sábado 24 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

Clara Lloveres (Shopopop): “La logística de última milla es la parte más costosa del proceso de entrega a domicilio”

España puede ser uno de nuestros principales mercados, ya operamos en Madrid, Valencia y Alicante”

“El gobierno francés ha reconocido oficialmente que nuestras entregas son un servicio público”

El propósito y la sostenibilidad lo inundan todo, son elementos que vigilan los inversores y que las empresas tienen muy en cuenta al planificar sus estrategias. En este contexto, las diferentes vertientes de la economía colaborativa afectan a prácticamente todos los sectores y negocios. El de las entregas a domicilio, en auge durante y tras la pandemia, es un buen ejemplo. Capital analiza junto a Clara Lloveres, country manager de Shopopop las tendencias del crowdshipping y el futuro del negocio de delivery.

Clara Lloveres
Clara Lloveres (Shopopop)

¿Cómo nace la idea de la empresa? ¿Había en el año de su formación empresas con economía colaborativa o era un sector demasiado emergente todavía?

Shopopop nace en la India en 2014. Cuando nuestro cofundador Antoine trabajaba en Bombay, conoció un sistema local de entrega de comidas conocido como Dabbawallahs. En esa época, también se estaban popularizando en Europa el uso de coches compartidos y la recogida para la compra de alimentos. Una idea comenzó a tomar forma: ¿qué pasaría si la gente ayudara a sus vecinos durante los viajes regulares entregando sus compras?

A su regreso a Francia, Antoine conoció a su (futuro) socio Johan, y juntos lanzaron Shopopop. Imaginaron una solución de entrega sencilla y colaborativa, con el objetivo común de ayudar a la gente a ganar dinero con sus desplazamientos habituales, al tiempo que desarrollaban la ayuda mutua y el sentido de la conexión. En este momento, la economía colaborativa era un sector emergente todavía.

El boom de Shopopop fue en 2020, un momento en el que la compañía inició un nuevo capítulo. La pandemia obligó a los franceses a pedir la entrega de sus compras para cumplir con las normas de distensión social, con el resultado de un enorme aumento de las entregas. Shopopop ha estado presente en este momento único para apoyar a las tiendas y a los ciudadanos. Además, el gobierno francés ha reconocido oficialmente que nuestras entregas son de servicio público. Tras el lanzamiento de Shopopop en cuatro nuevos países (Portugal, Bélgica, España e Italia), nos hemos convertido en el líder europeo del crowdshipping.

¿Cómo os definís como empresa?

Nos basamos en cuatro pilares. El primero de ellos es el trabajo en equipo, ya que la vida en Shopopop se basa en la colaboración. Nuestro trabajo se basa en la comunicación con los compañeros, en la comprensión mutua y en la escucha atenta. La segunda clave es que queremos seguir creciendo juntos. Nuestro lema es: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, vamos juntos”. Aquí avanzamos en equipo, compartimos nuestras ideas y pedimos ayuda.

En tercer lugar, ponemos en valor el respeto al grupo, que, junto con la honestidad y la amabilidad, están en el corazón de nuestra cultura y espíritu de empresa. Es algo que intentamos tener presente como valor siempre. Por último, en Shopopop siempre estamos buscando superarnos: Nuestra receta consiste en intentar, fracasar y volver a intentar. Nuestro sello es asumir la responsabilidad y prosperar.

Vuestra diferenciación es la colaboración frente a otras empresas de delivery, conocido como crowdshipping. ¿Cómo es esto de atractivo para los clientes? ¿Los clientes prefieren que su repartidor sea un conocido o un vecino?

En primer lugar, permite que las relaciones en los barrios, pueblos o áreas en los que opera sean cada vez más fluidas entre los vecinos, pero, además, tiene unas claras ventajas en cuanto a la flexibilidad y la rapidez con la que reciben sus pedidos.

¿No les preocupa llegar a convertirse en un sector como el de los riders?

El propósito de Shopopop no es convertirse en un trabajo para los shoppers. Los particulares que se dan de alta en la plataforma puedan obtener un dinero extra, para por ejemplo compensar parte del gasto de gasolina, y solo tienen que entregar compras o productos en trayectos que hacen de igual manera en su día a día, como puede ser desplazarse a su trabajo. Pero la cantidad que reciben por cada entrega es una ayuda, al hacerlo, el propósito y espíritu es también el de colaborar.

Las startups o negocios basados en la economía colaborativa están de moda. ¿Es Shopopop un paso más allá en este tipo de negocios o una variante más?

Shopopop es un paso más allá en las entregas colaborativas de última milla. Su misión es hacer que las entregas a domicilio sean más flexibles, asequibles y sostenibles. Nuestro objetivo es crear una gran red de shoppers que puedan colaborar, dando una mayor capilaridad y evitando trafico rodado extra en nuestras ciudades y/o pueblos.

¿Qué objetivos tienen la empresa en el corto y largo plazo? ¿Y concretamente en España?

Shopopop es el líder europeo del crowdshipping, con más de tres millones de entregas en las ciudades en las que da servicio. Por ello, y en concreto para España, donde operamos desde febrero, nuestro objetivo es aumentar el número de entregas, incrementado tanto los clientes que quieran usar nuestra plataforma como los particulares que quieran colaborar y realizar entregas.

Creemos que España puede convertirse en uno de nuestros principales mercados. Para ello, tenemos una estrategia de crecimiento que está focalizada en desarrollar las principales ciudades de España, siempre con un objetivo claro de empezar de lo micro a lo macro. Es decir, tenemos que tener en cuenta que nuestro modelo se basa en desarrollar una zona específica de una ciudad con comercios y retailers que quieran usar la plataforma, ya sea en exclusiva o complementariamente para realizar sus entregas.

Posteriormente, con estrategias de marketing, desarrollamos a los shoppers que van a estar enfocados en llevar esos pedidos a sus vecinos. Buscamos un balance casi inmediato entre la oferta y la demanda para que todo salga bien. Actualmente, ya operamos en Madrid y, recientemente, hemos aterrizado en Valencia y Alicante.

¿Qué puede hacer la empresa por el medio ambiente? ¿Hay alguna propuesta de proyecto de sostenibilidad a parte de la ya encontrada en otras empresas del sector de entregas colaborativas?

Uno de los valores sociales de Shopopop es la implicación de la plataforma con el impacto ambiental. En este sentido, nuestro objetivo es aprovechar viajes rutinarios, lo que supone una mayor eficiencia y un ahorro de emisiones de CO2 evitando hacer recorridos que se llevarían a cabo solo para entregar el paquete.

¿Con quién compite Shopopop?

Actualmente, en España no existe ningún otro operador de repartos colaborativos parecido a Shopopop. Pero sí es verdad que, en cuanto a captación de negocio con supermercados y comercios, podrían identificarnos con plataformas como Getir, Gorillas y Lola Market, o incluso Glovo, pero nuestro modelo es completamente diferente, la base y esencia de económica colaborativa, de crear una red de particulares que colaboren difiere completamente.

¿Qué es exactamente el sector de las entregas colaborativas y como llega Shopopop a descubrirlo y explotarlo?

El crowdshipping es una rama de la economía colaborativa aplicada a la mensajería que consiste en aprovechar el viaje de una persona para que lleve un paquete a otra que se encuentra en su camino. La idea surge de mano de su cofundador Antoine quien, cuando trabajaba en Bombay, conoció un sistema local de entrega de comidas conocido como Dabbawallahs.

Al mismo tiempo se estaban popularizando en Europa el uso de coches compartidos y la recogida para la compra de alimentos. Fue en este momento cuando se planteó lo que pasaría si fuesen los propios vecinos quienes entregasen los paquetes, aprovechando trayectos de su día a día.

¿Está el mercado de las entregas colaborativas en una fase temprana? ¿Cuál es el margen de mejora en el sector?

El mercado de las entregas colaborativas es un sector que ha evolucionado mucho a lo largo de los últimos años, sobre todo desde que llegó la pandemia. Aun así, el sector tiene mucho margen de mejora. En concreto, las propias plataformas de crowdshipping se tienen que mantener en actualización constante, ya que las demandas y necesidades de los consumidores son cambiantes, al igual que el contexto cultural o social de cada ciudad en la que ofrecen su servicio.

¿Es un mercado en el que importa más la cantidad de transacciones y/o entre- gas o el número de clientes? ¿Qué tipo de fidelidad se busca con el cliente?

En este mercado, importan tanto la cantidad de transacciones, que varía en función de la oferta y la demanda, como el número de comercios o supermercados que nos asignan entregas porque un cliente determinado les ha hecho un pedido. Es decir, desde Shopopop, necesitamos de ambas partes para que exista un balance en las entregas y se pueda dar servicio a todas las demandas.

El tipo de fidelidad que buscamos con el shopper es un alto compromiso con la comunidad en la que interactúa diariamente, ya que tiene que ser conocedor de las ventajas que ofrece el uso de plataformas de entrega colaborativa como Shopopop, tanto a él mismo como a la comunidad. También buscamos fidelidad entre los comercios. En concreto, la logística de última milla es la parte más costosa del proceso para una empresa que entrega a domicilio.

El modelo de Shopopop permite aumentar el volumen de negocio con las entregas y ahorrar costes, ya que los shoppers entregan directamente desde la tienda, sin ningún tipo de inversión en infraestructura o tecnológica. Además, las entregas son más rápidas y mucho más flexibles, no es necesario encajar- las en un slot de entrega disponible, y, en un plazo de 2 horas, se pueden realizar las entregas tanto zonas metropolitanas como rurales.

¿Qué os reclama el cliente en cuanto a mejores del servicio o nuevas funcionalidades y servicios?

Nuestros shoppers nos demandan nuevas localizaciones y, en el mismo sentido, nuevos comercios colaboradores de Shopopop, ya que aún son muchas las zonas en las que Shopopop no está disponible, pero sí tenemos gente interesada en realizar entregas. Por ello, trabajamos por asentarnos en nuevas ciudades, como ahora hemos hecho en Valencia y Alicante, para poder llevar las entregas colaborativas a nuevos barrios y fomentar así las relaciones entre los vecinos.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter