Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Opinión

Por Rebeca Fernández

Un nuevo destino para ESG: gestión de riesgos y compromiso de los empleados 

“ESG no es un ejercicio de marcar casillas, es una herramienta de gestión de riesgos” 

No existe una definición estándar para el acrónimo ESG. Medio Ambiente, Sostenibilidad y Gobernanza no significa los mismo en todo el mundo. Si bien generalmente se considera que los factores ESG abarcan los tres pilares de medioambiente, social y de gobernanza, el enfoque específico y su implementación pueden variar según el sector industrial y los factores culturales, legales y económicos. 

En EEUU ha habido un enfoque creciente en la diversidad y en la inclusión como factores sociales clave en ESG. Esto está impulsado por movimientos de justicia social, así como por investigaciones que demuestran los beneficios comerciales de la diversidad y la inclusión. Sin embargo, implementar métricas de diversidad e inclusión puede ser un desafío en algunas regiones, como Europa, donde existen leyes de privacidad de datos más estrictas que limitan la recopilación y el uso de información personal. 

En Europa, el enfoque en ESG tiende a centrarse más en los factores ambientales, en particular, en el cambio climático y en la necesidad de reducir las emisiones de CO2, limitar la contaminación y abordar problemas como los desechos plásticos. Esto está impulsado por los ambiciosos objetivos climáticos de la UE y por la creciente preocupación pública por los problemas ambientales. 

A pesar de estas diferencias regionales, creo que el enfoque de ESG convergerá en torno a la diversidad, la inclusión y el cambio climático. Esto se debe a que estas dos áreas se encuentran entre los problemas sociales y ambientales más apremiantes que afronta la comunidad global, y es probable que las empresas que no aborden estos problemas se enfrenten a riesgos financieros y de reputación.  

Desde mi punto de vista, los factores ESG no es un ejercicio de marcar casillas, es una herramienta de gestión de riesgos. Permiten a las empresas evaluar los riesgos y las oportunidades potenciales asociadas con factores ambientales, sociales y de gobernanza, e integrar este análisis en sus procesos de toma de decisiones. Identifican los riesgos potenciales y ayudan a tomar medidas para mitigarlos, al mismo tiempo que hacen aflorar oportunidades para crear valor y desarrollar resiliencia. 

La implementación de los factores ESG proporciona un objetivo común para todos, pero lo más importante de todo es trabajar en la alineación de la cultura organizativa en todos estos temas. Escuchar a los empleados es una forma efectiva de involucrar a los trabajadores en estas iniciativas y comprender sus perspectivas sobre sostenibilidad y responsabilidad social. Al escuchar a sus plantillas, las empresas pueden identificar áreas de preocupación u oportunidad y adaptar sus iniciativas ESG para satisfacer las necesidades y expectativas de sus profesionales.  

Cuando los empleados sienten que sus opiniones son valoradas y que tienen voz en la toma de decisiones, es más probable que se involucren y se comprometan con los objetivos de la empresa. Esto puede conducir a una mayor productividad, innovación y retención, así como a una reputación positiva entre las partes interesadas.  

Además de mejorar el compromiso de los empleados, escuchar a los empleados también puede ayudar a reducir los riesgos de denuncias. Cuando los trabajadores sienten que pueden plantear inquietudes sobre conductas poco éticas o ilegales sin temor a represalias, es más probable que informen sobre los posibles problemas internamente, en lugar de hacerlo de forma externa. Esto puede ayudar a la empresa a abordar los problemas antes de que se intensifiquen y evitar daños a la reputación. 

Al incorporar los comentarios de los empleados en sus iniciativas ESG, las empresas pueden demostrar su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social y generar confianza con sus empleados y otras partes interesadas. Es necesario que las empresas utilicen herramientas para construir un diálogo con los empleados en el que estos se sientan seguros.  

¿Quién no quiere trabajar en una empresa responsable? Los resultados no son inmediatos, es un viaje y actualmente todas las empresas forman parte del mismo. 

Por Mariano Avilés

La quiebra de la sanidad española

Por Alberto de Rosa

Medicina híbrida, colaborativa y valiosa, claves para la sostenibilidad del sistema

Por João Marques-Gomes

¿Cuál es el coste de un mal tratamiento?

Por Gonzalo Núñez

Por ellos mismos

Únete a nuestra Newsletter

A través de nuestra Newsletter con Capital te hacemos llegar lo más importante que ocurre en el mundo de la #economía, los #negocios, las #empresas, etc… Desde las últimas noticias hasta un resumen con toda la información más relevante al final del día, con toda comodidad.