miércoles 05 • octubre 2022

Capital Partners

Porsche • Chocrón • Adyen • Correos

- Advertisement -spot_img

El dólar estadounidense y la libra sufren las consecuencias de la guerra en Ucrania

El dólar se dispara por los precios de la Reserva Federal y los riesgos de crecimiento mundial

Las tensiones geopolíticas que rodean a Ucrania han provocado una nueva oleada de presiones para las monedas y mercados mundiales. El euro, tal y como indican desde Monex, se está viendo afectado por el posible aumento de hostilidades en el este de Ucrania tras el anuncio de que las fuerzas rusas están reagrupándose para atacar la región de Donbás.

La situación en Ucrania es cada vez más tensa y sus aliados en Europa están movilizándose para armar a Kiev con el fin de repeler a las fuerzas rusas y conseguir con ello presionar al presidente Putin que, tras seis semanas de sanciones, no ha cesado su invasión.

Mateusz Morawiecki, primer ministro polaco, ya anunció que Europa pronto se vería enfrentada a su mayor batalla de tanques desde la Segunda Guerra Mundial y, tras esto, los Estados miembro de la Unión Europea solicitaron urgentemente que se enviaran más armas a Ucrania. Esto ha supuesto que algunos países, entre los que se encuentran Polonia y los países bálticos, están presionando para que se imponga un embargo a las importaciones rusas de petróleo, pero continúa habiendo cierta resistencia por parte de algunos debido a la preocupación de que estas sanciones perjudiquen más a las economías de la UE que a las de la propia Rusia.

El dólar estadounidense

El pasado lunes, Charles Evans, director de la Fed de Chicago, declaró que una subida de los tipos de interés de 50 puntos básicos en mayo es “obviamente digna de consideración y quizás sea muy probable”. Estas declaraciones han causado un gran calado a pesar de la imposibilidad de Evans de participar en la votación sobre la política del FOMC en 2022, ya que es uno de los funcionarios más conciliadores de la Fed. A pesar de ello, desde Monex advierten que estos comentarios no deben interpretarse de forma exagerada, porque la declaración de Evans iba ligada al objetivo de alcanzar “la neutralidad en diciembre”, algo que supondría un ritmo más rápido del que él mismo respalda.

Las consecuencias a estas declaraciones se vieron rápidamente reflejadas en los mercados, que confirmaron los comentarios del propio Evans e hicieron que el dólar subiera con los rendimientos del Tesoro a 10 años. Así, la Casa Blanca advirtió que la publicación de la inflación sería extraordinariamente elevada, en torno al 8,4%, aunque los datos revelaron finalmente que el IPC se disparó hasta el 8,5% en marzo.

Entre los motivos que han desencadenado esta subida de la inflación estadounidense destaca el aumento de los precios de la energía y las interrupciones de la cadena de suministros debidas a la guerra de Ucrania, mientras que los bloqueos de China también pesan sobre el suministro.

Desde Monex explican que la valoración de las subidas de los tipos de interés por parte del mercado pronto alcanzará su punto máximo, ya que los mercados esperan una subida de tipos en cada una de las reuniones del año y prevén también subidas mayores de 50 puntos básicos.

Sin embargo, comentan que es más probable que la actual acción del pecio del dólar estadounidense se deba a movimientos en los rendimientos del back-end, como el rendimiento del Tesoro de 10 años. Esto provocaría un aumento aún mayor con una fuerte impresión de inflación e indicarían a los mercados que el ajuste cuantitativo de la Fed no solo ocurrirá a un ritmo más rápido que en el ciclo anterior, sino también mayor que lo comunicado por la misma.

Esto se debe a que el balance de la Fed tiene un vencimiento medio más largo, por lo que cualquier reducción de la demanda en estos horizontes temporales dará lugar a un precio más bajo y, por lo tanto, a un rendimiento más alto. En comparación, los rendimientos a más corto plazo, como el rendimiento del Tesoro a 2 años, reflejan las expectativas de los tipos de interés más que las expectativas en torno al balance de la Fed.

La libra esterlina

El cambio libra dólar estadounidense cerró la sesión del pasado lunes sin apenas cambios a pesar de las leves sorpresas a la baja en los datos del PIB del Reino Unido, correspondientes a febrero. Así, los datos de empleo mostraban que la tasa de desempleo de la OIT descendió hasta el 3,8% volviendo a los niveles previos al Covid-19, mientras que los ingresos medios aumentaron en línea con las expectativas hasta el 5,4% interanual en los últimos tres meses.

Por su parte, el empleo asalariado aumentó en 35.000 personas en marzo en Reino Unido, una pérdida a la baja. A pesar de ello, el impacto en el mercado fue limitado debido a que la mayoría de las cifras principales y el crecimiento salarial están en línea con las expectativas.

Así, explican desde Monex que es poco probable que los datos obstaculicen el endurecimiento del Banco de Inglaterra.

- Advertisement -spot_img

Stay Connected

Must Read

A fondo

Suscríbete a nuestra Newsletter