Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Empresas

El despegue de los ingredientes saludables 

Por Mario Talavera

La importancia que ha adquirido la salud entre los consumidores empuja el crecimiento de los fabricantes de ingredientes saludables. España, como una de las referencias alimentarias que es, también alumbra sus propias alternativas en este sector

Si se fijan habitualmente en las etiquetas de los productos que compran, ya sabrán mucho de las cualidades que describen a la sociedad actual. En esos envases aparecen términos como omega-3, calcio, hierro, magnesio… Pocos podrán decir exactamente para qué sirve cada uno de ellos, pero sí dejan claro que el consumidor quiere algo más, estos ingredientes saludables que, por resumirlo de alguna forma, sirven para cuidarse, para tener una buena salud y escapar del envejecimiento. 

Esto deja un panorama en el que la industria de estos compuestos alimenticios no deja de crecer y representa un sector que, si bien está lejos de ser muy conocido, está presente en muchos de los productos a la venta. No solo alimentos, también medicamentos o productos cosméticos. 

Son numerosas las operaciones corporativas protagonizadas por las empresas fabricantes de estos ingredientes saludables. Los inversores han visto un filón en estas empresas, tal y como reflejan los datos de Mergermarket: una de las compras más importantes de los últimos años es la de la compañía israelí Frutarom Industries. Los estadounidenses International Flavors and Fragrances pagaron 5.900 millones de euros por adquirir dicha empresa. 

También pueden nombrarse otros casos, como el de la francesa Naturex, adquirida por la suiza Givaudan por 1.460 millones de euros. En el pasado reciente se han dado otras operaciones menos llamativas en cuanto a su valor total, pero la actividad en este sector y las cifras nombradas demuestran las posibilidades que guardan estos ingredientes para alimentación. 

En España también hay ejemplos de esta industria creciente. Uno de ellos es la ciudadrealeña Alvinesa. Esta compañía con sede en Daimiel extrae ingredientes saludables naturales de la uva para surtir a otros fabricantes. Sus principales clientes están, además de en el sector alimentario, en el enológico, en el nutracéutico, en el de la nutrición animal y en industrias tan dispares como la cosmética, la farmacéutica y los biocombustibles. 

Otra actividad a tener en cuenta es la producción de Omega-3. Los ingresos de esta actividad quedaron en 2.700 millones de dólares en 2020, si bien se estima que esa cifra puede repuntar hasta los 4.500 millones de dólares en 2030. Por eso nace el proyecto de IFFE Futura, cuyo proyecto ha podido conocer de cerca la Revista Capital. 

Omega-3: IFFE Futura 

Se trata de una compañía biotecnológica especializada en la producción de Omega-3. Ese es el proyecto, que tiene como principal objetivo poner en marcha su fábrica de As Somozas, la mayor de España en capacidad de producción. Su diferenciación consistirá en la protección de las propiedades de este compuesto, de forma que su calidad se mantenga más tiempo y pueda ser útil para sectores como el alimentario, el farmacéutico y el veterinario. 

A mediados de julio, IFFE Futura reveló que iba a unir sus fuerzas con las del fabricante del ramo Natac, centrada en la investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de ingredientes saludables botánicos. La unión de estas dos empresas creará un grupo valorado en 300 millones de euros, al menos esa es la capitalización bursátil que tendrá en el BME Growth, mercado donde ya cotiza IFFE Futura como la compañía con mejor rendimiento durante este 2023.  

El presidente de IFFE Futura, David Carro, atendió a este medio justo antes del anuncio de la fusión. En su opinión, todo lo relacionado con estos productos es «una industria creciente y con un gran potencial». Su argumento es el siguiente: «Las sociedades desarrolladas cada vez tienen una concienciación mayor por la salud y un deseo patente por gozar de una calidad de vida prolongada en el tiempo, pese a que, inexorablemente, todos envejecemos. Por tanto, los patrones de consumo de esos países reflejan una disposición clara a pagar por adquirir productos como el omega-3». 

El caso del omega-3 es paradigmático, puesto que cuenta con diversas propiedades beneficiosas para la salud. «Estos ácidos grasos poliinsaturados juegan un papel determinante en el correcto desarrollo y funcionamiento del sistema cognitivo, contribuyen a proteger el sistema cardiovascular y cuentan con propiedades antinflamatorias», expone Carro. Además, el presidente de IFFE Futura añade: «Por esta razón, son necesarios para la población en general y de extrema importancia para los niños, embarazadas y personas de edad avanzada para prevenir el deterioro cognitivo y de la visión». 

Sobre su carácter diferencial, la calidad, Carro afirma que debe ser su principal atributo. «Lo que intentamos es que este proyecto sea líder en compuestos como los aceites de pescado y microalgas con beneficios para la salud, evitando que se deterioren con el aire o con la luz», resume. Eso significa que «si se integra en leche, esta no pierda ni su color ni sus olores naturales aunque pase el tiempo, y menos que huela a pescado». 

En España, la producción de omega-3 aún no es muy elevada, dado que esta alcanza las 2.000 toneladas. La fábrica gallega de IFFE Futura aspira a multiplicar por cinco la capacidad de producción, hasta superar las 10.000 toneladas anuales. Esa es la principal razón de que los inversores hayan apostado por este valor.  

Por otro lado, Carro asume que los clientes de esta empresa serán diversos, tanto a nivel de países (90% clientes internacionales) como de industrias: la industria de alimentación funcional, la de los suplementos nutricionales, la industria farmacéutica, las fórmulas infantiles, la industria cosmética y la de alimentación animal, enumera Carro. 

Con todo, al igual que el resto de la industria alimentaria, esta compañía está observando el incremento de los precios con preocupación. «Es cierto que uno de los retos que afrontamos en este momento pasa por el aprovisionamiento de la materia prima necesaria -fundamentalmente, aceite de pescado- para elaborar el omega-3, cuyo precio se ha duplicado en los últimos meses», resume el presidente de IFFE Futura. 

No obstante, aclara que las razones de esta subida de precios no están en la guerra de Ucrania ni en el incremento de los costes energéticos, pero sí en un shock de oferta. En las costas de Chile y Perú, de donde procede la mayor parte del pescado necesario para la producción, se está produciendo El Niño, que ha afectado al grosor del pescado: «Si hay menos en el mercado, su precio sube». 

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.