Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Economía

España tampoco cumplirá el objetivo de déficit en 2023 pese al nivel récord de recaudación fiscal

Por Redacción Capital

La AiRef pronostica un déficit público del 4,2% del PIB para este año, nueve décimas más de lo previsto

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha mantenido sus previsiones de crecimiento para el Producto Interior Bruto (PIB) de España este año en el 1,6%, si bien ha elevado nueve décimas sus estimaciones para el déficit público en 2023 hasta el 4,2% del PIB como consecuencia del impacto de las medidas para paliar la crisis energética.

Así se recoge en el Informe de Presupuestos Iniciales de las Administraciones Públicas 2023, en el que el organismo independiente que preside Cristina Herrero ha actualizado sus previsiones macroeconómicas y fiscales incorporando el impacto de las medidas aprobadas o prorrogadas recientemente por el Gobierno para hacer frente a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania y la subida de precios.

La AIReF ha presentado un nuevo escenario macroeconómico en el que mantiene su previsión de crecimiento del PIB real para el año 2023 en el 1,6%, frente al 5,5% observado en 2022 y sitúa en el 6,5% el crecimiento nominal, frente al 10% del año pasado.

La directora de la División de Análisis Económico, Esther Gordo, ha explicado en rueda de prensa para presentar este nuevo informe que la actividad económica en España se está comportando «con mayor fortaleza» respecto a lo que se esperaba en otoño. Ello se debe, entre otros factores, al positivo comportamiento del mercado de trabajo y del sector exterior en España, así como a la moderación de los precios de las materias primas energéticas en los mercados internacionales.

La subyacente acabará 2023 por encima de la tasa general

En el ámbito de los precios, la AIReF estima en 2023 una variación del Índice de Precios al Consumo (IPC) del 4%, dos décimas por debajo respecto a su anterior previsión, mientras que proyecta una inflación subyacente del entorno 5,4% y del 4,8% para el deflactor del PIB.

Según ha explicado Esther Gordo, los productos energéticos presentan tasas de variación negativas, pero persisten elevadas las tasas de inflación en los alimentos, los bienes industriales y los servicios que reflejan una paulatina traslación de los incrementos de costes pasados.

Los salarios, por su parte, mantienen tasas moderadas, aunque según el organismo crecerían por encima de la inflación en el promedio de 2023, recuperando solo de manera parcial la capacidad de compra perdida el año anterior.

En cuanto al escenario fiscal, la AIReF estima un déficit de las Administraciones Públicas del 4,2% del PIB en 2023, tres décimas por encima respecto a la tasa de referencia fijada por el Ejecutivo para el conjunto del año (3,9%). Esta revisión también incrementa la previsión de déficit nueve décimas del PIB respecto al informe de la AIReF de octubre, que no contemplaba la prórroga y las nuevas medidas aprobadas para paliar los efectos de la crisis energéticas.

La previsión de ingresos disminuye un punto y se sitúa en el 42,5% del PIB, sin incluir el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, mientras que la estimación de los gastos de reduce una décima, hasta el 46,7%.

En cuanto a la deuda, la AIReF proyecta una disminución de la ratio sobre el PIB de 2,6 puntos en 2023, hasta el 110,6% del PIB a finales de año, aunque a medio plazo espera una evolución desfavorable tras un periodo inicial de cierta estabilización.

La subida de tipos de interés encarece el crédito al consumo un 34%

La subida de tipos de interés ha encarecido el crédito al consumo un 34% en el último año, hasta alcanzar una Tasa Anual Equivalente (TAE) del 8%, que se eleva al 18% para las compras en grandes superficies, según datos de la Agencia Negociadora de Productos Bancarios.

Así, el precio de la financiación al consumo ha oscilado en función de la modalidad de crédito elegida, con tipos del 7% en los bancos tradicionales frente al coste del 25% que se ha alcanzado para la financiación de las compras con tarjeta de crédito.

El encarecimiento de la financiación al consumo y del coste de las hipotecas, sumado al efecto de la inflación, ha provocado una «drástica» reducción de la renta disponible de las familias españolas y de la tasa de ahorro, que se situó en 2022 en el 7,2% de la renta disponible bruta, 6,6 puntos porcentuales menos que el año anterior.

La Agencia Negociadora avisa de que esta «situación límite» ha provocado que muchas familias afronten dificultades para cubrir sus pagos financieros, lo que ha supuesto que aumenten un 30,8% las solicitudes de operaciones de agrupación de créditos en el primer trimestre de 2023.

La agrupación de créditos permite reducir hasta un 68% el interés pagado por el conjunto de financiaciones, y así se ha consolidado como el procedimiento más eficaz para productos financieros cuya amortización es inalcanzable, como son las tarjetas ‘revolving’.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.