Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Lifestyle

Mundial Femenino. Tiempo de redención, ilusión y consagración

Por Enrique Fernández

La Copa Mundial Femenina de Australia y Nueva Zelanda supone el gran objetivo de España tras un un año marcado por la ‘guerra’ interna.

A escasas semanas del comienzo de la máxima competición mundial del fútbol femenino, la selección española afronta su tercera cita mundialista con una plantilla ‘tocada’ y rejuvenecida tras la salida en 2022 de una importante parte del núcleo fuerte de jugadoras por desavenencias con la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y su seleccionador Jorge Vilda.

Ahora, a más de 15.000 km de distancia, la Roja (6ª selección en el Ranking FIFA) vive su primer mundial con jugadoras profesionales, tras la aprobación de la profesionalización del fútbol femenino en 2021 por parte de la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD), y con el claro objetivo de llegar a lo más alto haciendo olvidar estos últimos meses de guerra abierta.

La hora de las profesionales

En junio de 2021, el fútbol femenino español daba un salto en su historia tras la aprobación de su profesionalización por parte de la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes (CSD). Esta confirmación de la consagración del fútbol de mujeres dentro del deporte profesional la resume de esta forma Natalia Flores, directora de Programas de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes: “Hasta ese momento, únicamente existían dos ligas profesionales en España (fútbol y baloncesto) y ninguna de ellas femenina. El crecimiento que ha tenido el fútbol practicado por mujeres en los últimos años ha sido exponencial. No solo en licencias, sino también en número de clubes, mayor dotación de recursos, patrocinios, visibilidad… Es por ello por lo que, desde el Gobierno, se ha entendido que cumplía los requisitos para poder ser calificada como competición profesional, siendo de este modo la primera Liga Femenina Profesional en España”. Flores ensalza, además, la importancia de este “primer paso para la profesionalización de otros deportes femeninos”.

El fútbol femenino ‘está de moda’ y así lo demuestran los datos. Según el informe de la UEFA, actualmente hay 144 millones de fans de fútbol femenino en Europa, y esta cifra puede llegar a los 328 millones en 2033: “El valor del fútbol femenino puede multiplicarse por seis en la próxima década, llegando a un valor anual de 686 millones de euros en 2033”, comenta Jaime Domínguez, Chief Marketing Officer (CMO) de World Football Summit.

El éxito mediático de este deporte está llevando a una profesionalización que va más allá del dictamen del CSD, ya que supone un cambio en la vida de unas jugadoras cuya dedicación plena a este deporte no se ha podido vivir hasta hace muy poco. “Si nos remontamos a apenas tres o cuatro años atrás, muchas jugadoras de Primera División tenían que compatibilizar su profesión de futbolistas con otros trabajos para poder disponer de unos ingresos suficientes para poder vivir. Esa situación no era la deseable para un progreso de la competición”, comenta Natalia Flores.

Para evitar esa situación, en 2020 se firmó el primer convenio colectivo en el que se recogía una mejora de las condiciones de las futbolistas, fijándose unos ‘mínimos’ (16.000 euros, con una parcialidad del 75%) para poder dedicarse a su desarrollo deportivo. Un convenio que ya se está actualizando, con la negociación del II Convenio y la inversión por parte del CSD en los clubes deportivos de la Liga Femenina, con ayudas económicas para la mejora de infraestructuras que ayuden a la llegada de nuevos patrocinadores que contribuyan a hacer sostenible la competición.

En 2022, el CSD aprobó ayudas por valor de 38,7 millones de euros (procedentes de los derechos audiovisuales de LaLiga) para el fútbol femenino. Este capital está destinado a cubrir las cotizaciones de la Seguridad Social, al apoyo a las deportistas que disputen competiciones internacionales y a la protección social del fútbol femenino.

“Estas ayudas van dirigidas a sufragar los costes de los sistemas públicos de protección de las deportistas y del personal técnico, contratados por cuenta ajena por las entidades deportivas que participen en la Primera División Femenina. Los costes subvencionables son los derivados de las cuotas empresariales y de los trabajadores por la contratación de jugadoras y personal”, matiza Flores sobre una liquidez importante para el crecimiento y mejora de la competición.

No se puede negar que, desde el punto de vista empresarial, “el fútbol femenino no genera aún los mismos ingresos que el masculino (lo que justifica las diferencias salariales o de derechos audiovisuales)”, señala Jaime Domínguez. Pero, “para evitar repetir errores”, el crecimiento del deporte femenino “debe hacerse de forma sostenible y enfocado en la rentabilidad”.

El éxito, en términos de rentabilidad, vendrá marcado por la expansión del fútbol femenino a través del crecimiento de la base de la pirámide: “la accesibilidad es clave proporcionando facilidades para que las niñas jueguen al fútbol, ofreciéndoles infraestructuras, equipamiento y licencias” puntualiza Domínguez.

«El crecimiento que ha tenido el fútbol practicado por mujeres en los últimos años ha sido exponencial«

Natalia Flores, directora de Programas de Mujer y Deporte del CSD

Es ahí donde el proyecto Universo Mujer del CSD cobra más importancia. “Es un programa que tiene por objeto la promoción y el incremento de la participación femenina en todos los ámbitos del deporte, para contribuir a la mejora y transformación social a través de los valores del deporte. Desde su inicio, Universo Mujer ha aportado en torno a 70 millones de euros al deporte femenino español desde que se creara en 2015”, comenta, orgullosa, Natalia Flores.

Y, al margen del importante efecto económico, la evolución de la profesionalización se ha visto reflejada en el impacto mediático. Carlota Planas, cofundadora y CMO de la agencia de representación y marketing Unik Team, apunta al respecto que “las jugadoras no han pedido cobrar más, han pedido tener más visibilidad como lo tuvo el fútbol masculino anteriormente. Tenemos mucho que agradecer a las nuevas tecnologías y a las redes sociales, que nos han permitido tener mucha mayor visibilidad y a un coste muy inferior”.

Una ‘guerra’ de meses que llega (casi) a su fin

A ocho meses del mundial, la bomba del fútbol femenino español estallaba. En septiembre de 2022, la Real Federación Española de Fútbol comunicaba vía email la renuncia a ser convocadas de 15 integrantes de la plantilla, alegando discrepancias con la propia Federación y con el seleccionador, Jorge Vilda.

Estas 15 jugadoras salieron a hablar públicamente para mostrar su malestar por la publicación en medios de un conflicto interno, y para desmentir algunas de las acusaciones de la Federación. “Queremos una apuesta decidida por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos para sacar el mejor rendimiento a un grupo de jugadoras con las que consideramos que se pueden conseguir más y mejores objetivos«, señalaron.

En las siguientes semanas, múltiples cruces de acusaciones entre miembros de la RFEF y las jugadoras implicadas, con la intervención de celebridades del fútbol mundial como Megan Rapinoe, capitana de la selección estadounidense y Balón de Oro en 2019. España no ha sido la única selección que ha vivido revueltas internas por falta de profesionalización o reducción de presupuestos en secciones femeninas, habiéndose vivido situaciones similares en Australia, Perú, Chile, Canadá o Francia.

En el caso de España, el seleccionar se mostró “profundamente dolido” por el conflicto vivido dentro de su vestuario, tomando la decisión unánime junto a la RFEF de convocar únicamente a aquellas jugadoras “100% implicadas y que 100% remen a favor”. Las capitanas del combinado nacional hicieron hincapié en el malestar de la plantilla con el trato recibido durante la Eurocopa y desmintieron las filtraciones hechas a la prensa pidiendo la destitución del actual seleccionador.

La bomba tuvo un fuerte impacto catastrófico sobre el fútbol nacional. Con el paso de los meses, poco a poco se fueron apagando los fuegos internos, recuperando a ocho de las 15 jugadoras (algunas no han vuelto a la selección, pero si han manifestado su deseo de volver), incluyendo a la gran estrella Alexia Putellas, una vez recuperada de su grave lesión.

Las ‘rebeldes’ seguirán teniendo a Jorge Vilda como seleccionador, y algunas de sus peticiones han sido escuchadas en referencia a las condiciones: incorporación de un nutricionista, un cuarto fisioterapeuta, etc.

Además, el acuerdo alcanzado con las jugadoras incluye un plan de conciliación familiar que permitirá que sean acompañadas por sus familiares en el viaje, y hasta la creación de una sección especial para aquellas que sean madres de hijos menores de dos años. Una reconciliación dentro de casa que ha supuesto el retorno de varias de las díscolas y la profesionalización de la selección femenina justo antes del gran reto del Mundial.

Pese a ello, algunas jugadoras no han podido volver a la selección por diferentes motivos: “Se comete un error al englobar a las 15 en un bloque. Cada jugadora tiene su historia y se debería conocer antes de juzgar” puntualiza Carlota Planas, agente de cinco de las jugadoras señaladas, tres de ellas aún persistentes en su renuncia.

Este conflicto interno tiene un impacto negativo para la selección a nivel deportivo: “Me da mucha pena que, en el mejor momento del fútbol español, no podamos disfrutarlo como se merece a causa de este tema. Nos ha penalizado mucho perder a jugadoras muy importantes dentro de la selección por este conflicto”, comenta Carlota.

Un Mundial para la historia

El 20 de julio dará comienzo la Copa Mundial Femenina con Australia y Nueva Zelanda como anfitrionas, siendo además la cita mundialista más grande de la historia (por primera vez lo disputarán 32 países). Las chicas de Jorge Vilda se concentraron en Benidorm en una pretemporada que tenía unos objetivos más ‘sociales’ que deportivos, puesto que el primer paso para crear un grupo radicaba en mejorar el ambiente de la plantilla tras un año duro de ‘guerra’.

Además, en el plano económico, el salto ha sido cuantioso multiplicándose por diez las cifras alcanzadas en el Mundial de 2015 y triplicando las de la última cita en 2019, hasta alcanzar los 150 millones de dólares -138 millones de euros al cambio- (una mejora importante, pero que continúa estando a mucha distancia –un 65%- del fútbol masculino y los 440 millones de dólares -405 millones de euros- concedidos a las confederaciones masculinas en Qatar 2022).

“El valor del fútbol femenino puede multiplicarse por seis en la próxima década”

Jaime Domínguez, CMO de World Football Summit

Cada jugadora participante cobrará 30.000 dólares -27.600 euros- por participar en el evento (un incremento del 50% respecto a la retribución del Mundial de 2019) con subidas porcentuales en función de la fase del campeonato que alcance cada selección: 2,25 millones –2,07 millones de euros- para las selecciones que lleguen a octavos (desglosados en 690.000 a repartir entre las futbolistas y 1’56 millones para la Federación) y un premio de 10,5 millones de dólares -9,7 millones de euros- para la selección campeona (6,21 millones para los integrantes del equipo y 4,29 millones para la Federación).

El valor económico de la cita mundialista

El boom del fútbol femenino es un hecho y así lo demuestran las cifras. En el caso de los mundiales, las audiencias de la copa del mundo femenina ya se encuentran en un 60% de la masculina, una cifra que se espera mejore este 2023: “El Mundial de Qatar 2022 tuvo unos 5.000 millones de espectadores mientras para el Mundial de Fútbol Femenino se estima que habrá 2.000 millones. Sin embargo, esto no se trata de una cuestión de género, sino del potencial de negocio. Aunque las inversiones actuales pueden ser bajas, las proyecciones positivas del fútbol femenino indican que en el futuro se pueden esperar mayores inversiones en retransmisiones y patrocinios”, comenta Jaime Domínguez (World Football Summit).

Por poner en situación con cifras reales, el pasado Mundial de Francia en 2019 tuvo una audiencia de 1.120 millones de personas y 1.089 millones de personas vieron, al menos, una hora del torneo; siendo Europa el principal público, concentrando el 43,7% de la audiencia total de la competición. La semifinal EEUU-Inglaterra fue el evento televisivo más visto del 2019 en Reino Unido, con 11,7 millones de espectadores.

La apuesta de las marcas por el patrocinio deportivo en el fútbol femenino no ha dejado de crecer, tanto por el valor económico de estas acciones como por la asociación de valores: “el fútbol femenino representa valores como la disciplina; el trabajo en equipo; la resiliencia y el valor de la familia (ir a un partido de fútbol femenino se percibe como un plan familiar), lo cual puede ser atractivo para las marcas y su estrategia de marketing. Además, el fútbol femenino tiene una oportunidad en el ámbito digital para llegar a las generaciones más jóvenes”, puntualiza Domínguez.

«El valor económico de una jugadora que disputa un Mundial se dispara«

Carlota Planas, cofundadora y CMO de Unik Team

En el caso de las jugadoras, la participación en un mundial tiene un valor clave en sus carreras profesionales. Más allá del orgullo que supone para ellas el poder defender a su país en la mayor cita deportiva del mundo, los partidos de esta competición pueden suponer un antes y un después en sus carreras deportivas: “El valor económico de la jugadora se dispara. No solo por el hecho de jugar el mundial, sino porque todos los clubes van a ver el evento y te das a conocer. Las audiencias están rompiendo récords y estar ahí tiene una visibilidad superior a la Super Bowl”, apunta Carlota Planas.

El momento de la consagración

La consagración del fútbol femenino en España es una realidad. El número de licencias se ha multiplicado en los últimos años, pasando de 44.123 en 2016 a 87.827 en 2022. Todos los partidos de la Liga Femenina se retransmiten por televisión, cada vez más clubes abren sus estadios para estas competiciones y ‘gigantes’ como el Real Madrid han entrado en el segmento. “Hemos normalizado que las niñas estén en los parques jugando al fútbol. Es un paso adelante como sociedad”, añade Carlota Planas.

“El fútbol es el primer paso y el ejemplo para la profesionalización de otros deportes femeninos” 

Natalia Flores, directora de Programas de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes

El fútbol femenino español goza de una “gran calidad”, viviendo un momento de éxito internacional que no hace más que ayudar a la consagración de este deporte en España: “A nivel de Clubes, el FC Barcelona se acaba de proclamar campeón de la Liga de Campeones, a nivel individual, Alexia Putellas ha sido nombrada mejor jugadora del mundo, y en categorías inferiores hemos sido campeonas mundiales Sub 17 y Sub 19. A todo ello, no quiero olvidarme del fútbol sala, campeonas de Europa en 2023 por tercera vez, ni del fútbol playa, campeonas de Europa 2022. En resumen, creo que podemos estar orgullosos de la evolución que está sufriendo el fútbol en nuestro país. Evidentemente, queda mucho que recorrer, pero vamos por el buen camino”, detalla Natalia Flores.

La primera muñeca futbolista de la historia

Este pasado junio, el mundo de las muñecas daba un nuevo salto en su historia. De las princesas de antaño y las chicas de moda actuales (Youtubers, veterinarias, etc.) a la primera muñeca del mercado vestida con el uniforme oficial de la Selección Española de Fútbol: “buscamos incorporar a la realidad de los más pequeños la figura de las futbolistas femeninas dando mayor visibilidad a la práctica de este deporte, además de mostrar nuestro apoyo a la Selección Española de cara a sus próximos compromisos internacionales, y al deporte femenino en general” explica Irene Sotillo, Iberia Marketing director de Famosa.

«El fútbol femenino ha logrado posicionarse al más alto nivel de la competición”

Irene Sotillo, directora de Marketing para Iberia de Famosa

Bajo el lema #TodasJugamos, Famosa pretende transmitir a los niños los valores de la igualdad de género en el deporte a través del juego materializados en una de las muñecas más emblemáticas de nuestro país con 55 años de historia: “Nancy es la perfecta amiga de niños y niñas y ha ido evolucionando para incorporar la realidad que nos rodea al juego, y queremos que los niños y niñas cuenten con referentes también femeninos en el mundo del deporte y en especial del fútbol, y que puedan integrarlos en el juego como parte de su aprendizaje, además de forjar valores que aprenden de pequeños para aplicarlos después también en su vida adulta”.

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.