sábado 26 • noviembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Los muebles de segunda mano encuentran el secreto de la eterna juventud con la Covid-19

Cada momento de nuestra vida es una segunda oportunidad. La llamamos mañana. Recuperar y reciclar comienzan a convertirse en costumbre frente a usar y tirar. 6,3 millones de anuncios de compraventa de productos de segunda mano así lo avalan.

El mercado de lo usado generó 5.600 millones de euros durante 2021, según datos de la plataforma Milanuncios. El primer mes de 2022 tampoco ha sido una excepción en el crecimiento exponencial de este sector. Los cambios de hábitos sociales y una mayor sensibilidad social por la economía circular y la sostenibilidad explican esta tendencia al alza.

“Los consumidores cada vez se acercan más al mercado de segunda mano, algo que se hace mucho más evidente en las generaciones más jóvenes. Ya no existe ese tabú con respecto a este mercado, ya no es raro ni un estigma, sino algo muy común. Las personas valoran en primer lugar el precio de adquirir un producto de segunda mano frente a una nueva producción, pero también valoran el ahorro, en términos medioambientales, que su adquisición supone al no tener que fabricar un nuevo producto con la contaminación que conlleva”, explica a Capital el portavoz de Milanuncios, Íñigo Vallejo.

“Es una tendencia que vemos en muchas categorías. Una de las más populares es la relativa a Casa y Jardín. En total se registraron, el año pasado, más de 1,4 millones de anuncios, es decir, el 20,4% del total de los productos publicitados, y un valor que superó los 257 millones de euros. Además, en ese periodo aumentaron un 7,8% los relativos a mobiliario hasta alcanzar casi los 560.000 anuncios”, añade el delegado del tablón web.

Larga vida a los sofás reciclados

Si la pandemia nos ha obligado a aparcar la precipitación y a no confundirla con la prisa, el aumento de las horas de teletrabajo y de estancia en nuestras casas nos ha invitado a procurar que nuestro entorno sea más cómodo y funcional. Las búsquedas del término “mueble” en el portal de productos de segunda mano se han incrementado un 51% el último año, sobre todo en lo relativo a compraventa de sillones. Esperamos mucho tiempo sentados, pero no quietos, a que regrese la normalidad: “El mobiliario más demandado es el relativo a los sofás. Se trata del quinto término que más búsquedas registra en nuestra plataforma con más de 270.000 en solo un año”, apunta Vallejo.

Fernando Nistral es director de Mersema, uno de los establecimientos pioneros en nuestro país en muebles y objetos de decoración de segunda mano y ocasión. La facturación con la que su tienda cerró 2021 y el total de lo vendido estas últimas semanas confirman a Capital el acelerón que el mercado de muebles usados ha experimentado en los últimos meses.

“Nuestra tienda pronto cumplirá 36 años”, recuerda el director de este espacio cuyos orígenes “fueron muy complicados porque en España no había cultura de compra de productos usados. La evolución en el crecimiento de este mercado ha sido muy grande, especialmente ahora. Cada tres meses, por ejemplo, hacemos un mercadillo de muebles para el que contactamos con más de 15.000 personas y cada fin de semana que lo hacemos se suman casi trescientos clientes nuevos. En 2021 tuvimos un incremento de ventas superior al 30% respecto al año anterior. Este mismo mes de enero ha sido espectacular, hemos cubierto un volumen de demandas muy importante”.

Precios más asequibles, comercio digital y concienciación medioambiental

La consultora Research Nester confirma que el filón de los muebles de segunda mano no es una moda ni pasajera ni nacional. El sector ha logrado sacudirse la etiqueta de refugio de bolsillos necesitados y ha despegado de forma muy importante en todo el mundo. Se espera que, en menos de tres años, facture más de 40.000 millones de euros debido a la necesidad de ahorrar de los consumidores. El director de Mersema apunta que el descuento de un mueble usado oscila entre el 60 y el 80 por ciento, respecto al producto nuevo: “Por ejemplo, una cómoda italiana de cerezo de más de 4.000 euros, nosotros la vendemos a 550 euros”.

Acceder a productos a un coste comparativamente menor es una de las principales razones que impulsan este mercado, pero hay otros motivos que justifican la demanda del mobiliario reutilizado: el aumento del comercio por internet, la creciente concienciación medioambiental y el impulso de nuevas generaciones de consumidores acostumbrados al mundo digital y al intercambio de productos. “El tipo de consumidor que tenemos nosotros es de un nivel socioeconómico medio-alto. Hasta hace poco era gente de cuarenta años en adelante, pero ahora se ha sumado mucha gente joven”, añade el responsable de Mersema.

Coincide con él el Content Manager de Milanuncios, quien también apunta que el perfil del comprador es muy amplio: “Nos encontramos desde jóvenes, que entran en nuestra app y compran un producto de segunda mano para ahorrar o por su conciencia medioambiental, hasta personas más adultas que cuando se mudan deciden hacer un cambio de muebles en casa vendiendo los que tenían y comprando unos de segunda mano como nuevos”.

Tal y como argumenta Vallejo, esto “se explica con la realidad de los últimos años, marcados por la pandemia, los confinamientos y las restricciones. La gente se ha visto obligada a pasar más tiempo en sus hogares y eso ha hecho que tome más conciencia de algunas cosas que están más desgastadas o que simplemente ya no gustan, por lo que deciden renovarlo”. Darles una segunda vida antes de deshacerse de ellas, quizás también porque no hay nada tan emocionante como un regreso.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter