Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Empresas

Olascoaga (Naturgy): «El autoconsumo no sólo permite ahorrar, también ofrece una certeza sobre los costes energéticos»

Por Alejandro Fernández

“Los paneles solares que instales en tu casa o negocio te darán servicio durante 25 años o más” 

“Antes los clientes eran abonados o simples puntos de suministro, ahora están en el centro del modelo” 

El autoconsumo se erige como la gran revolución energética de los próximos años, hasta el punto de que la demanda supera en muchas ocasiones a la oferta. Analizamos el comportamiento del mercado con Victoria Olascoaga, responsable de Generación Distribuida de Naturgy

El mercado eléctrico, especialmente el doméstico, se dirige con paso firme hacia las propuestas de autoconsumo. En este contexto, ¿qué evolución prevé para los próximos meses? 

Si bien el extraordinario momento de mercado que vivimos el año pasado es difícilmente replicable, y no hay certeza sobre si la potencia instalada en el horizonte 2030 alcanzará los 19 GW con los que trabaja el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), el autoconsumo, y no sólo el doméstico, tiene todavía mucho potencial en España durante los próximos años.  

En mi opinión, el desarrollo de este potencial no necesariamente se va a producir de una manera lineal, sino que, más bien, podría irse produciendo en oleadas o ventanas de oportunidad asociadas al momento en que se toma la decisión de la inversión. Hay que tener en cuenta que la decisión está muy ligada a la visión de precios de mercado, los costes de financiación y la renta disponible de los hogares y empresas. 

Ya estamos viendo a lo largo de estos últimos meses los efectos que un cambio de escenario tiene en la demanda de instalaciones fotovoltaicas. Particularmente, de las residenciales. 

¿Cree que el consumidor español ya conoce y valora las ventajas de la generación distribuida? ¿Qué hace falta para mejorar esta percepción? 

En los últimos dos o tres años, el consumidor español ha dado un salto cualitativo en el conocimiento del autoconsumo y podemos decir que es un producto que se ha popularizado y goza, en términos generales, de una buena percepción por parte de los consumidores. No hay más que ver cómo la instalación de placas solares ha pasado a ser un tema recurrente en cenas con amigos o comidas familiares. 

No obstante, queda trabajo por hacer en la divulgación de las ventajas y la simplificación de procesos en soluciones de autoconsumo compartido, para poder desarrollar el potencial de las instalaciones en comunidades de propietarios y autoconsumos colectivos. 

También hay recorrido en la pedagogía del producto para que el cliente entienda que es necesario disponer de soluciones personalizadas y adecuadas a sus necesidades particulares (temas como el dimensionamiento de las instalaciones, la necesidad o no de almacenamiento, las soluciones de financiación o los equipos más adecuados para su instalación). 

En otro orden de cosas, hay otro punto de mejora en las iniciativas de impulso económico, incrementando el peso de las medidas basadas en mecanismos fiscales en lugar de las subvenciones. Estas últimas conllevan una dificultad operativa y requieren de muchos recursos para su gestión, con la consiguiente sensación de frustración que producen en los clientes. 

¿Por qué puede ser el autoconsumo una de las claves de la transición energética, qué papel debe jugar? 

El autoconsumo es una más de las soluciones que tenemos a nuestro alcance para abordar los retos en el sector energético asociados al cambio climático, a la seguridad del suministro y a la competitividad. 

No podemos afrontar una situación tan compleja con respuestas maximalistas y simplificadoras, por lo que se hace necesario activar todas las palancas y tecnologías que tenemos a nuestra disposición para dar soluciones económicamente eficientes y sostenibles. 

En este sentido, el autoconsumo es, sin duda, una solución con muchas ventajas. Se trata de una tecnología madura, que acerca la generación al consumo y permite a los clientes no sólo ahorrar sino, sobre todo, les ofrece una certeza sobre sus costes energéticos a largo plazo. 

Adicionalmente, y por su capacidad de personalización en función de la solución particular de cada cliente, el autoconsumo puede incrementar la seguridad de suministro, permitir una gestión más flexible y activa de la energía o integrarse con otras soluciones como la movilidad eléctrica o la aerotermia.  

¿Qué proyectos tiene Naturgy para competir en este segmento crecientemente competitivo? 

Efectivamente, estamos en un mercado altamente competitivo, fragmentado y con agentes que provienen de muy diversos sectores, y necesitamos adaptarnos con rapidez para seguir mejorando y poder competir en este entorno, consolidando el crecimiento que hemos vivido en los últimos años. 

La lista de proyectos es amplia y abarca ámbitos tales como la mejora de procesos, la logística, las operaciones o el canal. Me gustaría destacar el área de producto, en la que tenemos iniciativas muy interesantes. 

Hace un par de meses, en Naturgy lanzamos al mercado la Batería Virtual, que permite a los clientes con instalación de autoconsumo acumular los excedentes energéticos no compensados y utilizarlos para obtener un importe dirigido a reducir el coste de sus facturas de energía.  

La Batería Virtual ha tenido muy buena acogida, pero es sólo una de las iniciativas para desarrollar nuevos modelos de negocio, tales como comunidades, almacenamiento o gestión de energía, que nos permitan adelantarnos a un entorno de mercado cada vez más exigente. 

¿Cuál es la clave para ‘seducir’ al consumidor en este mercado? 

Las ventajas del autoconsumo ya las hemos comentado, pero hay que tener en cuenta dos elementos relevantes: cada cliente tiene unas necesidades particulares y los paneles que instalas en tu hogar o negocio van a estar contigo 25 años o más. 

Teniendo esto en cuenta, la clave para seducir al cliente no puede ser otra que ofrecerle la confianza y tranquilidad de trabajar con una empresa que lleva operando 180 años en el mundo de la energía y tiene una fuerte experiencia en instalaciones energéticas, presencia en todo el territorio y una red de instaladores formados y certificados en instalaciones fotovoltaicas. 

Es fundamental que el cliente se sienta bien aconsejado por una empresa que le va a acompañar en la prestación no solo de este servicio, sino en dar solución a sus necesidades energéticas a largo plazo. 

Usted lleva casi un cuarto de siglo vinculada al negocio energético, en Naturgy. ¿Cuál cree que es el principal cambio que ha vivido el sector eléctrico en este periodo? 

Si algo tiene el sector energético, es que está en constante transformación, lo que da la oportunidad de aprender siempre. En estos 25 años, he tenido la oportunidad de vivir todo tipo de cambios: regulatorios, como la liberalización de los sectores del gas y la electricidad; tecnológicos, como la masificación de las renovables gracias a las mejoras en costes o la digitalización y automatización de muchos procesos; sociales, como la concienciación con el cambio climático, etc. Pero el cambio que considero más relevante es sin duda el del papel del consumidor. 

Cuando comencé a trabajar, los clientes no eran clientes, eran abonados o simples puntos de suministro. Ahora asistimos a una etapa en la que el cliente está cada vez más en el centro del modelo. Los clientes no queremos limitarnos a ser meros espectadores de la transición energética, y hemos decidido tomar un papel proactivo y ser agentes relevantes en este nuevo escenario, ayudados en gran medida por las nuevas tecnologías. Y, en mi opinión, esto no ha hecho más que empezar. 

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.