Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Economía

España, uno de los países con menor libertad económica de la OCDE

Por María Nogales

España no solo obtiene una peor nota que la media de la OCDE y que la UE, sino que, en la mayoría de las variables analizadas, presenta una valoración negativa

Según el Índice de Libertad Económica (ILE) del año 2023, elaborado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), España se sitúa entre los países con libertad económica moderada, en la posición 35 del ranking, alejada de las primeras posiciones y en una situación relativamente baja si se compara con las economías desarrolladas.

En este sentido, ocupa la posición 31 de entre los 38 países que componen la OCDE, a la vez que un retroceso de 9 posiciones en 2023 comparado con la posición 22 de 38 países en 2012. Considerando el promedio de la OCDE como base 100, España presenta una brecha de un 8,5% respecto al promedio. Dentro de la Unión Europea, cuyo promedio se sitúa en 95,8, España ocupa la posición 22 de entre los 27 países que conformaban la UE-27, 4,3 p.p. por debajo del promedio de dicha UE.

Además, España se encuentra muy alejada de los resultados de Suiza, Irlanda y Nueva Zelanda que son los tres países que ocupan las primeras posiciones en el ranking dentro de la OCDE, y que, tras Singapur, también se sitúan en los primeros puestos de la clasificación del ILE en 2023.

Hay que destacar, adicionalmente, que la posición relativa de España en los últimos puestos dentro de la OCDE se debe al subcomponente del tamaño del Estado, salud fiscal, que hace referencia al ámbito presupuestario. España se sitúa en la posición 36 de los 38 países de la OCDE; debido a sus elevados niveles de deuda y déficit públicos.

El ILE valora la respuesta que tiene cada gobierno en el ámbito de su programación presupuestaria para intervenir la actividad económica, así como su compromiso con la gestión financiera responsable de los recursos. La acumulación de déficits consecutivos y su reflejo en el creciente endeudamiento público son consecuencias de una política presupuestaria que interfiere, en gran medida, en el principio de libertad económica al perturbar la estabilidad macroeconómica y limitar la capacidad de crecimiento futuro, entre otros efectos.

De hecho, España no solo obtiene una peor nota que la media de la OCDE y que la UE, sino que, en la mayoría de las variables analizadas, obtiene una valoración negativa. De hecho, destaca especialmente la baja puntuación relativa en materias como la salud fiscal, gasto público, efectividad judicial y carga impositiva.

La libertad de empresa en España

«La libertad de empresa y la iniciativa privada se constituyen como los principales motores de generación de riqueza y de empleo en una sociedad, y, por tanto, también del bienestar de la misma, por lo que es fundamental generar un entorno favorable para que se desarrollen y avancen», se dice en el informe.

También se observa que las economías donde la libertad de empresa es más elevada presentan, en promedio, tasas de desempleo más reducidas, del 6,2%, frente a aquellos países con inferiores registros en libertad de empresa cuyas tasas de desempleo promedio son del 10,7%.

De igual modo, existe una ligazón positiva entre el desarrollo económico y la libertad de empresa, ya que esta última implica una mayor flexibilidad y capacidad adaptativa de los agentes económicos. Considerando el PIB per cápita de 2022, en dólares y con paridad del poder de compra, se obtiene que los países de la OCDE que presentan una libertad de empresa muy alta alcanzan, en promedio, un PIB per cápita de casi 63.900 dólares, que es un 44,5% superior a los 44.200 dólares per cápita, de media, de los países cuya libertad de empresa es alta o moderada.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.