Por José Ángel Prado Director General y Asesor Jurídico. Prafamar S.L., Faprape S.L. y Nieprape S.L.Esade.

En tiempos de Covid con los hoteles cerrados, tuvimos que pensar la estrategia de salida y cómo abrir nuestros dos hoteles en Canarias, Playa del Sol y Surfing Colors. Ello supuso analizar toda la información y ponerla en valor, puesto que bien seleccionada es muy valiosa y minimiza riesgos.

Nosotros decidimos permanecer abiertos para captar los mercados que dejasen volar a sus turistas. En otoño la ocupación cayó y elaboramos una estrategia potente de publicidad en el metro y en los accesos por carretera con VIAE y una alianza con Iberia Express que permitió ofrecer nuestros hoteles a sus clientes. Lo mejor es que fue mediante un intercambio sin desembolso de dinero y sorteos de estancias.

A partir de ahí alcanzamos unas ocupaciones del 70 % en Playa del Sol y del 40 % en Surfing Colors, lanzando una oferta dirigida a los nómadas digitales llegando a una ocupación del 90 % y el 50 % respectivamente en invierno. La nueva tipología de clientes quiere las facilidades tecnológicas, sin renunciar a las ventajas de las islas y a precios ajustados. Nuestros directores adaptaron los precios a esa demanda, acondicionaron espacios y actualmente estamos construyendo un coworking.

Estamos sobreviviendo y soy optimista de cara al futuro, ha habido clientes nuevos que no nos conocían, cómo la mayoría de los teletrabajadores. Además, hay muchos nacionales que han conocido las Canarias y este verano será muy nacional, porque los españoles se dan cuenta de que tenemos unas islas maravillosas con clima tropical anual y playas de ensueño.

Para concluir, lo que hemos conseguido no sería posible sin la alineación del equipo: socios, directores y empleados de los hoteles, ni sin la visión de mi padre, Manuel Prado Moure, un emprendedor gallego que apostó por las Canarias hace 45 años. Él supo ver que el paraíso estaba cerca sin necesidad de saltar el charco.