Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Economía

Las medidas económicas de Vox para el 23-J

Por Pablo Poyo

El partido de Abascal ha presentado las medidas económicas que considera clave para la recuperación y el fortalecimiento de España

Vox ha presentado su programa electoral para el día 23 de julio de la mano de su presidente, Santiago Abascal. Se trata de una recopilación de cien propuestas de diferente índole, donde destacan sobre todo las relacionadas con la inmigración ilegal y la defensa de la soberanía española, la eliminación de la Ley de Violencia de Género y la reducción del gasto público, evitando subvenciones que consideran innecesarias.

En cuanto al ámbito económico-en el que nos vamos a centrar-, se destacan los salarios y el empleo digno por encima de todo, además de la producción autóctona, una fiscalidad mejorada, las ayudas para acceder a la vivienda y el apoyo económico a las familias que lo necesiten.

Empleo y salarios dignos

Para Vox, el empleo de los españoles «es la base de su salud y de su bienestar». Las familias de los trabajadores y de los autónomos llevan años sufriendo las políticas de asfixia fiscal, la deslocalización de las empresas y la bajada generalizada de los salarios, dicen desde el partido verde. Por ello, uno de los primeros puntos de su programa económico es impulsar la subida de toda clase de salarios, especialmente de los más bajos. Como eso podría conllevar una destrucción de empleo, se pretende reducir las cargas sobre las empresas y la regulación abusiva que perjudica gravemente a la creación de empleo.

Otra medida es promover el empleo estable, duradero y de calidad mediante la reducción de las cotizaciones a las empresas que contraten a trabajadores españoles de manera indefinida, bonificando al 100% los nuevos empleos creados durante el primer año para cualquier edad, y al 50% en el segundo año. Como curiosidad, en este punto se incluye también la garantía del derecho al trabajo prohibiendo las acciones coactivas en las huelgas políticas.

Para las mujeres, el partido de Abascal quiere cerrar la brecha maternal, garantizando la igualdad de oportunidades y bonificando el coste para el empresario durante el embarazo y durante cualquier baja relacionada con la maternidad. Asimismo, proponen deducciones por la contratación de madres, además de cursos de actualización profesional para facilitar su reinserción laboral y rechazan cualquier política de cuotas que perjudica a aquellas mujeres que han alcanzado sus logros por mérito y capacidad.

El apartado número 38 incluye la derogación de la reforma de Yolanda Díaz, que según Vox «ha maquillado las cifras de temporalidad sin adoptar medidas reales contra la precariedad», y que beneficia a los sindicatos mayoritarios que han traicionado a los trabajadores, explican.

Esta sección de empleo termina con otras dos propuestas destinadas a mejorar la calidad universitaria y la formación profesional. Esto incluye la mejora de la FP Dual, así como la promoción del emprendimiento local y la retención del talento que se marcha al extranjero. Por último, también hay espacio para hablar sobre la mejora del sistema de teletrabajo, al que quieren dotar de un marco jurídico y laboral.

Producción española y acceso a la vivienda

El ideario político de Vox está regido por el proteccionismo. Por ello, no sorprende que en este marco de propuestas se apueste por fomentar los productos españoles y el aumento de su producción. Y es que el partido verde cree que «las élites globalistas están promoviendo tanto en Bruselas como en España y sus regiones unas normas y una burocracia ecologista implacables que asfixian a nuestros agricultores».

Por eso plantean reforzar los controles en las fronteras sobre los productos extranjeros que lleguen a nuestro mercado para proteger a los productores locales llegando incluso a pedirle a Bruselas que revise la normativa vigente, para asegurar un equilibrio entre la viabilidad de los sectores productivos y las garantías medioambientales y sanitarias.

En este aspecto se ofrecen a crear la Oficina Nacional de lucha contra el fraude en el etiquetado que se encargará de controlar que el etiquetado sobre la procedencia de los productos extranjeros se ajusta a la realidad. Se quieren evisar también los acuerdos comerciales con terceros países que fomenten la competencia desleal con España, pero sobre todo, defender el comercio local y el producto nacional frente a las grandes multinacionales y franquicias que eluden sus obligaciones fiscales, comercian con los datos digitales cosechados en España, e «impiden a nuestros pequeños comerciantes acceder al mercado en condiciones de igualdad».

Por último, nos encontramos con dos medidas de gran importancia, como la revitalización de la industria del automóvil y la elaboración de una Estrategia Industrial para España.

En el otro extremo tenemos una de las grandes preocupaciones de los españoles: el acceso a la vivienda. El primer punto que propone el partido de Abascal es terminar con la ocupación ilegal, reformando tanto del Código Penal como de las Leyes de Enjuiciamiento Criminal y Civil para proteger real y efectivamente a los propietarios que sufren la acción de las mafias de ocupación o la entrada ilegal de un okupa en su vivienda.

El segundo punto habla de una nueva Ley del Suelo que permita liberalizar todo el suelo que no esté o que no deba estar protegido por motivos de interés ambiental, paisajístico, productivo o para la defensa nacional. También se modificará la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido con el fin de eliminar el IVA en la adquisición de la primera vivienda habitual. Impulsar la construcción de vivienda pública y aumentar el parque de viviendas de protección oficial es otra de las claves de esta sección.

Quizá la propuesta más llamativa es la que pretende derogar la Ley por el derecho a la vivienda aprobada por el gobierno de Pedro Sánchez y la promoción de «un urbanismo amable para las familias, arraigado y armonioso con el entorno». De esta forma,el partido liderado por Abascal rechaza «proyectos globalistas como la llamada Nueva Bauhaus europea».

Fiscalidad para la prosperidad

Con este curioso nombre cita el programa de Vox la sección de su programa relacionada con el ámbito fiscal. Incluso el primer punto, el número 144 del programa, sorprende: «Pondremos en marcha la mayor y más profunda reforma fiscal de la historia reciente, que incluirá en todo caso la simplificación de normativas, trámites y procedimientos; ampliando de forma decidida los supuestos de silencio administrativo positivo para el administrado».

Dos artículos más abajo, Vox habla también del llamado «infierno fiscal» español. Recordemos que España es es uno de los países con una fiscalidad más agresiva contra el sector productivo (puesto 34 de 38), cosa que sirve a Vox como excusa para llevar a cabo «una reforma total del sistema fiscal en España para proteger a los españoles del infierno fiscal y burocrático al que han sido sometidos en las últimas décadas bajo gobiernos nacionales y autonómicos de cualquier signo».

Y llegamos a un punto que siempre destacan los de Abascal en sus campañas: el IRPF. La propuesta incluye la simplificación progresiva y continuada del IRPF a un tipo único reducido del 15% a aplicar sobre bases imponibles inferiores a 70.000 euros y un tipo ordinario del 25% a aplicar a bases imponibles superiores a dicha cantidad, aplicando la exención de 22.000€ anuales de rentas del trabajo con independencia
de tener uno o dos pagadores.

Además, los tipos únicos del IRPF del 15% y del 25% se reducirán cuatro puntos por cada hijo, de modo que una familia con cuatro hijos no tributará en el IRPF si las rentas son inferiores a 70.000 euros. Igual que baja el IRPF, también bajará el IVA, al menos en los productos de primera necesidad. El IVA reducido quedará rebajado al 8% y el general, al 18%.

El punto número 150 incluye la reducción del tipo progresiva y continuada en la legislatura hasta alcanzar el 15% y la simplificación del Impuesto sobre Sociedades para favorecer el crecimiento de las empresas y la creación de empleo en España. Justo después les toca el turno al Impuesto sobre el Patrimonio y al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y Plusvalías municipales, que serán directamente suprimidos. Además, se dotará de incentivos (fiscales y laborales) a las empresas situadas en áreas poco pobladas o de especia vulnerabilidad, como el Campo de Gibraltar.

Como cierre, Vox quiere eliminar todas las subvenciones a sindicatos, partidos políticos y a la patronal, además de cerrar los «chiringuitos públicos ideológicos».

Reindustrialización y soberanía energética

España «debe alcanzar con todos los medios disponibles la soberanía energética», aunque ahora mismo este proyecto parece una quimera. Nuestro país alcanza un grado de autoabastecimiento de apenas el 25% según los datos del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Por ende, sería necesario un gran desvío de fondos públicos para fomentar el aprovechamiento de los recursos y la inversión necesaria que acerquen nuestro país a ese abastecimiento propio.

Una de las primeras medidas de Vox para mejorar esta situación es la detención del cierre súbito de plantas industriales y energéticas provocado por las imposiciones de la «nueva religión climática». Para salir del bache, se plantea desde la construcción de mini reactores nucleares (SMR) hasta la extensión de la vida útil de los reactores existentes.

Se incluye también la propuesta de abandonar el Acuerdo de París y la suspensión de las normas climáticas impuestas por la «élite globalista».

Para fomentar la industrialización del país, el partido verde pretende proteger a las empresas que tengan su sede y tributen efectivamente
en España y apoyar la investigación nacional y la expansión internacional de nuestras empresas. Todo ello se suma a la aprobación de una Ley de industria para potenciar la reindustrialización de España y que garantice la producción industrial como forma de generar riqueza y empleo; todo ello mediante la creación de condiciones favorables para la industria que eviten la deslocalización, la competencia desleal o los condicionantes a la producción impuestos desde fuera.

La ayuda económica a las familias

Para Vox, la familia es «la institución básica de nuestra sociedad, anterior al estado, una comunidad de amor y libertad básica para el desarrollo de las personas». Para proteger económicamente a las familias, se pretende incluir bonificaciones fiscales para las familias numerosas a la vez que se promueve la natalidad, además de reducir el IVA de los productos destinados a la primera infancia como pañales, biberones o leche de fórmula.

Por otra parte, se quiere establecer la deducibilidad fiscal de los gastos en que incurren las familias por la contratación de cuidadores de personas dependientes.

Por último, habría que destacar los incentivos fiscales a las empresas que contraten a nuevas madres y promuevan formas de conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

Todo el programa de Vox, tanto el económico como el social, puede ser consultado haciendo click en este enlace.

 

 

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.