martes 21 • septiembre 2021
22 C
Madrid
martes 2 septiembre 2021
- Publicidad -

Iberdrola reduce un 19,5% sus ganancias por ausencia de extraordinarios

- Advertisement -spot_img

Iberdrola registró un beneficio neto de 1.025,2 millones de euros en el primer trimestre de 2021, lo que supone una caída del 19,5% con respecto a las ganancias de 1.272,7 millones de euros del mismo tramo del anterior ejercicio, en el que se apuntó unas plusvalías de casi 500 millones de euros por la venta de la participación del 8,07% en Siemens Gamesa. Iberdrola reafirma así sus objetivos para 2021 de beneficio y dividendo.

Sin considerar este impacto extraordinario en 2020, el beneficio neto ajustado de la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán creció en este trimestre un 12%, hasta los 1.082 millones de euros, informó la empresa.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la energética a cierre de marzo se situó en los 2.814 millones de euros, lo que representa un incremento del 2%.

Renovables (+27,8%) y Redes (+4,3%) impulsaron el resultado operativo bruto, mientras que el negocio de Generación y Clientes se vio afectado negativamente por los altos precios energéticos y los impactos meteorológicos adversos de Filomena (España) y México.

Excluidos el impacto por el Covid-19 de 65 millones de euros y por el tipo de cambio, que ascendió a 231 millones de euros, Iberdrola alcanzó en el primer trimestre del ejercicio un Ebitda de 3.110 millones de euros, un 12,2% más. A marzo, el 81% del Ebitda del grupo proviene de países con rating ‘A’.

Con estos resultados, y un entorno regulatorio cada vez más alineado con la acción climática, la compañía reafirmó sus previsiones para el cierre del ejercicio 2021, con un beneficio neto que se situaría entre los 3.700 y los 3.800 millones de euros y un dividendo con cargo al ejercicio de unos 0,44 euros brutos por acción, a abonar en 2022.

Cifra récord de inversión de más de 2.500 millones a marzo

Por su parte, el grupo incrementó sus inversiones en el primer trimestre hasta la cifra récord de 2.507 millones de euros, con un incremento del 45%. Este esfuerzo inversor de la energética se ha focalizado en los negocios de redes (50% del total) y renovables (42%).

Por países, Estados Unidos (725 millones de euros), Brasil (698 millones de euros) y España (546,5 millones de euros) concentran cerca del 80% de la inversión. El resto lo completan otros mercados europeos, el Reino Unido y Australia.

Galán destacó que la aceleración de las inversiones permite al grupo “crecer a un ritmo superior al previsto inicialmente, por ejemplo en España, donde estamos generando más de 30.000 nuevos empleos en nuestros suministradores. Iberdrola está utilizando toda su fortaleza financiera y liderazgo al servicio de la recuperación económica de los países en los que estamos presentes”.

La compañía registró 6.000 nuevas incorporaciones a la plantilla en los últimos 12 meses, de las que 2.500 contrataciones han sido en el primer trimestre del ejercicio. La actividad de la empresa está permitiendo la generación de 100.000 empleos en su cadena de valor globalmente.

Las inversiones en redes se incrementaron un 65% en el trimestre, alcanzando los 1.261 millones de euros, casi la mitad de la cifra total. En España, se ha presentado un plan de inversiones a 2025 de más de 4.300 millones para contribuir a alcanzar los objetivos del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC), que supone un incremento del 80% frente a las inversiones actuales.

En renovables, las inversiones crecieron un 29%, hasta los 1.047,4 millones de euros y representaron el 42% del total. En el primer trimestre, Iberdrola mantiene en construcción 8.700 nuevos megavatios (MW) verdes: 4.600 MW eólicos (2.600 MW marinos y el resto terrestres), 2.800 MW fotovoltaicos, 1.160 MW hidroeléctricos y 150 MW en baterías.

Por mercados, un tercio se desarrolla en Estados Unidos, otro en España y Brasil y otro en países europeos, como Portugal, Francia y Alemania, además de Australia.

Cartera de 78.000 mw

A cierre de marzo, la cartera de Iberdrola asciende a 78.000 MW y, de estos, 18.700 MW están en construcción y cubren el 100% de la capacidad instalada prevista hasta 2022 y el 75% de la estimada a 2025, que alcanzará los 60.000 MW renovables instalados.

Solo en España, la compañía cuenta con derechos de conexión para 15.000 MW y terrenos para una capacidad equivalente. La notable expansión de la cartera en eólica marina en los últimos 12 meses -20.000 MW al cierre del trimestre-, asentada sobre nuevas plataformas de crecimiento con gran potencial, como es el caso de Japón, Polonia, Suecia e Irlanda, permitirán al grupo alcanzar los 12.000 MW operativos en 2030.

Además, como consecuencia de su ‘mix’ de generación, las emisiones de Iberdrola en Europa se han situado en mínimos históricos en el primer trimestre, con 28 gr CO2/kWh, y son una décima parte de las emisiones de sus competidores europeos y americanos.

En este sentido, un 90% de sus inversiones futuras se alinean con los criterios de inversión verde incluidos en la taxonomía. Además, la compañía no produce ya con carbón o fuelóleo, evitando riesgos futuros de desmantelamiento o laborales asociados.

Además, el grupo intensificó durante el período su estrategia de alianzas para acelerar la electrificación de la economía con acuerdos con Mapfre, para la co-inversión en renovables; con Total, para la licitación de un nuevo proyecto eólico marino en Dinamarca; con BP, para analizar el desarrollo del mayor proyecto de hidrógeno verde en el sector de refino en España; o con Volkswagen, Mercedes y Renault, para impulsar la movilidad sostenible, entre otros.

Reduce en más de 1.300 millones su deuda

Por otra parte, en los tres primeros meses del año, el grupo ha seguido mejorando su solidez financiera. Así, redujo su deuda en más de 1.300 millones de euros, hasta los 36.305 millones de euros, así como su coste, hasta el 3,3%, después de reducirlo en 12 puntos básicos.

El ‘cash flow’ de la compañía creció un 7%, situándose en 2.270 millones de euros, y la liquidez alcanza los 17.000 millones de euros, suficiente para cubrir las necesidades de 21 meses.

En lo que se refiere a la retribución al accionista, el consejo de administración de Iberdrola ha propuesto a la junta general, que se celebrará el próximo mes de junio, la distribución de un dividendo complementario con cargo a 2020 de 0,252 euros brutos por acción. Con ello, se completará una retribución total de 0,42 euros brutos por acción, un 5% más.

Iberdrola eleva su aspiración a fondos europeos y se ofrece a movilizar 30.000 millones con 175 proyectos

Por otra parte, Iberdrola ha revisado al alza su cartera de proyectos y planes que presentará a los fondos europeos de Recuperación, Transformación y Resiliencia y aspira a movilizar una inversión total de 30.000 millones de euros, repartidos en una cartera de 175 proyectos.

Según informó la compañía en una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el grupo lideraría o formaría parte de estos proyectos, en los que algunos son socios clave como Fertiberia, Volkswagen-Seat, Irizar, Navantia.

De esta manera, el grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán eleva su aspiración inicial a los fondos europeos del Next Generation EU, que inicialmente abarcaba más de 21.000 millones de euros en inversiones con una cartera de 150 proyectos presentada al Gobierno.

Además, Iberdrola se coloca así a la cabeza de la ‘batalla’ de las grandes energéticas por estos fondos europeos, tanto por número de proyectos como por inversión a movilizar. Endesa elevó esos objetivos recientemente a movilizar un total de 23.300 millones de euros, repartidos en un total de 122 proyectos.

Naturgy, por su parte, ha identificado oportunidades de inversión por valor de casi 14.000 millones de euros en un centenar de proyectos propios a desarrollar en los próximos años en el marco del programa, mientras que Repsol cuenta con un portafolio de 31 proyectos, con una inversión total asociada de 6.359 millones de euros.

Las áreas de electrificación del calor, con el despliegue de bombas de calor en hogares y electrificación de procesos industriales, abarca la mayor parte de los proyectos de Iberdrola, con un total de 34.

Destaca el hidrógeno renovable

Pero destaca especialmente la cartera de proyectos del grupo en el área del hidrógeno renovable, con cuatro de ellos al amoniaco verde para fertilizantes (Fertiberia) -cuatro fases en Puertollano (Ciudad Real) y Palos de la Frontera (Huelva) con 830 MW de electrólisis-; 27 de ellos para procesos industriales -70 MW de electrólisis-; 22 para corredores logísticos para transporte pesado y puertos -115 MW de electrólisis-; y uno para el diseño y fabricación de electrolizadores de gran tamaño (Iberlyzer).

También sobresalen en la cartera del grupo los proyectos de autoconsumo solar fotovoltaico en hogares y edificios comerciales; de las soluciones digitales para la flexibilidad en los hogares y de las baterías, con la hibridación con renovables y baterías para e-movilidad, con 17, cada una de ellas.

Iberdrola también cuenta con siete proyectos en eólica marina flotante (parque escala industrial + demos); seis en bombeo hidroeléctrico; tres, respectivamente, en solar flotante en hidroeléctricas, en reciclaje de palas y en redes inteligentes; y uno en un plan nacional de solar fotovoltaica y en un plan nacional de despliegue para eólica terrestre.

Movilidad sostenible

En movilidad sostenible, Iberdrola presenta dos proyectos para infraestructura de recarga pública para coches eléctricos; otros dos para infraestructura de recarga privada para coches eléctricos; e igual número para corredores nacionales de recarga rápida y superrápida.

Asimismo, en su cartera figura otro dirigido al I+D+i en infraestructura de recarga, dos para autobuses eléctricos urbanos; otros dos para autobuses eléctricos interurbanos; y uno para I+D+i en autobuses eléctricos.

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
- Publicidad -
- Advertisement -spot_img