viernes 24 • junio 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Los nuevos formatos en la industria de los eventos 

“Los eventos generan experiencia de marca y proporcionan valor añadido directo en las relaciones entre las organizaciones y su público”

Ana Belen

La industria de los eventos factura 12.000 millones de euros anuales en España, emplea de forma directa a más de 80.000 personas a través de 700.000 empleos colaterales con más de cien perfiles diferentes de profesionales. Esta creciente e importante industria es un potente motor económico gracias a su potencial turístico convirtiéndola en epicentro de grandes celebraciones como grandes ferias, congresos o celebraciones deportivas. 

La crisis sanitaria provocada por la pandemia mundial de la Covid-19 afectó profundamente a esta industria, la cual se vio seriamente dañada debido al repentino parón de su actividad, provocando una grave recesión en sectores que, por su actividad natural, requerían de la presencia de público. Esto hizo especialmente vulnerable a la industria de los eventos y su lenta reactivación estuvo condicionada por las medidas impuestas por las administraciones, diseñadas con la finalidad de reducir cualquier riesgo de contagio. 

Durante estos dos años de incertidumbre, el coronavirus ganó el pulso a grandes celebraciones internacionales como el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, los Juegos Olímpicos de Tokio o los Oscar de Hollywood, entre muchos otros acontecimientos cancelados de menor impacto mediático. La pandemia trajo consigo una grave crisis en el sector de los eventos a nivel mundial dejando nuevos formatos en la producción de actos. 

Tras meses de inactividad, la industria se ha recuperado. Este tiempo de obligado parón ha servido para que los profesionales del sector den un nuevo enfoque, planteándose nuevas formas de, por un lado, recuperar la presencialidad de forma segura y, por otro, llegar de manera efectiva a un público online. El reto es recuperar la confianza de las empresas e instituciones, demostrar que se pueden lograr los mismos objetivos para que inviertan en eventos seguros y de calidad. 

La creatividad y la personalización son las mejores cartas para los profesionales de la organización y para todos los sectores que trabajan en la producción de actos, e internet ofrece infinitas posibilidades de flexibilidad y adaptabilidad ante una situación impredecible y cambiante. 

La pandemia obligó a cancelar la mayoría de las celebraciones durante el periodo de confinamiento más estricto. La situación obligó a la industria a adaptarse repentinamente y el sector ha sabido reinventarse. Trasladar los eventos tradicionales al mundo digital fue una ardua tarea, las nuevas tecnologías fueron imprescindibles ya que el mayor reto fue seguir conectando con el público, captar su atención y ofrecer experiencias personalizadas y atractivas, esta vez por medio de una pantalla. 

El engagement con el público pasa por la interacción a través de una mayor participación en chats, plataformas digitales, redes sociales y, especialmente, los vídeos en streaming, todos ellos fueron un balón de oxígeno para la industria. Las plataformas para eventos virtuales y su bajo coste en comparación con los actos presenciales tradicionales, evidencian las posibilidades que ofrece el formato online, reforzando los eventos híbridos que han venido para quedarse, a modo de apoyo a los eventos convencionales. 

Todo ello fue clave para mantener el sector activo durante los meses más duros de la pandemia, la proximidad con el público que ofrece un acto presencial no tiene parangón y los eventos se han adaptado a las nuevas necesidades, por ello se han reforzado estrategias para complementar los canales offline y online hacia la personalización de eventos

Actualmente, la organización de actos constituye un papel importante en corporaciones e instituciones como generadores de experiencia de marca, se convierten en una herramienta que proporciona un valor añadido directo para las relaciones entre las organizaciones y su público, fortaleciendo relaciones entre ellos, teniendo en cuenta que las empresas o instituciones utilizan todo tipo de eventos, como actos de carácter empresarial, para posicionar su imagen o marca, para lanzar un nuevo producto o mensaje o para atraer la atención y lograr una mayor visibilidad. 

Básicamente, las empresas intentan comunicarse con la sociedad y el público, posicionándose y volviéndose visibles para ellas gracias, en gran medida, a estos nuevos formatos en la producción de actos surgidos tras la pandemia mundial. 

Por Dra. Ana Belén Oliver González, profesora de Comunicación de la Universidad Camilo José Cela, Madrid

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter