martes 09 • agosto 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

La Digitalizadora Agraria: un proyecto que va mucho más allá que el PERTE Agroalimentario

La Digitalizadora Agraria prevé concurrir al PERTE con proyectos de inversión que pueden sumar hasta 500 millones de euros y con los que se podrían crear hasta 5.431 puestos de trabajo

El pasado 8 de febrero, el Consejo de Ministros aprobaba el Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (PERTE) del sector agroalimentario. Con él, se pretende “dotar a la cadena agroalimentaria de la financiación y de las líneas de actuación necesarias para emprender los cambios medioambientales, digitales, sociales y económicos a los que tendrá que hacer frente en la próxima década”.

Sin embargo, esta semana se presentaba el proyecto de la Digitalizadora Agraria, el cual lleva fraguándose cuatro años con la integración de 6.074 agricultores y ganaderos, cooperativas e industrias agroalimentarias con el objetivo de ser el mayor ecosistema de digitalización para transformar la agricultura en España a medio y largo plazo. De hecho, si bien el anuncio del PERTE Agroalimentario por parte del Gobierno con los fondos Next Generation de la UE ha acelerado su puesta en marcha, pero su vocación es anterior y su visión es la digitalización del campo más allá de las actuales ayudas europeas.

“La Digitalizadora Agraria prevé concurrir al PERTE con proyectos de inversión que pueden sumar hasta 500 millones de euros y con los que se podrían crear hasta 5.431 puestos de trabajo, fundamentalmente centrados en mujeres y jóvenes en el mundo rural de 203 municipios”, explica la organización. “Un 35% en poblaciones de menos de 5.000 habitantes y otro 40% en poblaciones de hasta 50.000 habitantes”.

Más allá de los Next Generation, La Digitalizadora Agraria se fundamenta en proyectos que mejoran la competitividad, sostenibilidad, trazabilidad y la seguridad alimentaria en todas las fases de la cadena de valor, poniendo especial foco en la integración vertical desde el agricultor y ganadero hasta la agroindustria. Para ello, el proyecto cuenta cuenta con un pool de grandes empresas tecnológicas, importantes actores del sector agroalimentario y una amplia capilaridad de cooperativas y explotaciones agrarias y ganaderas ubicadas en Comunidad Valenciana, Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia, Castilla y León, Cataluña y Madrid.

Asimismo, “la inteligencia artificial, la sensórica a través del internet de las cosas, la robotización, los drones, el blockchain, el mantenimiento predictivo, la reducción de consumo y ahorro energético o la analítica de datos serán algunas de las herramientas y tecnologías que van a aplicarse para la transformación del sector”. 

precio

“Al margen de los problemas del sector, como puede ser el precio que recibe el agricultor, detectamos dos principales problemáticas: la gestión del agua y la gestión de residuos“, explica José Ángel González, director de La Digitalizadora Agraria. “Muchas veces los ganaderos saben que tienen que digitalizarse, porque es más complicado que llegar e instalar placas solares. Hay que saber adaptarlo al sector. En este caso, hay una gran problemática con qué hacer con los residuos animales. Están un poco esclavos de la integración vertical de las grandes industrias. Es decir, tienen unos márgenes realmente pequeños y, encima, son los responsables de la gestión del residuos. Ahí es donde necesitan ayuda”.

Después de varios años en contacto directo con el sector, Gonzáles señala que “la explotación grande lo tiene clarísimo, y sabe que se tiene que digitalizar, pero las pequeñas explotaciones necesitan saber cómo hacerlo“. “El PERTE es una iniciativa magnífica, pero puede que, como herramienta, sea bastante dificultosa”, continúa. “Hay una parte muy grande que va dirigida a la transformación digital para el pequeño agricultor, y ahí es donde puede haber problemas, porque es bastante complicado que te pida un kit digital cuando no sabe ni lo que tiene que hacer. Muchas veces nos han dicho ‘si yo sé que me tengo que digitalizar, pero, ¿cómo empiezo?'”.

Finalmente, González subraya que si hay algo claro es que “si no somos capaces de digitalizar el campo, que es un 19% del PIB de este país, nos van a volver a comer la tostada. En el caso de Italia han destinado directamente 500 millones de euros para digitalizar el campo en forma de ayudas directas. Aquí lo hemos complicado. Pero, realmente, no es nada que no se pueda abordar. El PERTE es una oportunidad magnífica, y la agroindustria lo tiene clarísimo, pero me faltan las ayudas al pequeño agricultor”.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter