Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

pedro sanchez

Los retos que esperan al nuevo Gobierno

Deuda, pensiones, mercado laboral, impuestos… La política económica está plagada de incertidumbres que el ejecutivo liderado por Pedro Sánchez tendrá que ir despejando en breve. En opinión de Rafael Domenech, Responsable de Análisis Económico de BBVA Research, España necesita sentar las bases para un crecimiento elevado e inclusivo, que ayude a enfrentar los retos que trae el cambio tecnológico, la revolución digital, la globalización, el envejecimiento y la sostenibilidad, creando empleo, mejorando el capital humano, aumentando la productividad y los salarios, y asegurando la igualdad de oportunidades: “Muchos de estos retos están bien identificados en la Agenda del Cambio. Obviamente, esta agenda de trabajo va más allá de la próxima legislatura, pero tenemos que pensar a largo plazo, con estrategias que a corto sean consistentes con estos objetivos. Sólo las mejores políticas conseguirán los mejores resultados. Además, no hay que descartar que el próximo Gobierno tenga que enfrentarse a una nueva crisis económica internacional o, cuando menos, a un entorno menos favorable, teniendo en cuenta los numerosos riesgos e incertidumbres actualmente existentes, como el aumento de las tensiones comerciales, una desaceleración más intensa de lo previsto de la economía en China, las señales de una posible recesión futura en EEUU, el brexit o el aumento de las tensiones financieras en Italia”. Las previsiones de BBVA Research apuntan que será difícil alcanzar el objetivo de estabilidad presupuestaria en los próximos cuatro años sin medidas adicionales: “Hay que continuar con la consolidación fiscal, hasta alcanzar un superávit primario que permita ir reduciendo la deuda pública de una manera gradual pero constante y ganar margen de actuación fiscal para entornos económicos menos favorables. La mejor forma de hacerlo es mediante reformas estructurales que aumenten la tasa de empleo y la productividad, y con ello las bases imponibles y los ingresos públicos. Esto lleva…
Ya está. Ya hemos elegido. Han sido casi dos meses de larga e intensa campaña electoral donde hemos escuchado de todo y para todos los gustos. Si algo sabemos los autónomos cuando llegan unas elecciones es que nos convertimos en los protagonistas de grandes promesas por parte de todos los partidos, pero, una vez que llegan al Gobierno –ya sea nacional, autonómico o local–, pocos nos escuchan de verdad.  Ahora que los ciudadanos ya hemos elegido, es el momento de nuestros políticos. Vienen semanas de reuniones, acuerdos y de conseguir consensos. Es hora de actuar con moderación y es necesario que se priorice la estabilidad política, económica y la seguridad jurídica. Es hora de entendimientos, de actuar con responsabilidad y, desde luego, de contar con los autónomos. No hay que olvidar los problemas a los que se siguen enfrentando día a día muchos de los 3,2 millones de autónomos que hay en nuestro país. Como una enorme losa luchamos contra enemigos silenciosos, pero muy visibles: economía sumergida, competencia desleal, morosidad, que lastran la actividad de muchos de los autónomos que han mantenido sus negocios a flote contra viento y marea.  La realidad es que en los últimos años hemos sido los protagonistas del empleo, nos hemos ganado un sitio en los debates y se nos ha reconocido nuestro verdadero valor: creamos un tercio del empleo en España.  Si algo funciona la lógica, dice que se debe seguir esa senda. Las medidas que se han aprobado en los dos últimos años apoyando nuestro impulso han resultado vitales para la recuperación de la economía tras unos años muy duros. Y, desde luego, éste es el momento en el que no nos podemos conformar. Ya hemos hecho lo más difícil. Si en los primeros cuatro años de crisis se perdieron casi 300.000 autónomos,…
El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se reunirá el próximo martes, 11 de junio, en el Congreso de los Diputados con los líderes de Unidas Podemos, Ciudadanos y Partido Popular, por este orden, en la ronda de contactos anunciada ayer en su comparecencia en Moncloa con vistas a su investidura. Estos tres partidos son los que pueden facilitar o bloquear la investidura de Sánchez para que en España haya un Gobierno cuanto antes, según indicaron fuentes socialistas. Un día antes, el lunes 10, se reunirá la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE para formalizar la comisión que coordinará las negociaciones con los distintos grupos parlamentarios de cara a la investidura del candidato a la Presidencia del Gobierno propuesto por el Rey.
La matemática parlamentaria marca pauta. No hay Gobierno posible con la suma de las tres candidaturas del centro/derecha-derecha; tampoco solo con la de la izquierda-izquierda radical nacionales. Ciudadanos o el PSOE pueden hacer una finta que desmienta sus afirmaciones de campaña (entre los dos suman 180 escaños, mayoría absoluta) para gobernar. Pero de esta matemática también puede salir una coalición similar a la que aupó a Pedro Sánchez a la Presidencia de Gobierno en la moción de censura. Aunque, para hacer esto último, bastaría con ERC sin contar con JpC. Si ninguna de estas dos alternativas es posible, la inestabilidad está servida con un Gobierno en minoría del PSOE en solitario que también se podría intentar sacar adelante con solo acuerdos de investidura. Por tanto, hay que esperar que Sánchez decida qué compañeros de viaje quiere para esta legislatura. Estas elecciones han confirmado que España es complicada. Complicada en el eje izquierda-derecha y complicada por la existencia de los nacionalistas/independentistas, que esta vez tienen más peso en el Congreso. Complicada en el eje económico con una economía inserta en la UE y la necesidad de aumentar su competitividad. Si los dirigentes políticos quieren responder a estos retos, se necesitaría imaginación parlamentaria para el bien de los españoles. ¿Serán capaces de hacerlo? En los últimos años no lo han demostrado, sobre todo para resolver el conflicto territorial que es, sin duda, el reto más urgente, sin descartar algo que ha pasado desapercibido en la campaña: el reto de la tormenta económica que se cierne sobre Europa y por ello de aprobar unos Presupuestos Generales. Europa nos ha sacado de la vigilancia por exceso de déficit, pero, después de las últimas decisiones del Gobierno en los llamados “viernes sociales”, es posible que volvamos a esa situación, salvo que el próximo Gobierno sea…
El próximo 12 de mayo entra en vigor el Real Decreto Ley 8/2019 que obliga a todas las empresas a llevar a cabo un control horario de sus empleados. Desde su publicación en el BOE, hace dos meses, las empresas han tenido que prepararse para cumplir con este nuevo reglamento que conllevará sanciones económicas en caso de incumplimiento. masvoz, compañía con más de 15 años de experiencia en servicios de comunicaciones para empresas, presenta los resultados de una encuesta que ha realizado para conocer la opinión de los trabajadores sobre la entrada en vigor de la ley, así como su solución de control de la gestión del tiempo y presencia en la nube. Según la encuesta realizada por masvoz, casi el 50% de los trabajadores trabaja más horas de las que establece la ley (40 horas semanales para una jornada completa). Además, un 66% asegura que no recibe ningún tipo de remuneración por esas horas extra, mientras que un 18% confirma que se las computan en días libres. Sólo 15,6% recibe remuneración económica. De los empleados que reconoce trabajar más horas de las establecidas, un 62% asegura trabajar de 1 a 5 horas extra semanales; un 30% de 5 a 10 horas y un 8% de 10 a 15 horas. Por otro lado, de los encuestados que reconocen trabajar más de lo establecido, un 66% asegura que no recibe ningún tipo de compensación. Según datos de la última encuesta del INE, en la que se analiza el primer trimestre de 2019, los trabajadores realizan más de dos millones y medio de horas extras (2.636.700) no remuneradas semanalmente. A unos días de que se termine el plazo, muchas empresas todavía no han implementado sistemas de registros de horarios y no son conscientes de las consecuencias que tiene el no cumplir con…
El presidente de la Generalidad Valenciana, Ximo Puig, no descarta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pueda llegar a un acuerdo con Ciudadanos tras las elecciones generales de este domingo, aunque es difícil porque que el partido de Albert Rivera está en una "posición muy radicalizada". En entrevistas en Onda Cero y la Ser, Puig valoró los resultados de las generales y que en las autonómicas valencianas celebradas también este domingo los resultados permitan reeditar el actual Ejecutivo regional, forma por PSPV-PSOE y Compromís, junto con el apoyo externo de Podemos-EUPV. "Hay momentos que cuando pasan las elecciones hay que bajar el balón y pensar qué le interesa al país”, afirmó en referencia a que el PSOE pueda buscar acuerdos que no sean sólo con Podemos y los nacionalistas, aunque se lamentó de que “eso parece que no va con Ciudadanos”. “En algún momento habrá que sentarse y buscar soluciones. No puede estar el país siempre en situación preelectoral", afirmó.
Nuestro número de abril, disponible en el quiosco y en este enlace (bit.ly/2UtPFRT), aborda las trampas del gasto público: el lío monumental en el que pueden introducirnos algunas políticas que se están anunciando en periodo electoral. Junto a él, analizamos el problema del paro: cómo es posible que en 1975 tuviéramos un desempleo del 3,7% y no hayamos vuelto a acercarnos a tasas tan bajas. El reto demográfico español y sus soluciones es otro de los temas que abordamos. También la reputación, preocupación creciente en empresas e instituciones de todo tipo. En empresas hablamos de la aerolínea IAG y sus desafíos con el Brexit; los retos de BBVA; por qué LinkedIn se ha convertido en el negocio que más crece de Microsoft; la estrategia de Facebook con Instagram; Amazon Prime, Tesla, el renacer de las cámaras en movimiento de GoPro... En Marketing analizamos si DAZN puede competir con Movistar+, y el creciente e imparable fenómeno de los superhéroes. En Innovación contamos los planes del Corredor Sudoeste Ibérico, una iniciativa prometedora para mejorar el negocio entre España y Portugal; la historia de Aciturri, surgida de un gallinero y convertida en una potente empresa del sector aeroespacial, con casi 1.500 empleados y 300 millones de facturación, y muchas historias más que se pueden ver en el sumario que está por debajo de estas líneas.
La reunión del Comité Electoral del PSOE ha concluido sin que se haya concretado la participación del presidente del Gobierno y secretario general del partido, Pedro Sánchez, en debates durante la próxima campaña electoral. Fuentes socialistas aseguraron a Servimedia que estaba previsto que en esta reunión matinal se concretase a qué formato de debate acudiría Sánchez. Sin embargo, la reunión se dio por concluida sin cerrar la participación y después de que hubiera discusión entre los participantes sobre el hecho de que hoy no se hiciera pública la decisión. Dando casi por descartado un 'cara a cara' de Sánchez con el líder del Partido Popular, Pablo Casado, aunque fuentes socialistas sostienen que no hay nada cerrado, las diferencias están entre la participación de Sánchez en el debate "a cinco", el lunes 22, o el debate "a cuatro" (sin Vox), del martes 23.
Fernando Méndez Ibisate es profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Quienes realmente debieran sustituir el interés particular o privado por el general o público, es decir, políticos y autoridades en el ejercicio de sus funciones, raras veces –si es que alguna– actúan de tal modo. La predisposición creciente del gasto público en todos los ámbitos y niveles de la Administración, junto con las tendencias de déficit y deuda públicos, así lo muestran. Incluso atendiendo promesas de más y mejores pensiones, sanidad, educación o empleo, pues los políticos siempre nos mostrarán las necesidades y bondades, nunca los excesos, costes, anomalías o aberraciones de sus actividades e intervenciones. Más gasto público no suele ser beneficioso, al menos a partir de una determinada cuantía, no mayor del 30% del PIB. La situación desde 2008 ha forzado ajustes que fundamentalmente han recaído en el sector privado, economías domésticas y empresas, en tanto las Administraciones Públicas no han experimentado reformas y restricciones tan graves. Ciertamente, hubo años de reducciones de gasto mínimas; 2013 fue uno de ellos respecto a su tendencia, aunque en términos per cápita mantuvo el nivel por encima de 2005, 2006, 2007 o 2008, es decir, en plena burbuja. Pero es que 2012, contrariamente a todo lo dicho sobre el “austericidio” del Gobierno de Rajoy, fue el año en que mayor gasto público, en términos absolutos, relativos (PIB) o per cápita, hubo de toda la serie histórica. Lo peor del dato es que hay cola entre los gobernantes para superar ese registro, y con orgullo. Da igual el coste… ¡que, por cierto, padecimos en su momento! Tampoco negaré que hubo partidas o aspectos del gasto que sufrieron mermas en favor de otras que tuvieron que verse incrementadas, como la financiación de la deuda. Mermas que fueron menores de lo expresado o…
El independentismo siga campando a sus anchas en los edificios de las instituciones catalanas, y los lazos amarillos siguen donde estaban. Así, el presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra, continúa su desafío al Estado. Mientras tanto, ¿dónde está el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez? El Gobierno, a través de su ministra portavoz, Isabel Celaá es partidario de esperar a la resolución de la Junta Electoral, quien le dio un ultimátum a Torra para que éste ordenase la retirada de los lazos amarillos que simbolizan la lucha de los autodenominados "presos políticos" que no son sino políticos presos que actualmente están siendo juzgados por el Tribunal Supremo. Sin embargo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue sin querer disgustar a sus socios de gobierno, y no les ha reclamado su retirada. Recordamos ahora el encuentro en el Palacio de San Jaime de Barcelona del ministro del Interior,  Fernando Grande Marlaska quien se reunió con líderes independentistas en su día para discutir sobre la neutralidad del espacio público.