viernes 23 • septiembre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

Iniciativa de seguridad global china: la hegemonía mundial de EEUU en juego

Beatriz Pérez Robles
Experta en Comercio Internacional y profesora en ESIC Business & Marketing School
- Advertisement -spot_img

“China se ha movido en los últimos años en los frentes militar, territorial, comercial e institucional para maximizar su poder y liderar el mundo”

Desde que en abril de este año el presidente chino Xi Jinping anunciara la llamada “Iniciativa de Seguridad Global”, las reacciones por parte de la comunidad internacional no han cesado. La propuesta, que se fundamenta en la cooperación de las naciones para la defensa de la paz, ha generado una profunda desconfianza en los países occidentales, que consideran que el presidente chino apunta, en realidad, hacia un nuevo orden mundial liderado por China que acabe con la hegemonía de EEUU.  

La iniciativa se sustenta sobre seis puntos que hacen referencia, entre otras cuestiones, a la visión de una seguridad común en la que las naciones trabajen juntas para defender la paz; el apoyo al diálogo y las soluciones pacíficas ante conflictos; el rechazo al unilateralismo y al enfrentamiento entre bloques o el respeto a la soberanía de los países y la no injerencia de terceros en asuntos domésticos. 

Esta iniciativa no debería de generar desconfianza en sí misma, ya que los seis puntos recuerdan a los principios establecidos por Naciones Unidas tras la II Guerra Mundial y sentaron las bases del orden mundial posterior. Sin embargo, dos cuestiones ayudan a comprender por qué los países occidentales se sienten amenazados. 

Por un lado, China reconoce que no se trata de una propuesta más y ha dejado claro su papel protagonista y el necesario desplazamiento de los planteamientos occidentales liderados por EEUU. Es una propuesta china, al modo chino. No se trataría por tanto de una mera transición del liderazgo de un país a otro, hablamos de un cambio de modelo. Recordemos que la visión de Xi Jinping conlleva un fuerte intervencionismo del Estado.  

Por otro lado, basta con revisar la postura y las acciones del gigante asiático a nivel geopolítico para comprender la actitud de occidente. China se ha movido en los últimos años en diversos frentes para maximizar su poder y liderar el mundo. 

En el frente económico, Xi Jinping ya ha posicionado al país como gran potencia mundial a nivel comercial. A comienzos de este año, entraba en vigor el tratado de libre comercio más importante de la historia: la Asociación Integral Regional de Asia-Pacífico (RCEP); un tratado que engloba a 15 países de la región y que, según cifras de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, representa casi un 30% del comercio mundial

La firma de este acuerdo tiene una especial relevancia si tenemos en cuenta que EEUU se retiró durante el mandato de Trump del acuerdo occidental de la región, que pretendía hacer frente a la posición comercial de China: el Acuerdo General y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP). Fuera de la región, China desplazaba en 2020 a EEUU como principal socio comercial de la UE. Y en Latinoamérica ya es un socio comercial estratégico y uno de los tres mayores inversores. 

En el frente territorial y militar, el presidente chino tiene en su punto de mira dos cuestiones: la reunificación de los territorios y la expulsión de EEUU del Pacífico, que quedaría como potencia atlántica. Hong Kong ya está controlado desde 2020, pero quedan pendientes la anexión de Taiwán y la cuestión del Mar de China meridional, con territorios reclamados también por Japón, Malasia, Filipinas o Vietnam. 

Todo ello les enfrenta a EEUU por el poder en el Pacífico. China está aumentando su capacidad militar (y no solo en Asia) y EEUU intenta afianzar su posición a través de alianzas: ya ha reactivado el acuerdo de seguridad Quad, conocido como la OTAN del Pacífico y del que forman parte EEUU, Japón, India y Australia; y en 2021 firmaba el acuerdo AUKUS, con Australia y Reino Unido.  

En el frente Internacional, esto ha ido acompañada por la “Iniciativa de Desarrollo Global”, que pretende fomentar la cooperación multilateral y con la que China podría desplazar también a EEUU como líder de numerosos organismos internacionales.  

Teniendo en cuenta todo esto no es de extrañar el recelo de los países occidentales ante una propuesta china para la seguridad mundial. Los pasos que está dando China están dirigidos a crear una posición de liderazgo y hegemonía; un nuevo orden mundial con China a la cabeza que amenaza la posición de EE.UU. como referente mundial. 

- Advertisement -spot_img
Beatriz Pérez Robles
Experta en Comercio Internacional y profesora en ESIC Business & Marketing School

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter

- Advertisement -spot_img