Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Economía

¿Puede España alcanzar el pleno empleo?

Por Pablo Poyo

Según el Servicio Público de Empleo Estatal, se alcanza el pleno empleo cuando la cifra de paro está por debajo del 4%, algo que ninguna comunidad ha logrado todavía

El empleo siempre ha sido la oveja negra de la economía en España. Nuestro país adolece de varias deficiencias que podríamos considerar casi endémicas, pues llevan décadas enquistadas en el seno de la economía nacional.

Sin duda, las más preocupantes son la excesiva burocracia, el infierno fiscal que asfixia a las empresas y, por supuesto, la alta tasa de paro que nos acompaña desde los tiempos de la democracia. Ahora, España parece querer revertir esta situación.

De tú a tú

Según el Instituto Nacional de Estadística, la tasa de paro nacional para el segundo trimestre de 2023 se ha situado en el 11,6%. El desempleo masculino se posiciona en el 10,19%, mientras que el femenino está algo por encima, en el 13,16%. Hay más de 21 millones de personas ocupadas en nuestro país, mientras que el número de desempleados baja hasta los 2.762.500, un 5,8% menos que en el mismo periodo del año anterior.

De igual forma, la tasa de paro nacional se ha reducido en un 0,89% respecto al mismo periodo del año pasado, lo que confirma la mejora de los resultados de los últimos meses. La variación anual indica que el paro ha bajado un 1,30% respecto a las cifras de 2022.

Como hemos advertido, en España se alcanzará el pleno empleo si los datos nacionales arrojan que el desempleo se sitúa por debajo del 4%, según lo indica el Servicio Público de Empleo Estatal. Aunque estamos en unas cifras de récord, ese 11,6% está muy lejos del objetivo e, igualmente por detrás de otros territorios del mundo.

Tasa de variación anual del paro en porcentaje Fuente: INE

Si nos fijamos en los países desarrollados de gran población, Japón es de entre los países grandes el estado con menor tasa de paro. La cifra nipona ronda el 2,7%, aunque su economía está en un proceso de estancamiento. Polonia estaría en segundo lugar, con un 2,8%, seguido de cerca por Alemania (3%).

Aunque si miramos los datos de otros países desarrollados, pero de menor tamaño, veremos que los mejores datos son para la República Checa, que apenas tiene al 2,5% de su población en paro, seguido de Malta (2,7%) y la pequeña Islandia (3,2%).

Otros territorios con unas cifras muy positivas aunque con una renta per cápita mucho más humilde son México (3%), Hungría (4%), Rusia (4,3% -aunque son datos de 2021-) y Bulgaria (4,5%).

Sin duda, los países que mejor equilibran esta balanza son Australia (3,6%), Noruega (3,6%), los Países Bajos (3,6%) y Estados Unidos (3,8%), que además de contar con economías prósperas, sus ciudadanos disfrutan de un nivel de vida relativamente superior a la media de otros lugares.

España ha mejorado los datos en los últimos años, pero hay otros indicadores que nos muestran que ese «decrecimiento» en las cifras no va a ser sostenible en las próximas décadas.

Ni en 2040

Con las políticas económicas actuales, los resultados aún se alejan del objetivo, tanto en la forma como en el fondo. Solamente en este 2023, el 55% del empleo creado ha sido de carácter público. Los funcionarios del Estado son el grupo más beneficiado para los datos de creación de empleo, mientras que la brecha salarial entre el sector público y el privado sigue en aumento.

Ello trasciende a los salarios, ya que, a inicios del 2023, los sueldos del sector público eran un 32% superiores a los del sector privado, según los datos del INE publicados el año anterior.

De hecho, según visualiza el INE, la proporción de asalariados por distintos niveles de renta y diferenciada por tipo de sector queda claramente orientada en favor de la balanza de los empleados de la Administración Pública. Casi el 60% logra nóminas que, como mínimo, igualan los 2.342 euros. Mientras, la proporción de trabajadores del sector privado que logra alcanzar tal nivel de ingresos queda en el 22,3%.

Una situación que se repite a la inversa: en el rango de ingresos más bajos, hasta 1.366 euros brutos, la proporción de asalariados del sector privado (donde se encuentran el 35,8% de ellos) es 4,5 veces mayor a la de los trabajadores públicos (se encuentran el 7,8%).

Según una encuesta del Instituto Sondea, el 75% de los jóvenes ve muy complicado encontrar trabajo, mientras que otro 73% considera que los sueldos son muy bajos y, que durante su búsqueda de trabajo, se han cometido abusos como el empleo no remunerado, el impago de horas extras o los despidos sin motivo.

Ahora, el propio José Luis Escrivá reconoce que la promesa de Sánchez de alcanzar el pleno empleo para la próxima legislatura es inviable. De hecho, el objetivo de pleno empleo del Presidente estaba fijado en el 8%, que aunque no se ajusta a la denominación teórica dada por el SEPE, sí está en consonancia con el mejor dato de nuestra historia, que rondó el 7,93% allá por 2007.

Tasa de variación trimestral de la ocupación por comunidades autónomas en porcentaje Fuente: INE

En su último informe sobre la proyección del gasto en pensiones, la tasa de paro no bajará del 9% ni para 2040. El Ministerio achaca estos resultados a la inversión de la pirámide poblacional, donde los jóvenes en edad de trabajar son cada vez menos, a la vez que el número de pensionistas sigue aumentando.

Si tenemos en cuenta que el saldo de nacimientos de personas de origen español es cada vez menor, que el gasto público en pensiones no para de crecer (y continuará haciéndolo) y que ni siquiera la inmigración masiva que está viviendo el continente europeo puede frenar el «descuelgue» del mercado laboral español, las previsiones son aún peores.

Con los datos actuales -que se irán modificando conforme la pirámide de la población evolucione-, no alcanzaríamos la cifra prometida, al menos, hasta 2050. Con el informe en la mano y si no hay cambios coyunturales, la tasa de paro no bajaría del 6% ni en 2070, mientras que el dato teórico del pleno empleo (4%) nunca se va a alcanzar.

La datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) son confirmados por el SEPE, que afirma que «en España hay un paro estructural que depende de cambios profundos en el sistema productivo, y tiene que ver con el desfase entre oferta y demanda».

El plan B del Gobierno de utilizar la fuerza laboral extranjera como oxigenante de un mercado cada vez más tenso, se tambalea. El porcentaje de los extranjeros menores de 35 años ha retrocedido en 11,5 puntos en la última década, más del doble de lo que ha descendido el mismo dato para los españoles.

A pesar de ello, la ocupación de los inmigrantes ha crecido un 20% desde 2020, pero no será suficiente para cubrir las vacantes de trabajo en sectores en los que los extranjeros son predominantes.

No obstante, hay varias comunidades que, incluso ahora, se acercan al dato del 8% de paro. El País Vasco (7,13%), las Islas Baleares (7,15%), y La Rioja (7,46%) son las únicas regiones de España que pueden sacar pecho de este preciado distintivo.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.