como el principal motor de la economía.

¿Cuáles son a los mecanismos que se deberían activar, tanto desde las propias empresas hoteleras como desde las administraciones?

Desde el inicio de la crisis, los hoteles dependen para su supervivencia de las medidas regulatorias y financieras. Aun así, han mostrado su voluntad de colaboración con las administraciones en todo momento para salir adelante y se han centrado en implantar medidas para garantizar la seguridad de clientes y trabajadores y recuperar la confianza de los visitantes. Desde el sector hotelero siempre hemos defendido que la salud de nuestros trabajadores, nuestros huéspedes y del conjunto de los ciudadanos está por encima de todo. Hay un impacto real a nivel de la movilidad interna dentro de España, ya que existen notables diferencias en la incidencia del virus y en la gestión de la propia pandemia e[1]tre comunidades autónomas. Lograr la inmunidad gracias a la aceleración en la vacunación de la población contribuirá a reactivar la actividad económica y, con ella, la movilidad turística. De este modo, se generará más tranquilidad y confianza tanto en nuestro país como a nivel internacional; y podremos trabajar para comenzar a reconstruir.

El sector de la hostelería ha sido uno de los más afectados, por no decir el más afectado de esta crisis, ya que se nutre del turismo nacional e internacional, pero no tanto del local. Se trata de una situación crítica del propio sector, que ha acumulado más de 2.000 millones de euros en pérdidas en 2020, lo que supone una caída del 85% de la facturación, lo que confirma un año catastrófico y con casi el 70% de la oferta alojativa de Madrid cerrada. No quiero dejar de insistir que necesitamos ayudas económicas necesarias para mantener el sector con vida, así como los puestos de trabajo.

¿Alguna medida concreta?

Pedimos a las distintas Administraciones Públicas un Plan Urgente de Rescate al Sector Hotelero que recoja una serie de medidas concretas para garantizar la recuperación del sector, sostener el máximo posible los empleos y posibilitar una recuperación de cara a los próximos años. Entre ellas, se pide la bonificación del 100 % del Impuesto sobre Actividades Económicas y un aplazamiento de los pagos del Impuesto de Sociedades, para así aliviar la carga impositiva que siguen pagando los establecimientos.

La reducción del IVA para el sector turístico al 7 % se trata de una medida clave para relanzar la actividad a nivel nacional y volver a ser competitivos. Por otra parte, si bien se aplaude la decisión del Gobierno de ampliar la prórroga de los ERTE hasta el próximo 31 de mayo, consideramos que debería mantenerse durante todo 2021, al tiempo que debería exonerarse totalmente a este tipo de negocios del pago a la Seguridad Social, ya que no tiene sentido que se vean obligados a contribuir con un mayor porcentaje a las cuotas de las personas que están en ERTE.

En cuanto a ayudas directas, créditos e hipotecas, el sector hotelero reclama al Gobierno que destine el 30 % de los fondos europeos Next Generation para ayudar a empresas del sector turístico que están a punto de quebrar. En cuanto a la renegociación de los créditos ICO que venimos demandando, ésta ya ha sido aprobada por el Gobierno por un periodo de un año (en lugar de tres años como reclamábamos), lo cual permite que las empresas hoteleras puedan disponer de una ampliación en el vencimiento de los préstamos, además de un plazo de carencia en el pago principal de hasta 24 meses. Sobre las hipotecas, es crucial poder ampliar el plazo de carencia y permitir el ajuste de las condiciones contratadas, incluyendo que su renovación sea gratuita.

En el caso de Madrid, es fundamental crear un ente público-privado para fortalecer al sector turístico madrileño a medio y largo plazo, que trascienda los mandatos políticos y tenga como misión trazar una estrategia común que permita a todos los implicados seguir promoviendo Madrid como uno de los destinos más competitivos del mundo, y que cuente con la estructura y el presupuesto necesario para trabajar sin obstáculos por conseguir sus objetivos. Madrid no puede quedarse atrás. En definitiva, ahora necesitaríamos que se acelere al máximo la vacunación masiva. Cuanta más población haya vacunada, más tranquilidad generaremos tanto en nuestro país, como a nivel internacional, y más atraeremos el turismo y ofreceremos confianza por parte de los visitantes para disfrutar de estancias seguras en nuestros hoteles. Asimismo, reclamamos de manera urgente, ayudas directas por parte de las administraciones para poder sobrevivir; y abordar de una manera urgente y eficaz los bonos turísticos, una medida que se está implantando con éxito en otros países y en otras Comunidades Autónomas.

¿Cómo cree que se podría acelerar la recuperación?

La crisis del turismo afecta a toda su cadena de valor: alojamiento, transporte, ocio o restauración. Las medidas deberían ser más transversales. La colaboración público-privada es clave para reactivar con la máxima urgencia la actividad del sector turístico. Y esto pasa por el diseño de un Plan de Rescate, que redistribuya las partidas presupuestarias de las administraciones y dinamizar así el turismo como sector productivo. Las administraciones deben facilitar mecanismos que permitan reforzar la liquidez de las empresas. Las ayudas directas servirían para paliar la dramática situación que se está viviendo y minimizar los efectos de las restricciones provocadas por la pandemia. La ausencia de estas ayudas pone en grave peligro al sector, con la posible quiebra de empresas y el incremento del desempleo.

Se habla mucho de digitalización, sostenibilidad… ¿Cuáles van a ser las nuevas prioridades de los clientes?

La evolución del turismo en la época post-covid va a estar ligada al cambio de las preferencias de los clientes. La pandemia ha marcado un antes y un después en este sentido. De ahí que la seguridad sanitaria sea una prioridad a partir de ahora, priorizando el refuerzo en los protocolos de seguridad e higiene. Por otra parte, la pandemia ha acelerado el auge de las nuevas tecnologías, por lo que los clientes tenderán a elegir entre sus preferencias la innovación en aquellos procesos del servicio donde el contacto presencial no sea necesario, como el reconocimiento por voz o facial gracias a la inteligencia artificial, entre otros. Esto también llevará a la flexibilidad. Después de haber vivido un periodo lleno de incertidumbres, la flexibilidad en las reservas será un factor muy a tener en cuenta por parte de las empresas turísticas. Además, se tenderá también a un turismo más sostenible como un modelo de negocio a largo plazo, comprometido con el entorno social, económico y medioambiental. Las empresas que se basen en estos principios se verán reforzadas.

Ligado a esto, la gran disyuntiva que el sector lleva años planteando, ¿cantidad o calidad?

 Siempre calidad. En Madrid, como destino, ya estábamos inmersos antes del virus en un cambio de modelo. Junto con aquellos viajeros que venían a conocer la ciudad, acogíamos un elevado número de congresos y encuentros profesionales que impulsaban la llegada de un perfil de viajero de gran interés para el sector que contribuía a aumentar la ocupación hotelera, ya que la mayoría de ellos se decanta por alojarse en establecimientos hoteleros. Este negocio (“Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions” o MICE) tenía, y volverá a tener, un efecto muy importante en la ocupación y es una línea de trabajo fundamental para nuestro destino. Por otro lado, y desde una perspectiva más general, tal y como lo vemos desde la Asociación, un turista de calidad va vinculado a su capacidad de gasto y a que muestren respeto por el destino que les acoge. Además, parece claro que el turismo masificado ya no tendrá tanto espacio después de todo lo que estamos viviendo. Por todo ello, el objetivo es consolidar un modelo de turismo sostenible por el que apostamos en el sector.

El eje de los transportes, especialmente el aéreo, y también la promoción turística en el exterior, se revelan como factores clave para el sector. ¿Cómo se debería invertir en estos dos ejes para contribuir a la aceleración de la recuperación del sector hotelero?

El sector aéreo es otro negocio que ha sufrido una fuerte caída debido al coronavirus, las cancelaciones o las restricciones de movilidad impuestas por los diferentes gobiernos, entre otros aspectos. Esto implica que, para su recuperación, la inversión tendrá que ir de la mano de una gran inversión en medidas de seguridad y tecnológicas. El establecimiento de centros para test rápidos para los viajeros en los aeropuertos o la aplicación de la tecnología en los controles, mediante soluciones biométricas y digitalización en los viajes, serán algunas de las apuestas por parte del sector.

¿Cómo se está defendiendo el empresario hotelero y en que está invirtiendo de cara al futuro?

Tenemos la suerte de poder poner a disposición de los viajeros una amplia oferta, tanto de reputadas cadenas, como de pymes. Muchos de los empresarios hoteleros que quieren resistir a esta crisis están aprovechando el cierre de los alojamientos turísticos para invertir en reformas de sus instalaciones y adaptarlas a las nuevas necesidades y normativas sanitarias y de seguridad, así como en aspectos como la digitalización y sostenibilidad, que se demandarán todavía más en el futuro. El objetivo es reinventarse para ser más competitivos que nunca.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

- Publicidad -spot_img

Related News

- Advertisement -spot_img