domingo 15 • mayo 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Carlos Delgado, CEO de Softtek para EMEA: “A muchos jóvenes, la pandemia les ha quitado la visión a medio y largo plazo”

“En España, la transformación digital debe abordarse como un fenómeno cultural además de tecnológico” 

“Muchas empresas han emprendido una carrera por captar fondos europeos y ni siquiera tienen pensado en qué los van a utilizar” 

España es uno de los países con mejores infraestructuras del mundo, pero ello no ha impedido que el acceso de la población a la tecnología siga siendo limitado. Además, la gestión de los fondos europeos, ese hipotético “maná” que curará los males de la sociedad española, está siendo deficiente. Capital analiza estos temas con Carlos Delgado, consejero delegado (CEO) de Sofftek para la región EMEA, junto a otros, como la deshumanización de la sociedad como consecuencia de la pandemia. 

¿Cómo se puede cerrar la brecha digital en el mercado laboral español? 

En España, la brecha digital se da sobre todo en las zonas más rurales, por la segregación de población y la cantidad de pequeños municipios. Esto se solventa de una forma muy clara: la apuesta pública en la inversión en infraestructuras, mucho más allá de lo que hasta ahora se está haciendo.

Las infraestructuras físicas, como las carreteras, o los servicios básicos como los de salud, está claro que hay que desarrollarlas. Pero es hora de empezar a dotar el país de infraestructuras tecnológicas, tanto desde el punto de vista de las telecomunicaciones como del acceso de esa parte de la población “olvidada” al mundo del internet. Vemos muchos sitios en los que no hay un centro en el que la gente pueda conectarse a internet. 

Hoy por hoy, no todo el mundo tiene un ordenador en su casa, y, en gran parte, con la pandemia se ha solventado. Si ha habido algo de positivo en esta situación, ha sido justo la rapidez con la que la gente ha empezado a acceder a las redes y a Internet. De la necesidad se hace virtud. Yo creo que debe haber una apuesta decidida por parte de las administraciones públicas por la infraestructura tecnológica, que hasta ahora no se ha hecho absolutamente nada. 

Hay mucha gente que se va a quedar fuera, les vamos a dejar atrás en esta transformación digital. Las personas de la tercera edad encuentran muy difícil la comprensión de la evolución tecnológica, mientras que a las personas con capacidades diferentes o con dificultades económicas se les impide el acceso a la tecnología. Hay que hacer una apuesta muy grande desde el punto de vista tanto privado como público en que absolutamente nadie se quede fuera del proceso de transformación. 

La apuesta del Estado, por tanto, tiene que ir hacia el despliegue de la infraestructura de torres de telecomunicaciones y la densificación del territorio, ¿no? 

Sí, y yo liberaría mucho más el mercado. Ayudaría bastante. Si hubiera más competencia, habría más operadores en el mercado que podrían dar esa facilidad de uso y acceso. Ya no son sólo las administraciones centrales las que tienen responsabilidad en el tema, también las autonómicas y locales. Deben apostar por no dejar a nadie atrás. Muchas veces nos centramos solo en la parte de la población que tiene un fácil acceso a la tecnología, por cultura o juventud, y, sin embargo, se olvidan partes de la población a la que le es mucho más difícil ese acceso digital, como las personas mayores.

No estamos hablando de personas de 70 u 80 años solamente, a partir de los 50 hay mucha gente que tiene dificultad de acceso a la tecnología, sobre todo en zonas rurales. Y a eso le sumo también la responsabilidad de muchas empresas, como la banca o el retail, que tienen que hacer una apuesta clara para permitir el acceso de este segmento de la población a sus productos y servicios. 

3a592355 89f7 4c08 a0a8 9446d9764ee6

¿Y cree que hay profesionales capaces de implementar todos estos cambios en España?  

España tiene un déficit de talento y este problema no se va a solucionar en el corto plazo. El estudio de carreras técnicas en este país no es algo atractivo, a pesar de la pujanza de la tecnología. Nosotros estamos inmersos en un proyecto muy bonito que se llama “Pasión por las matemáticas”. Son el futuro para los alumnos que ocupen esas carreras tecnológicas o técnicas. Y, sin embargo, los chavales en la escuela lo que sienten es aversión a las matemáticas. Las odian, y eso pasa por el modelo de enseñanza.

Y no es un problema sólo de las mujeres –sólo el 27% elige carreras técnicas-, sino que está empezando a pasar también con los hombres, que tampoco quieren estudiar carreras técnicas. Hay que cambiar el modelo educativo orientado a la realidad que tenemos ahora. Muchos de los trabajos del futuro que van a tener que realizar nuestros hijos o nuestros nietos van a venir desde las carreras tecnológicas. 

A pesar del problema, el Gobierno sólo va a destinar el 5,8 % del total de los fondos europeos, según los Presupuestos Generales del Estado, a educación. ¿Cómo podemos mejorar la capacitación digital de la población española con tan poco apoyo de la Administración? 

Con esos niveles de inversión en formación, a medio y largo plazo no conseguiremos nada, iremos a la cola. Ahí está el problema, en la base. Hoy, muchos de los fondos europeos se dedican a proyectos, como si ya tuviéramos a mucha parte de la población formada en transformación digital. Es absurdo, esos fondos europeos tendrían que tener como objetivo el relanzamiento de la economía nacional a medio y largo plazo, no sólo a corto plazo.

Muchas de las cosas que se están haciendo son a corto plazo y no van a tener un resultado, ni un recorrido a futuro. Como decía anteriormente, tenemos que empezar a adaptar el sistema educativo español para las profesiones del futuro, y eso es en lo que se tendría que invertir gran parte de los fondos europeos. Y ya no sólo de los fondos europeos, sino de los Presupuestos Generales del Estado en su conjunto en los próximos años.

No hay que olvidar evidentemente la parte de humanidades y de formación en lenguas, porque, si no, tendríamos disponible solamente a gente tecnológica que termine haciendo robots. La capacidad de pensamiento hay que seguir apoyándola mucho. Se puede ser muy bueno tecnológicamente, pero hay que pensar en lo que se debe hacer o cómo aplicar esa tecnología.  

¿Cree que corremos el riesgo de defraudar a una sociedad que necesita buenas noticias después de casi 15 años de crisis? 

Sin duda, los fondos europeos serán de gran ayuda si los sabemos aplicar bien, y hasta la fecha creo que no se están aplicando bien. Debemos tener visión de futuro, ese dinero debe ser utilizados para la creación de valor y de riqueza del país a medio y largo plazo. Y no puede ser que encima estén siendo partidistas, sectarios en el modelo de aplicación, y no sólo por parte de la Administración del Estado, ya que estamos viendo también cierto oportunismo por parte de las empresas.

Muchas empresas han emprendido una carrera por captar parte de esos fondos y ni siquiera tienen pensado en qué lo van a utilizar y si va a generar riqueza. No tiene sentido. Hay que ser realista y ser sensatos. Los fondos europeos son una gran ayuda que la comunidad europea nos da y soy fiel partidario de seguir en la Unión Europea, pero evidentemente tenemos que dar una muestra de responsabilidad y seriedad como país y ahora lo estamos haciendo al revés.

Utilicemos esos fondos de verdad en proyectos que generen riqueza en lo económico, en lo social, en la educación y en la evolución del país, no en proyectos oportunistas y sectarios que simplemente los vemos por el valor del dinero. 

España destina a innovación aproximadamente el 1,5% del PBI, según datos de Cotec. Otras economías como Francia o Alemania, superan el 2%. ¿Tiene mucho que ver esto con nuestro modelo de crecimiento o es un problema cultural? 

Creo que ambas cosas. El porcentaje de la riqueza que se dedica a innovación en este país es rácano, no va acorde con lo que como país queremos representar en el conjunto europeo y mundial. De hecho, me sigue pareciendo muy poco lo que destinan los otros países, sigue siendo bajo. Nosotros, en Softtek, destinamos un 7% de nuestro presupuesto a la inversión a innovación y me sigue pareciendo poco. Si ahora me ciño a España, en la posición de salida que tiene España, nuestros esfuerzos en I+D tendrían que ser aún mayores que la media europea.

El resto de países ya van posicionados por delante, su proceso productivo es diferente. Ellos pueden destinar un 2 %, tienen industria tecnológica e ingeniería, y eso les obliga a hacer la inversión en innovación. Nuestro proceso de generación de riqueza está basado mucho en el sector servicios, que precisa algo menos de innovación, aunque este sector también la necesita para poder ser mucho más competitivos. 

El cambio del modelo productivo es uno de los grandes debates de la economía española. ¿Qué opina usted? 

Tenemos que cambiar parte de nuestro proceso productivo y abrirlo a otros sectores de producción. Tenemos que ser capaces de atraer industria en este país, y eso pasa por invertir en innovación y reforzar todos los aspectos de nuestra capacidad. El proceso de innovación no sólo es un proceso de inventar, sino de aplicarlo lo que se nos ocurre. Inventar por inventar no sirve de nada. La invención sólo sirve si es práctica, real y aplicable y usable. Si no, no sirve de nada. En el proceso de innovación hay un proceso de formación continua. Es un problema productivo, pero también cultural.  

Hablamos mucho de Inteligencia Artificial, blockchain, criptomonedas, nos conectamos a través de una pantalla… ¿crees que nos hemos deshumanizado un poco como sociedad durante la pandemia? 

Estoy convencido. Siempre bromeo con que llevamos ya dos años en el que los humanos no tenemos piernas, sólo existimos de cintura para arriba. Tengo muchas ganas de ver a gente trabajando de cuerpo entero. Esto está produciendo un efecto perverso en las empresas, se está perdiendo el sentimiento de pertenencia, el arraigo. Ya no sólo desde el punto de vista empresarial, sino también social. Nuestra vida gira en torno a un cuarto, lo más cómodo posible, en nuestras viviendas y en una pantalla.

Nos estamos deshumanizando por completo. De vez en cuando, un buen abrazo o una buena sonrisa, en vivo y en directo, viene muy bien. Creo que el mundo del teletrabajo no puede ser un modelo aplicable al 100 %, tiene que ser un modelo híbrido. Es muy bueno que no se produzca la falta de referencia humana o la desafección. 

¿Querría compartir algún aprendizaje de su carrera profesional? 

Respecto a la trayectoria, siempre digo lo mismo, la clave es la capacidad de trabajo y la ilusión por lo que haces. Todo aquello que alguien se plantea con trabajo, con honestidad, con seriedad y con vocación termina saliendo. Y si no sale, pues a por otra. Yo he aprendido mucho más de los errores que de los éxitos. Porque después del éxito viene el halago. Y el halago, normalmente, debilita.

El aprendizaje de los errores fortalece mucho más. Siempre hay que hacerlo con una vocación de servicio a la comunidad, construir algo que ha venido a dejar huella a futuro. Eso sólo se consigue haciendo algo positivo para la comunidad en la actividad que tu hagas dentro de tu área de influencia. Lamentablemente, la pandemia a muchos jóvenes les ha quitado la visión a medio y largo plazo. Más allá de la problemática del presente, hay un futuro que es por el que tenemos que apostar, porque lo bueno llegará. Sin duda. 

“Buscamos profesionales humanizados con visión tecnológica a largo plazo

¿Cuál es vuestro valor diferencial para triunfar en un nicho tan competitivo como el de los servicios tecnológicos? 

Yo creo que Softtek tiene dos puntos importantes. El primero reside en nuestra capacidad global tejida en una visión y gestión de los profesionales muy común. Nuestro mayor activo es el conocimiento tecnológico, que reside en cada uno de nuestros profesionales y es algo que tenemos que cuidar. Ese es uno de nuestros diferenciales, igual que la capacidad que tenemos de gestionar el talento y de atraer el talento y cuidar el talento. Nuestra capacidad de generar conocimiento y ponerlo a disposición de nuestros talentos es una de las claves. Somos muy predecibles y somos confiables.

Tenemos una gran sensibilidad de innovación práctica, que tiene valor real a futuro y ponemos primero a disposición de nuestros profesionales y luego nuestros clientes. Al final en este sector, todos hacemos el mismo tipo de servicios porque es lo que demandan los clientes. Pero la diferencia está en los profesionales con los desarrollamos y cómo los pones a disposición de los clientes. Gracias a nuestra gran capilaridad mundial, vamos a buscar el talento donde creemos que lo hay. Apostamos por el talento mundial.  

¿Qué perfiles profesionales busca Softtek? 

Buscamos personas, es decir, con la amplitud de la palabra y lo uno a lo que comentaba anteriormente. Buscamos personas humanizadas y apuntamos a ese perfil, enfocado a lo social. Deben saber que van a convivir en un entramado social y común y que deben contar con la capacidad de desarrollarse, además de lo personal, sino en lo colectivo.

Segundo, esos perfiles tecnológicos ad hoc a los que apuntamos no deben tener los conocimientos de la última moda, por así decirlo, sino que también tienen que tener el interés de aprender y actualizar información sobre las últimas tecnologías. Además, buscamos que tengan visión a largo plazo, ya que sabemos que la pandemia nos ha obligado un poco a centrarnos en el ahora y que poco podemos planificar ante tanta incertidumbre, pero seguimos creyendo que tener en vistas la evolución futura será clave para destacarnos.

Por último, será fundamental aprender o disponer de conocimiento funcional sobre los sectores que deberán evolucionar en los próximos años, como la banca, el retail, las telecomunicaciones, las utilities… En especial, porque va a haber una transformación radical en las compañías de estos segmentos. Debemos olvidarnos del concepto de jefe por jerarquía, el líder es el que tendrá un papel principal porque este será el que tenga mayor conocimiento en tecnología. Y serán referentes por tener una visión a medio y largo plazo para evolucionar.  

¿Qué proyectos planea la Fundación Alma Tecnológica? 

Tal y como su nombre indica, nuestro objetivo es mejorar las condiciones de los colectivos de diferentes capacidades y en riesgo de inclusión a través de la tecnología. También tenemos proyectos que no están ligados directamente con la tecnología por lo cual manejamos esas dos vertientes.  

En cuanto al enfoque tecnológico, tenemos una vocación de participar en la reducción de la brecha tecnológica en colectivos de capacidades diversas, de vulnerables o con dificultades de acceso a la tecnología. En nuestro proyecto “Fórmate con Alma”, ayudamos a formar a personas con Síndrome de Down, Asperger o Autismo. Les enseñamos a conectarse y a manejar las redes, siempre con el foco en la seguridad y en la protección a la hora de navegar en internet. Este gran proyecto es uno de los más demandados.  

En este sentido, otro de los proyectos a destacar, es la Cátedra Aurelio Delgado en la Universidad Carlos III, donde formamos colectivos vulnerables y con capacidades diversas para el acceso al ámbito laboral, en grupos de 12 personas por ciclo y con una duración de alrededor de 10 meses. Actualmente, de las 130 personas formadas, 95 ya se han insertado en el mundo laboral. También hemos desarrollado una red de autobuses para recorrer diferentes pueblos de España, que llevan la formación en tecnología a colectivos vulnerables para que tengan un vínculo más estrecho con instituciones y procesos digitales. 

Próximamente, si disponemos de financiación, queremos dotar de infraestructura a distintos pueblos para que dispongan de un sitio para tener conexión a internet y poder mejorar sus conocimientos tecnológicos. Nuestro objetivo final con la Fundación Alma Tecnológico es devolver a la sociedad lo que ella nos brinda para nosotros poder formar nuestra compañía. 

¿Cuál será el futuro de Softtek en EMEA? 

En cuanto a planes de futuro en Softtek, tenemos la responsabilidad del crecimiento de la compañía en EMEA y nuestro objetivo es ser protagonistas en la evolución tecnológica en España y el resto de países del mercado dentro de mi área, y lo conseguiremos, no tengo dudas. Además, valoraremos adquisiciones, ya sea por mercado estratégico, servicios o talento que nos ayuden a generar más valor y aumentar nuestras soluciones tecnológicas.   

Por último, no debemos dejar de lado mantener nuestro ADN hispano (méxicano y español principalmente), con la reciente integración de Vector ITC, por lo cual tenemos que contribuir al crecimiento tecnológico en España con más número de empresas y la transformación digital. Esto último sin dejar de lado el componente cultural de la digitalización. 

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter