martes 07 • diciembre 2021

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Rocío de Iriarte (Museo de Ciencias Naturales): “Queremos referentes femeninos para fomentar la vocación científica”

Pocos museos pueden decir que cumplen 250 años. El Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN) comenzó su andadura en 1771, por lo que posee piezas y archivos con siglos de historia. El recinto, ubicado en pleno Paseo de la Castellana, es uno de los centros emblemáticos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y, como tal, es ejemplar también en las investigaciones que realiza y la visibilidad que da a la comunidad científica. Cuentan con expertos en ciencia, y, a través de sus exposiciones, muestra a sus asistentes el valor de sus investigaciones y descubrimientos para la sociedad. 

Fue uno de los primeros Gabinetes de Historia Natural que abrió al público para la educación de los ciudadanos, y Capital ha querido otorgar un espacio a tantos años de historia. Rocío de Iriarte, responsable de actividades del Museo Nacional de Ciencias Naturales, analiza los planes del espacio durante esta temporada para conmemorar a todas las personas que han hecho posible cumplir el 250 aniversario. Además, detalla cómo dirigir las actividades a todo tipo de público, cumpliendo con igualdad, sostenibilidad e inclusión, para que todo lo organizado por el museo sea de acceso garantizado para todos. 

El público joven 

Dirigirse a los niños es muy complicado, porque siempre dirán la verdad. “Es más exigente porque hay que adaptar todo, incluso el vocabulario”, Rocío de Iriarte explica que se requiere mucha experiencia para crear actividades para el público infantil. El museo cuenta con un equipo educativo de años de experiencia que llevan a cabo actividades para niños desde tres años. 

Se realizan juegos con un lenguaje adaptado y una dinámica muy sencilla, además de talleres que funcionan muy bien. “Se trata de hacer contenido riguroso con conceptos sencillos”, explica de Iriarte, y apunta que algunos talleres como “Con cara de dinosaurio” o “Carnaval de animales” consiguen en cada sesión su aforo completo. 

El problema radica en las cifras de público entre 14 y 30 años de edad, que son muy minoritarias y cada vez más inferiores. La dinámica de un museo es contraria al mundo tan rápido que se mueve ahora con las pantallas y las redes sociales. Desde el MNCN utilizan estas redes para llegar a este público usando su mismo lenguaje. “La clave es preguntarles directamente a ellos”, asegura la responsable de Actividades. 

De hecho, tanto se hace notar la vida en las pantallas, que desde el museo observan que va aumentando progresivamente la afluencia de de jóvenes que está entrando en su web. Realizan iniciativas para llegar a este sector de la población, incluso apuestan por la novedad con actividades como un “escape room”, pero, aun así, les cuesta. “Llegar al público joven es un reto”, afirma.

Sostenibilidad, igualdad e inclusión 

Más de 80 personas en el museo realizan relevantes investigaciones dedicadas al estudio de la biodiversidad y el cambio climático. Miden la huella hídrica y de carbono, fomentan la sostenibilidad mediante actividades y exposiciones y hacen estudios de investigación para analizar el conocimiento. Estos análisis consisten en: primero, medir los conocimientos, luego hacer el taller, y, posteriormente, volver a medir los conocimientos y observar si mejoran. La respuesta es que sí. “Sí que hay un cambio de comportamiento entre las personas y su consumo a los dos meses de haber participado”, confirma de Iriarte.  

A las políticas de sostenibilidad se suman políticas internas de igualdad. El porcentaje de investigadoras es muy inferior al de investigadores. En términos generales, los números de mujeres en ciencia dejan mucho que desear. “Queremos crear referentes para fomentar la vocación científica”, afirma la responsable de Actividades, que explica que fomentan la mujer en ciencia no solo dando a conocer su trabajo, sino creando también referentes femeninos. 

“Se proporcionan actividades concretas para niñas, pero también para niños. Es importante que los niños sean conocedores y dirigirse a ellos”, afirma De Irirarte, que cree que, para exista igualdad real, no se debe comunicar solo a ellas, es esencial. El objetivo es la visibilidad de investigadoras, conservadoras, técnicas de laboratorio y toda una batería de mujeres excelentes en la cadena científica. 

La igualdad va de la mano de la inclusión. Desde sus orígenes, el museo es abierto y accesible a todas las personas. En los 90 se empezaron a hacer colaboraciones con asociaciones, y en 2018 profundizaron para lograr un programa amplio de accesibilidad a todos los niveles posibles. 

“La economía, a veces, es una barrera”, afirma De Iriarte, que cuenta como en ese año pidieron financiación para que estas actividades dirigidas a ellos fuesen gratuitas. Personas con discapacidad visual, auditiva, intelectual, enfermedades degenerativas, inmigrantes o niños autistas, son varios los colectivos con los que colaboran para conseguir que su visita al museo sea lo más plena y enriquecedora posible. “Todo se diseña desde la accesibilidad”, asegura. 

250 años de Museo Nacional de Ciencias Naturales 

El MNCN celebra este año su 250 aniversario. Se organizan eventos, actuaciones, actividades, exposiciones, documentales, concursos y sorteos. “Desde la coordinación, todo va a tener el enfoque pensando en los 250 años”, destaca la responsable de Actividades, ahora que la vacunación está avanzada. 

La pandemia cambió la manera de funcionar del sector de actividades del museo, el cual estuvo activo incluso en el confinamiento. Tuvieron la oportunidad de hacer conferencias streaming y sacar contenido online y, según sus palabras, “la respuesta fue maravillosa”. El recibimiento fue muy bueno, aunque sigue sin sustituir a la asistencia real. Y menos, en un museo. “A la gente le apetece el ocio y echa de menos la parte presencial”, comenta De Iriarte. 

La inauguración del festejo comenzó en octubre, con “Un viaje fascinante de 250 años”. La misión no es hablar solo de historia, sino dar valor a todas las investigaciones y llegar a una combinación de arte, ciencia, investigación e historia. El pistoletazo de salida lo dieron con unas puertas abiertas al museo, y, durante toda la temporada recopilarán lo que han sido más de doscientos años de historia. 

Entre la lista de lo que realizará el museo esta temporada: libros de investigación, actos conmemorativos con jubilados y voluntarios del museo, documentales históricos, exposiciones con láminas de los archivos del museo o colaboraciones con otros museos de Madrid como el Prado. La celebración pretende demostrar que el MNCN se adapta a los tiempos, que como institución pública se debe a la gente y que es un museo en movimiento. Por eso, de Iriarte a la pregunta de qué futuro le espera al MNCN, contesta: “otros 250 años de mucho éxito, como mínimo”. 

- Advertisement -spot_img
- Publicidad -
spot_img

Stay Connected

16,985FansMe gusta
2,458SeguidoresSeguir
61,453suscriptoresSuscribirte

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter

- Advertisement -spot_img