viernes 01 • diciembre 2023

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El patinete eléctrico: un aliado sobre ruedas para combatir las emisiones de CO2

Santiago Páramo (Bolt): “Hace falta es más voluntad política para potenciar el sector del patinete eléctrico en España” 

Cesc Alonso (Sabway): “Se espera que el sector del patinete eléctrico siga creciendo, así como su número de usuarios, pero será un crecimiento más moderado” 

Armando D. Hernández (AUVMP): “Prevemos un exponencial crecimiento del uso de estos vehículos, sobre todo como vehículo propio, y por ende una mayor presión hacia las instituciones para corregir lo necesario” 

Las pequeñas, medianas y grandes ciudades a nivel mundial se han llenado de usuarios que han decidido relegar el uso del coche privado en pro de la alternativa de transportarse a través del patinete eléctrico. En concreto, según el estudio Brand Tracker, realizado por Tier Mobility, el 30% de los españoles utiliza vehículos de micromovilidad en los desplazamientos urbanos, lo que implica que España es el país europeo con una mayor proporción de usuarios de micromovilidad, es decir, de patinetes o bicicletas eléctricas.  

Así, según se desprende del estudio, España se sitúa como el segundo país europeo donde mejor acogida tienen los patinetes eléctricos (71%), tan solo por detrás de Polonia (80%). La facilidad de uso (53%), el confort (50%) y el precio (49%) son las principales razones por las que los españoles se muestran decididos a utilizarlos

En este sentido, se estima que, actualmente estén circulando por España alrededor de 3,5 millones de vehículos de movilidad personal (VMP), según los datos ofrecidos por la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP).  

De este modo, explica Armando D. Hernández, miembro de la Junta Directiva y portavoz de la AUVMP, los vehículos de movilidad personal, entre ellos, el patinete y el monociclo eléctrico, son un medio de transporte que surgió hace a penas 6 años y que apareció como una alternativa económica y eficiente.  

Ahora, tal y como comenta Cesc Alonso, CEO de la franquicia de patinetes Sabway, nos encontramos en plena expansión del sector de los patinetes eléctricos, ya que, especialmente tras la pandemia se experimentó un boom en su uso y “ahora ya no solo el patinete eléctrico dejó atrás el ser considerado como un juguete, sino que se ha convertido en la primera opción más práctica para el desplazamiento en distancias cortas”.  

El patinete eléctrico, dentro de los VMP, representa el principal producto y el más desarrollado en España y esto se debe, según la AUVMP, a su fácil adquisición y a la practicidad que tiene a la hora de ser manejado, aunque cada vez son más los usuarios que se animan a utilizar el monociclo eléctrico y el longboard, unos grandes desconocidos. La autonomía de los VMP, los elementos de seguridad, la practicidad, y la exigencia del público, han tenido una inmensa evolución durante los últimos años.  

“Está muy claro que en las calles de todas las ciudades y pueblos la demanda del VMP ha crecido de manera abrupta y continua durante este tiempo y, sabiendo las razones por las que ha sido así (costo inicial, ahorro en transporte, practicidad y conciencia ecológica, por mencionar algunas), sin contar con que durante este tiempo no hemos tenido una normativa favorecedora o comprensible, vemos evidente que esta tendencia positiva no se detendrá”, aclara el portavoz de la AUVMP.  

¿Una alternativa pensada únicamente para los jóvenes? 

El estigma de que el uso del patinete eléctrico está estrictamente pensado para los jóvenes es algo que rotundamente desmienten desde la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal: “En gran medida tenemos un público joven, entre los 20 y los 45 años. Sin embargo, el público mayor de 45, y hasta los 70 años, tiene la misma posibilidad y beneficios al usar este tipo de movilidad, y vemos un crecimiento en su perfil”, sostienen.  

En consonancia con esto, exponen que existe un agujero en las posibilidades del VMP en lo que a las limitaciones de la normativa se refiere, ya que, actualmente, no existe un VMP que permita el transporte de pasajeros, porque, por su definición, el VMP deberá estar dotado de una única plaza.  

SABWAY Cesc Alonso y Carles Tremoleda

Sin embargo, hacen hincapié en que están observando una gran demanda en perfiles como madres y padres que necesitan transportar a sus hijos al colegio y, seguidamente, movilizarse con eficiencia a su lugar de trabajo o estudios. “Hay un gran nicho del mercado que no se está cubriendo ya que esto genera temor y poco incentivo a la industria de crear un vehículo seguro con estas capacidades”, confiesa Armando D. Hernández.  

Para la compañía Bolt, la mayoría de los usuarios que utilizan este servicio son, principalmente, los jóvenes de entre 18 y 35 años. “Es un perfil que, generalmente, responde a las nuevas generaciones que prefieren moverse en transporte público o a través de aplicaciones de movilidad, en vez de usar el coche privado”, comentan, a lo que añaden que también están observando cómo cada vez más, el mercado se abre a nuevas edades.  

Dejando a un lado la edad, en Sabway explican que existen dos perfiles de usuarios: un perfil que le da un uso muy práctico al patinete y que busca una forma económica, fácil, práctica y accesible de desplazarse, que le de libertad y que ha encontrado en el patinete eléctrico ese aliado que cumple de alguna forma todas las necesidades a un bajo coste. El segundo perfil es el de aquel que ya ha sido usuario de patinete eléctrico, pero que demanda un mayor número de prestaciones, ya que le dan un segundo sentido a la micromovilidad, juntándola con el ocio, haciendo pequeñas rutas o salidas con los amigos.  

España, ¿sobre ruedas? 

Ha habido un proceso de maduración del sector en España durante los últimos cuatro años”, aclara Santiago Páramo, director general de Micromovilidad en España y Portugal de Bolt, a lo que añade que hace cuestión de dos o tres años, el sector del patinete eléctrico en España era algo más caótico, ya que había varias empresas que no terminaban de asentarse en el mercado y, que en este 2022, las empresas del sector han conseguido consolidarse.

“Este ha sido el mejor de todos los años, estamos viendo modelos de licitaciones por parte de los Ayuntamientos, como en el caso de Zaragoza, y de autorizaciones, como ha ocurrido en Madrid”, reseña. 

Pero, para continuar potenciando y afianzando este sector, hace falta una normativa homogénea, señalan desde Sabway. “El principal problema que nos encontramos hoy en día es que una parte de la regulación aún depende de las ordenanzas de los municipios”, por lo que nos encontramos en situaciones tan absurdas como que, cruzando una calle pasa a ser el casco o el seguro obligatorio o que ha cambiado la edad mínima de uso.

“Entonces, lo que pedimos es que haya una unificación de la normativa y que se especifique por dónde se puede utilizar, quién puede utilizarlo y que todas las comunidades autónomas y todos los municipios cuenten con una normativa homogénea”, sentencia el CEO de la compañía.  

Esta apreciación también la comparten desde Bolt, donde afirman que “lo que hace falta es más voluntad política para potenciar el sector del patinete eléctrico en España”.  

BOLT Santiago Paramo

Por ello, la Dirección General de Tráfico publicó el Manual de Características Técnicas, que será viene a decir que, a partir de enero de 2024, todos los VMP que se comercialicen deberán estar certificados para su uso. Además, añade que todos los vehículos que se comercialicen hasta esa fecha podrán circular hasta 2027 sin disponer de certificado para circular, que comenzará a ser obligatorio a partir de enero de 2027. 

Sin embargo, la AUVMP considera que, a pesar de que a nivel estatal solo pueden generarse beneficios, estos no llegarán a corto plazo. Así, denuncian que la DGT ha publicado este manual sin consultar a las principales asociaciones ni a la Federación Española de VMP (FEVEMP).  

Señalan que, con esta norma, la gran mayoría de los VMP que están circulando por las calles hoy en día, no podrán circular y tendrán que ser desechados, algo que provocará una reducción drástica del interés de la industria en invertir en España, “ya que requerirán estudios específicos por cada modelo y accesorio de inventario, a diferencia del resto de Europa, además de estar trabajando en la Ley de Seguridad Vial con posibles consecuencias disuasorias de su uso, como puede ser el seguro y casco obligatorio, a diferencia de un vehículo de similares características y con menos limitaciones, como es la bicicleta”, opina Armando D. Hernández. 

Por su parte, Cesc Alonso, CEO de Sabway, considera que esta nueva normativa reiniciará las reglas del juego y que a partir de 2024 habrá una reorganización del sector, algo que ayudará a terminar con el intrusismo en el sector o con las ventas no homologadas, para que, de este modo, aumenten las ventas de las tiendas especialistas. Igualmente, opina, la normativa de la DGT favorecerá a que el consumidor tenga más confianza en este tipo de vehículos. 

Desde la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal, declaran que llevan tiempo reclamando una normativa a nivel estatal que regule por igual en todas y cada una de las poblaciones y no como está ahora mismo, donde la DGT delega en cada uno de los 8.000 ayuntamientos de España que lo regulen de una manera diferente, lo cual crea una gran confusión, accidentes y multas inesperadas.

“En AUVMP creemos que la equiparación legal con la bicicleta sería un beneficio para todos, ya que habría poca confusión respecto a las maneras de circular, facilitando la actuación de agentes de policía, simplificando las señalizaciones y el trabajo de los ayuntamientos y permitiendo un crecimiento del VMP sin necesidad de “impulsar” con una mayor inversión”, apuntan. 

Al hilo de lo anterior, el director general de Micromovilidad en España y Portugal de Bolt reseña que ya existen marcos legales que van en busca de incentivar este tipo de movilidad: “Las ciudades están comprometidas en implementar las zonas de bajas emisiones en los centros de las ciudades, de restringir más el uso del coche privado para reducir las emisiones de carbono, por lo que estas normativas también hacen que se piense a favor de la movilidad, porque si se reduce el número de coches en los centros, que es una necesidad para reducir las emisiones de carbono, debes ofrecer unas alternativas eficientes para que la gente se pueda mover, como el transporte público y la movilidad”.  

Con respecto al resto de Europa, explica Carles Tremoleda, director de Expansión de Sabway, el sector del patinete eléctrico español, en cuanto al uso, es líder, gracias, en cierto modo, al buen tiempo y a lo rápido que se implementó su uso a partir de 2016, cuando comenzó a verse en ciudades como Barcelona. En cuanto al resto de los VMP, como los monociclos, aclara, España va con cierto retraso y su uso no está tan extendido como, por ejemplo, en Francia.  

El 2023 como oportunidad para la consolidación 

Durante 2022, el sector experimentó un crecimiento considerable con respecto a los años anteriores y, de cara al año que recién comienza, se espera que el sector del patinete eléctrico siga creciendo, así como su número de usuarios, “pero será un crecimiento más moderado”, comenta el CEO de Sabway. Esto se debe a que el crecimiento que ha experimentado el sector desde 2021 ha sido muy elevado, pero, aunque esté moderándose, seguirá aumentando, ya que es un medio de transporte en plena evolución, aportan desde la AUVMP. 

En lo que refiere a la industria, desde Bolt apuntan a que también habrá una mayor consolidación, a pesar de que se esté viendo que hay empresas que tienen dificultades tanto a nivel financiero, como con sus modelos. “Es importante que las ciudades analicen las propuestas operativas y que se tome en cuenta la capacidad que ofrece cada empresa para poder ofrecer un servicio a largo plazo”, señala Santiago Páramo, director general de Micromovilidad en España y Portugal de Bolt. Además, avanzan que Bolt se encuentra en un momento de “conversaciones” con aproximadamente 40 ayuntamientos españoles para poder ofrecer sus servicios en estas ciudades, con el objetivo de abrir su flota a nuevos horizontes.  

Por último, la AUVMP explica que los vehículos de movilidad personal han sido adoptados por la sociedad como un medio de transporte eficiente, “aun cuando el apoyo institucional es escaso y las limitaciones, excesivas”. A pesar de esto, prevén un exponencial crecimiento del uso de estos vehículos, sobre todo, como vehículo propio y, por ende, una mayor presión hacia las instituciones para corregir lo necesario. 

AUVMP Armando D. Hernandez
- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter