sábado 25 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Sergio Orozco (RookieWise): “Si eres una pequeña empresa con 30 nóminas, sabes que el Estado no va a venir a rescatarte” 

“La vida del emprendedor, en ocasiones, es muy solitaria

Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, Sergio Orozco inició su carrera como director de Marketing de varias multinacionales durante más de 10 años. Hasta que hace 5 años fundó Triporate, la marca que acaba de vender. Acto seguido, acaba de constituir RookieWise

Como emprendedor, Orozco ha recibido numerosos reconocimientos. Entre ellos, el galardón a la startup que más interés generó entre los Business Angels en 2018, la inclusión en la lista de las 50 Startups más innovadoras en España en 2019, ser elegida por Google como una de las seis startups españolas con más potencial… Además, ha sido finalista en competiciones como South Summit. En estos años, ha captado más de tres millones de inversión

Además de liderar RookieWise, Orozco es socio y manager de Jamming, consejero del grupo de comunicación Ventia Capital y mentor de emprendimiento en entidades como Wayra y ESIC. 

Tras trabajar varios años en departamentos de marketing en distintas empresas, ¿qué te empujó a dar el salto al mundo emprendedor? ¿Cómo fueron los inicios?  

Si echo una mirada hacia atrás, me doy cuenta de que, durante toda mi vida laboral, siempre han convivido pequeñas iniciativas personales en paralelo. Muchas de ellas no lucrativas, pero con las que, sin duda, ocupaba el espacio que me dejaba el salario reglado de trabajar por cuenta ajena. El Día D, OnTime Sport, TEDx, Club de Fútbol Sala Torrelodones, Talent Profits o BSingular fueron algunos de los proyectos que se pueden considerar como complementos a mi “trabajo principal” como director de Marketing durante 12 años en diferentes empresas.  

Hace aproximadamente 7 años, tomé conciencia de que todas estas iniciativas me llenaban más que una nómina reglada, lo que, además, se suma a cierta sensación de estar viviendo en un bucle profesional en el que no veía un futuro claro… No había un objetivo mayor que cambiarme de trabajo con relativa frecuencia para intentar cobrar más, y así pasé por cuatro empresas diferentes en los últimos cinco años de trabajo por cuenta ajena. Dejé mi trabajo, heredé los proyectos que tenía a medias para acabar de lanzarlos y también acepté colaboraciones con otros emprendedores. Así empecé a dedicarle foco a “ser emprendedor”.  

Hablar de éxito siempre es positivo y alentador, pero, ¿qué nos puedes decir de los fracasos, de las caídas o las decepciones, tan mal vistas en nuestro país? 

Dentro del entorno startup donde me muevo, es muy común relativizar el fallo y entender que los fracasos son parte del proceso de aprendizaje. El reto está en anticiparte al fracaso y ser capaz de aprender muy rápido para minimizarlo. La vida del emprendedor, en ocasiones, es muy solitaria, y es dura emocionalmente.  

En mi caso, uno de los primeros y más notables fracasos, fue juntarme con quien no debía. Para montar una empresa o tener socios, es fundamental tener unos valores y creencias parecidas, además de ser buena persona. La consecución de fracasos, en mi experiencia, no han acabado con un final terrible, sino con una reconducción y crecimiento personal.  

Foto Sergio Orozco
Sergio Orozco, CEO y cofundador de RookieWise

¿Qué significa el espíritu emprendedor para ti? 

Creo que hay mucho de innato en ese “espíritu emprendedor”, aunque vivimos en un mundo en el que el camino hacia “la estabilidad” de trabajar en una gran empresa o institución públicas arrasa por mayoría frente al emprendimiento. 

Ser emprendedor implica retar muchos de los aprendizajes que nos han dado por buenos, poner en duda que el éxito profesional es la nómina y seguramente que no te guste que otros te digan lo que tienes que hacer. Ser emprendedor muchas veces implica sentir que juegas sin red y que, si no resuelves tú el problema, nadie lo va a hacer.  

Los emprendedores encuentran decenas de trabas en este país para salir adelante. ¿Qué le pedirías a las distintas Administraciones para acabar con tantas dificultades? 

Parece que, poco a poco, la Administración ha entendido las casuísticas de las startups y empresas tecnológicas, que distan bastante de una pyme tradicional. Hasta la fecha, hemos tenido problemas con la constitución y escalado de nuestras empresas, ya que la casuística societaria es compleja. Sí creo que está habiendo muchos avances y se está escuchando al tejido emprendedor en esta materia, como refleja la nueva Ley de Startups, pero aún hay mucho trabajo por hacer. 

¿Cómo valoras el ecosistema emprendedor en España en estos momentos? 

Cada año, más maduro, pero claramente centrado en Madrid, Barcelona y Valencia… Aunque, poco a poco, más ciudades van apostando por crear valor. No obstante, la marca país a nivel internacional ha mejorado mucho los últimos años, y empresas como Cabify, eDreams, Job and Talent o Glovo son muestra de que podemos competir entre los principales motores de innovación y disrupción del mundo.  

Cada vez hay más incubadoras y aceleradoras que interactúan con grandes corporaciones, instituciones públicas e inversores, para hacer de estos jugadores un ecosistema productivo ordenado y de alto potencial. Así que creo que vamos por el buen camino, aunque aún lejos de nuestros los vecinos europeos.  

Tu último proyecto es RookieWise, háblanos sobre él.  

Lo que es ahora RookieWise se tiene que explicar dando un salto al pasado y conocer nuestra empresa anterior, llamada Triporate. Hace cinco años nació Triporate, que, en palabras sencillas, era una “Agencia de Viajes para empresas”. Nuestro objetivo fue reinventar el servicio de viajes corporativos sin recurrir a herramientas y procesos del pasado. El replanteamiento de procesos y una tecnología de desarrollo propio que nos permitió pasar en un año de gestionar de cero a 5.000 viajes al mes, captando más de 100 empresas B2B.  

Esta tecnología de desarrollo propio ahora la hemos abierto para que otras agencias puedan usarla, mejorando así su eficiencia y oferta de cara al cliente. Nos hemos desprendido de la marca Triporate, y ahora, quienes en su día eran nuestros competidores, son ahora nuestros clientes. 

¿Qué ha supuesto la pandemia para ti, tanto a nivel personal como profesional? ¿Qué has aprendido de ello? 

El Covid para nosotros ha sido un máster en gestión de incertidumbre, ponderación de la información y toma de decisiones en tiempo récord… a diario y sin un final claro. Ha sido un golpe que ha dejado heridas de muerte a muchas empresas, y más aún en sectores como el de los viajes, donde no solo el negocio bajó a casi cero, sino que, además, las restricciones continuas y las medidas prácticamente nos obligaron a revisar los protocolos de trabajo en la gestión de viajes. 

A su vez, es uno de los periodos que más me ha hecho crecer y aprender. En varias ocasiones se me pasó por la cabeza bajar los brazos y dejar de luchar, pero estar rodeado de gente que cree en ti y te apoya hace que no te rindas y encuentres el camino. Sobre todo, cuando eres una pequeña empresa con 30 nóminas, y sabes que no va a venir el Estado a rescatarte. He aprendido a enfriar la mente y a no dejarme llevar por las emociones. 

¿Qué consejos (motivadores) darías a otros futuros emprendedores? 

En momentos de crisis hay verdaderas oportunidades. Cuando vienen mal dadas, hay que ser más consistente que nunca, analizar bien la situación, pero sobre todo no dejarse llevar por “el miedo generalizado” ni por frases del estilo “hazte el muerto y deja que pase”. Cómo emprendedor, pasarás por crisis de todo tipo, así que no dejes que te coman los miedos, piensa que tu startup es más grande que tú mismo, y rodéate de gente que llegue con ilusión renovada. 

10313641 10153219311331280 3084220575950320593 n 1
- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter