Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Economía

Las medidas económicas de Sumar para el 23-J

Por Pablo Poyo

Bajo la idea de «una democracia económica y ecosocial al servicio de las personas» Sumar ha presentado su programa para las próximas elecciones

Sumar ya ha presentado su proyecto para las elecciones del 23 de julio. El partido capitaneado por Yolanda Díaz trae propuestas centradas especialmente en una economía para las personas, consumo sostenible, una política para afianzar la transición energética y varios proyectos relacionados con la igualdad y la defensa del poder adquisitivo del trabajador frente a la inflación.

Empleo, poder adquisitivo e igualdad laboral

El programa comienza con un objetivo central para la política económica: que la tasa de paro se iguale a la media europea y que existan suficientes empleos disponibles para las personas que deseen trabajar. Para Sumar, el objetivo de la legislatura es converger con ese 7% europeo, teniendo en mente superar la tasa del 70% de empleo. Aunque no especifican cómo pretender hacerlo, afirman que «es posible, si se pone en marcha una estrategia integrada de políticas económicas y políticas de empleo orientadas plenamente a este objetivo».

Dentro de esta primera parte del proyecto está incluida otra medida clave en el programa de Sumar. Se trata de la reducción de la jornada laboral, que deberá ser por ley de 37,5 horas en 2024, que deberá bajar paulatinamente hasta las 32 horas semanales. Este punto plantea mejorar la compatibilidad del trabajo con el resto de actividades del día, con el objetivo de incrementar el nivel de vida de los trabajadores. Como dato curioso, el partido plantea también el traslado del mayor número de días no laborables a los lunes, tanto para facilitar un mejor disfrute del ocio como por razones de organización de la producción.

Sujeta a esta medida viene la siguiente idea del partido. Se trata de reforzar el vínculo entre las empresas y la persona, de forma que el contrato indefinido a tiempo completo sea la forma normal de empleo en nuestro país. Hay que tener en cuenta que esto mismo ya se especifica en la última reforma laboral. Para ello, este contrato debe ser la base de un modelo de relaciones laborales estable, que permita adoptar medidas de flexibilidad interna pactadas como alternativa a la ruptura de la relación laboral en las fases recesivas del ciclo.

La quinta demanda del programa económico de los de Yolanda Díaz es, por supuesto, la subida del salario mínimo interprofesional. Es algo por lo que llevan peleando bastante tiempo. La idea central es elevarlo por encima del IPC anual para mantener la ganancia de poder adquisitivo de las personas que lo cobran. Según el propio partido, «la subida del SMI llevada a cabo por el Ministerio de Trabajo en el marco del diálogo social en los últimos cuatro años ha demostrado ser el mejor instrumento para combatir la pobreza laboral, la desigualdad y la brecha de género».

En la parte del poder adquisitivo nos encontramos con las propuestas más diferentes. El punto número dos habla de favorecer el crecimiento de los salarios, que como bien indica Sumar, en España se han estancado desde la crisis de 2008, con una media de 21.600 euros, muy por debajo de otras grandes economías europeas.

Se habla también de crear un bono de emergencia para la compra de vivienda habitual dirigido a los hogares hipotecados a tipo variable, que sufren la fuerte alza de los tipos de interés del BCE. La cuantía del bono será de 1.000€ por hogar y ayudará a sufragar una parte del aumento de la hipoteca. Beneficiará a los hogares que se hipotecaron a tipo variable en los últimos diez años por un importe de hasta 250.000€, y precio de compra de hasta 300.000€, que son los que tienen una mayor carga de intereses (un millón de hogares) con un coste global de mil millones de euros que se financiarán con cargo al impuesto extraordinario a la banca.

Además, nos encontramos con otra idea anunciada a bombo y platillo por la propia Yolanda Díaz: el establecimiento de una cesta de la compra básica a precios asequibles. Se tratará de una cesta variada y de calidad, que permita el acceso de todas las familias a bienes esenciales y, a la vez, contribuya al objetivo de contención de la inflación. Probablemente, esta ha sido una de las medidas más criticadas por la oposición política y por el propio sector de la distribución.

Por último, tenemos la sección dedicada a la igualdad laboral. Para Sumar, la economía mejorará si se consiguen «cerrar las brechas de género que cruzan de forma transversal el mercado laboral». Aunque piden corresponsabilidad ciudadana para terminar con esta situación, no mencionan ninguna manera para poder acabar con esta desigualdad. Proponen también la eliminación de las diferencias salariales de género, aplicando con carácter general el principio de que al mismo trabajo debe corresponder igual salario.

Política industrial, productividad y una fiscalidad más justa

De la misma forma que Vox, Sumar también tiene una propuesta para la reindustrialización de España y el aumento del empleo de calidad mediante el impulso de la transición energética, en el actual contexto de revisión de la globalización. Se pone especial atención a una estrategia para con la industria de las renovables de nuestro país, sobre todo la eólica, la solar y el hidrógeno verde. Sumar argumenta que «este proceso se hará asegurando el equilibrio territorial, de forma que no haya territorios que contribuyan a la producción de energías renovables sin beneficiarse al mismo tiempo de las ventajas de la industrialización y la creación estable de buenos empleos».

Dentro de esta política industrial se engloba la creación del Banco de Inversión para la Nueva Economía (BINE), un ente público de inversión, en línea con modelos implantados en nuestro entorno similar, como el Kredintanstalt für Wiederaufbau (KfW) alemán. El BINE será una herramienta fundamental para impulsar la inversión pública y privada en España hacia la modernización económica, en concreto hacia la transición ecológica y la reindustrialización, contribuyendo al desarrollo de proyectos industriales y empresariales. Será el
encargado de canalizar los recursos necesarios para financiar proyectos innovadores y sostenibles en diferentes sectores con el fin de mejorar la competitividad y el desarrollo económico del país.

Para mejorar la productividad, la medida más importante es la de alcanzar una inversión del 2,1% del PIB en I+D+i, pero también existen otras propuestas como la creación del Consejo de la Productividad de España, la reforma de la estructura empresarial, el aumento del tamaño medio de las empresas o las facilidades para la tramitación con las administraciones públicas.

Toca hablar, por último, de materia fiscal. El primer punto deja claro la idea con la que llega Sumar: el impulso de una profunda reforma del sistema fiscal español para mejorar su progresividad y cerrar la brecha de ingresos sobre el PIB respecto a la media europea.

Otro de sus proyectos más longevos es el futuro impuesto a las grandes fortunas de forma permanente, hasta llegar a tipos impositivos de al menos el 4% para los patrimonios más elevados. Del mismo palo convergen aquí otras subidas de impuestos relacionadas con las grandes empresas, con el objetivo de aumentar la contribución. La idea es hacer efectivo el tipo del 15% sobre los beneficios de la empresa, en línea con lo establecido tanto por la OCDE en la denominada estrategia BEPS.

Por si fuera poco, la subida de impuestos también afectará al IRPF, ampliando el número de tramos a partir de 120.000€ y aplicando tipos marginales crecientes: del 45% marginal actual se subirá por tramos hasta llegar al 52% para rentas a partir de 300.000€. Además, la idea es seguir acercando los tipos de las rentas del ahorro a los de las rentas del trabajo. Este aumento afectará a rentas del capital a partir de 120.000€ para llegar, al menos, hasta un tipo del 30%.

Trabajo decente par mejorar la vida de las personas trabajadoras

Como ya hemos dicho antes, una de las medidas más peleadas por Sumar es la de continuar incremento el salario mínimo interprofesional, que actualmente se sitúa en 1.080 euros al mes.

Una de las propuestas más relevantes es la llamada «ni una hora más», que propone el incremento del 100% del precio de la hora extraordinaria que no se haya pagado ni compensado con tiempos de descanso equivalentes; el establecimiento de periodos de descanso para proteger a las personas frente a condiciones de trabajo que impliquen un ritmo monótono y repetitivo y la garantía del derecho de las personas trabajadoras a la desconexión digital, incluyendo la prohibición de la empresa de contactar con ellas fuera de la jornada laboral.

Hay propuestas de todo tipo, como la regulación del empleo nocturno o la protección frente a las deslocalizaciones. También se incluye la lucha contra la precariedad laboral, otro de los temas estrella de Sumar. Para lograrlo, se debe terminar con la idea de los contratos a tiempo parcial.

Para el desempleo, se garantizará el derecho a que hasta treinta días de la prestación por desempleo no se considere consumida y sí como días cotizados a las personas fijas-discontinuas que durante sus periodos de inactividad realicen formación acreditable.

Por último, nos queda analizar las propuestas relacionadas con los trabajadores autónomos. Para mejorar su situación, el partido propone simplificar los trámites de administración y gestión, diseñar incentivos de garantías para los jóvenes, apoyar a los autónomos en situación de bajos ingresos con un régimen específico de cotización y crear normas específicas de tributación para las personas autónomas y socias cooperativistas que realicen actividades empresariales y cuyas rentas no sean superiores a una determinada cantidad económica anual.

 

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.